Así es como los campos magnéticos del Sol pueden afectar el clima espacial

SPUTNIK. La cromosfera es una parte de la atmósfera del Sol que desde hace décadas desconcierta a los científicos. Una nueva investigación llevada a cabo por un grupo internacional de astrónomos ha posibilitado entender mejor su funcionamiento y los efectos que puede tener en la meteorología del espacio.
«Más de cien años después de su descubrimiento, la cromosfera sigue siendo la más misteriosa de las capas atmosféricas del Sol», subraya la NASA.
La cromosfera es la capa exterior de la atmósfera del Sol, ubicada entre la superficie del astro rey y la corona solar. Es, según explica la agencia espacial estadounidense,  «un lugar de cambio rápido, donde la temperatura aumenta y los campos magnéticos comienzan a dominar el comportamiento del Sol».
A lo largo de décadas, solo había sido posible ver la cromosfera solar durante unos breves momentos durante eclipses solares totales. Ahora, con la ayuda del cohete sonda CLASP-2, los científicos han logrado medir por primera vez y con gran detalle una parte de los campos magnéticos invisibles en la cromosfera.
Los campos magnéticos en esta capa de la atmósfera solar están directamente ligados a las erupciones solares y a la transferencia de calor y energía en el Sol, detalla el New Scientist. Entenderlos mejor podría ayudar a predecir mejor el clima espacial, el cual a menudo tiene inicio en el Sol, pero puede causar alteraciones cerca de nuestro planeta.
«Puedo señalar en una imagen del sol qué regiones están cargadas y cuáles no, pero no puedo decirte cuándo se va a disparar el gatillo. El desencadenante, sea lo que sea, probablemente se encuentra en los campos magnéticos de la cromosfera», explica David McKenzie, uno de los autores de la investigación.
En el marco del estudio,  publicado en la revista científica Science Advances, los investigadores descubrieron que los límites entre las capas del Sol son menos suaves de lo que se pensaba y que la fuerza del campo magnético varía ampliamente a lo largo de sus bordes.
Además de ayudar a predecir el clima espacial, entender el funcionamiento de la cromosfera también podría permitir descubrir por qué la parte más externa de la atmósfera del Sol es cientos de veces más caliente que su superficie, detalla New Scientist.
Ahora, el equipo de astrónomos lanzará una segunda misión, todavía sin fecha definida, pero ya aprobada por la NASA, para realizar mediciones y mapear el campo magnético de toda la cromosfera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.