Alemania y Francia lo demuestran: cuando el capitalismo falla, el Estado sale al rescate

Por Javier Benítez. En plena pandemia del coronavirus Francia, Alemania e Italia sobresalen entre quienes apuestan por inyectar miles de millones de dólares para salvar los empleos de millones de trabajadores ahogados por el tsunami del virus. O dicho de otra forma, para salvar a las empresas. Mientras, en España los asalariados no tienen esa misma suerte.

Regla de oro del capitalismo

Privatizar las ganancias y socializar las pérdidas. O la pobreza. Regla de oro del capitalismo, si las hay. Así, y como siempre, cada vez que la bonanza invade un país, el dinero va a parar a las mismas y pocas manos. Pero en tiempos de vacas flacas, más. Y así lo ha dejado una vez más al desnudo, en este caso un virus.

Francia e Italia anuncian una apuesta de 100.000 millones de euros a este caballo que nunca pierde, independientemente de las circunstancias. Otra vez, cuando la situación es angustiante, el dinero del Estado, es decir, de todos y cada uno de los habitantes del angustiado pueblo es el que salva a las empresas, so pretexto de salvar los empleos de esos mismos trabajadores. Y otra vez se da aquello de que ‘lo que es tuyo, es mío, y lo que es mío, es mío’.El contexto no puede ser menos halagüeño. Así, el PIB [Producto Interior Bruto] de los países de la OCDE [Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico] registró una contracción sin precedentes del 9,8% en el segundo trimestre de este 2020, tras haber retrocedido un 1,8% en el primer trimestre del año. Esto confirma el ingreso del llamado ‘club de los países desarrollados’ en terreno de recesión técnica por primera vez desde la crisis desatada en 2008.

Hojas de ruta

Sin entrar en muchos detalles, a modo de ejemplo, Reino Unido registró en el segundo trimestre la mayor caída de su PIB, situada en el 20,4%, seguido de España, con una caída del 18,5%, Portugal con el 13,9%, Francia -13,8% o Italia -12,4%, por citar la eurozona. Si afinamos la mira en los integrantes del G7, integrado por EEUU, Canadá, Francia, Alemania, Reino Unido, Italia, Japón, se retrocede el 10,8% en conjunto.

Respecto a los países anteriormente mencionados, se puede decir a grandes rasgos que Francia e Italia ultiman estímulos por 100.000 millones de euros, mientras Alemania extiende los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo [ERTE] hasta el 31 de diciembre de 2021. ¿Y España? Bien, gracias. Como mucho, hasta fin de este 2020.

«Esto supone una importantísima intervención del Estado», sentencia al respecto el economista Julio César Gambina.

El analista apunta que «todo esto se está resolviendo con emisión monetaria y con endeudamiento público. Son medidas fiscales y monetarias como nunca se habían visto, por lo menos desde 1945 hasta ahora».

«Uno puede recuperar en la historia económica el llamado ‘Plan Marshall’ en su momento de apoyo y estímulo desde EEUU a la Europa destruida por la Segunda Guerra Mundial, por eso los organismos internacionales dicen: ‘la peor crisis desde la Segunda Guerra Mundial'», observa el experto.Para Gambina «el tema no es menor porque la Segunda Guerra Mundial supuso un reordenamiento de la economía mundial: cambió la economía mundial, cambió el sistema mundial y su geopolítica».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.