Almagro reitera que no renueva mandato de secretario ejecutivo de la CIDH porque hay 61 denuncias en su contra

El secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, reiteró este viernes que no renovará el mandato del secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Paulo Abrão, porque sobre él «penden 61 denuncias».

Según el titular de la OEA, las denuncias contra Abrão son de carácter funcional como: «conflicto de interés, tratos diferenciales, retrocesos graves en la transparencia de los procesos, retaliaciones y violaciones al código de ética, impunidad para denuncias de acoso sexual».

«Más allá de la presunción de inocencia es desconocer la gravedad que tienen estos hechos y que la CIDH tuvo más de un año para materializar esa presunta inocencia trasladando lo informado por la Ombudsperson a las instancias de la OEA correspondientes», añadió en su comunicado.

Agrega que considera de «extrema gravedad» que se quiera tratar de imponer al denunciado por un nuevo período, «desconociendo la gravedad de la situación y de las denuncias, así como de la situación física, psicológica y espiritual de las funcionarias y los funcionarios».

Decisión unánime de la CIDH

Almagro hace este pronunciamiento —el segundo— luego que la CIDH  protestará contra la decisión del titular de la OEA de no ratificar Abrão en el cargo que ocupaba desde 2016 y para el cual fue reelecto, por unanimidad, para el período 2020-2024, durante una sesión realizada en México en enero pasado.

La decisión de Almagro, concretamente de «abstenerse» de avanzar en el proceso del nombramiento de Abrão, se conoció, según la CIDH, el 15 de agosto, día en que vencía el contrato del funcionario.

Por eso, les llamó la atención que durante el lapso de enero a agosto, no recibieran «cuestionamiento alguno» por parte del titular de la OEA sobre la pertinencia del procedimiento de renovación.

La CIDH, un órgano principal de la OEA, señaló que esa determinación de Almagro constituye un franco desconocimiento de la «independencia» y «autonomía» de este organismo.

«No voy a imponer nunca un secretario ejecutivo a la CIDH, reconozco a la CIDH su derecho de seleccionar a la persona que considere más apta ética y profesionalmente para el desempeño del cargo, proceso del que no voy a participar ni quiero participar», menciona Almagro en su comunicado.

Añade que espera que la persona que escojan «tenga idoneidad personal, moral y profesional para el desempeño de sus funciones».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.