Baseball America otorga a Felipe Alou el premio Tony Gwynn al mérito

DL. La revista Baseball America ha escogido a Felipe Rojas Alou como el receptor del premio Tony Gwynn, que destaca el impacto de toda una vida en el béisbol.

A continuación la nota donde el medio especializado describe los méritos para que El Panqué de Haina recibiera la distinción.

José Rojas le prometió solo una cosa al reportero sentado en su sala de estar en República Dominicana hace más de 60 años, y no tenía nada que ver con un bate o un guante. No sabía si sus hijos Felipe, Mateo o Jesús María alcanzarían el estrellato en las Grandes Ligas.

“De lo único que estoy seguro es de que voy a enviar a tres hombres al mundo, tres hombres, y que no me harán quedar mal”, dijo el difunto patriarca de una de las familias más importantes de las Grandes Ligas.

Debido a que los New York Giants no entendían cómo se escriben los apellidos en República Dominicana y en la mayor parte de América Latina, los niños de Rojas se ganaron su fama con el apellido de soltera de su madre, Alou. El mayor de los tres, Felipe Rojas Alou, se convirtió en uno de los grandes líderes del béisbol, un ícono que califica con Roberto Clemente de Puerto Rico entre las figuras latinoamericanas más respetadas en la historia del deporte.

Debido a las contribuciones de toda la vida de Felipe Alou al juego, Baseball America está honrando al jugador de 85 años con su Premio Tony Gwynn. Es el sexto receptor, después del miembro del Salón de la Fama Cal Ripken Jr., Augie Garrido, Tom Kotchman, Jerry Weinstein y Keith Lieppman.

El premio Tony Gwynn celebra toda una vida de tener un impacto en el juego, a veces entre bastidores, sin la publicidad de gerentes, entrenadores o gerentes generales destacados.

Alou no estaba mucho entre bastidores. Fue tres veces All-Star durante una carrera de 17 años como jugador con los Gigantes, Bravos, Yankees, Atléticos, Expos y Cerveceros. Amasó 2,101 hits y 206 jonrones.

Después de su carrera como jugador, Alou esperó pacientemente como entrenador de ligas menores antes de tener su oportunidad como dirigente de Grandes Ligas en 1992 a los 57 años con los Expos. Pasó una década en Montreal antes de servir como entrenador de los Giants durante cuatro años.

Alou llevó a los Giants a 100 victorias y el título de la Liga Nacional Oeste en 2003. También fue el Manager del Año de la Liga Nacional en la temporada 1994 acortada por huelgas con un equipo de Expos que muchos consideraban un contendiente legítimo de la Serie Mundial.

Aún figura como asistente especial del gerente general de los Giants, pero problemas médicos le han impedido involucrarse tanto como hubiera preferido.

“Me sometí a una cirugía a corazón abierto”, dijo. “Y me sometí a una cirugía de reemplazo de rodilla, pero estoy al tanto de todo lo que sucede en el béisbol”.

El nativo de Bajos de Haina pasa la mayor parte de su tiempo en su casa del sur de Florida. Le gusta asistir a los entrenamientos de primavera en Arizona, pero no sabe si eso será posible la próxima primavera debido a la pandemia de coronavirus.

Alou siguió a Ozzie Virgil, quien debutó en 1956 con los New York Giants, como el segundo nativo de República Dominicana en llegar a las mayores.

Pocas personas saben que Alou era en realidad un atleta de pista y campo antes de firmar con los Giants. Lanzó la jabalina y compitió en el pentatlón en los Juegos Centroamericanos de 1954 en México. Un año después, regresó a México con el equipo de béisbol de República Dominicana para ganar una medalla de oro en los Juegos Panamericanos.

“Fue la primera medalla de oro que ganó la República Dominicana en los Juegos Panamericanos”, dijo con orgullo sobre el equipo que superó a los EE. UU. “Debido a mi producción en los Juegos Panamericanos, fue entonces cuando los Gigantes me firmaron, justo después de la Juegos Panamericanos en 1955, para jugar mis primeros juegos profesionales en 1956“.

Llegó a las mayores dos años después, debutando el 8 de junio de 1958 en el primer equipo de los Gigantes en jugar en San Francisco.

Él y el eventual miembro del Salón de la Fama Juan Marichal ayudaron a establecer el poder de las estrellas dominicanas en un equipo ganador con el campeón de la Liga Nacional de 1962 Gigantes. Ambos fueron seleccionados para el Juego de Estrellas de 1962 en Washington D.C., lo que marca la primera vez que los jugadores dominicanos fueron seleccionados para el Clásico de Verano.

Fue nombrado All-Star nuevamente en 1966, terminando esa temporada con 218 hits y 355 bases totales para los Bravos, mientras terminaba quinto en la carrera por el Jugador Más Valioso de la Liga Nacional. Alou regresó al Juego de Estrellas en 1968, cuando lideró la Liga Nacional con 210 hits. Tuvo tres turnos al bate en tres juegos en 1974 con los Cerveceros antes de retirarse a los 39 años.

“Hubo algunos malos prejuicios que tuvimos que superar y poner fuera de nuestro camino, que éramos perros calientes, que no jugábamos duro, todas esas cosas”, dijo Alou. “Estoy orgulloso de que al final del día, ese prejuicio ya no está con el jugador latino”.

Comenzó su carrera dirigencial en las menores en 1977. También ganó cuatro campeonatos de la Liga Dominicana como dirigente y dos títulos más de la Liga Venezolana antes de convertirse en el primer gerente dominicano en las mayores a principios de la temporada de 1992 con los Expos.

Alou era ampliamente respetado como uno de los mejores profesores del juego, haciendo más con menos. Él preparó a Pedro Martínez y Vladimir Guerrero al estrellato al principio de sus carreras en el Salón de la Fama.

La academia dominicana de los Gigantes lleva el nombre de Alou, el hijo de un hombre que nunca tuvo un guante o un uniforme de béisbol. Felipe Rojas Alou estuvo a la altura de las expectativas de su padre. Descarta cualquier conversación sobre querer un lugar en Cooperstown. Prefiere pensar en el legado que ha dejado a través de sus hijos.

Señala que Luis Rojas y Moisés Alou no son sus únicos hijos que dejan huella en el béisbol. El hermano de Moisés, José, es un cazatalentos de los Gigantes. Otro hijo, Felipe José, quien llegó a Triple-A, dirige la academia dominicana de los Orioles.

“Cuando representas a tanta gente, no diría que estás bajo presión, pero estás (bajo presión) para mantener limpio el nombre”, dijo. “Tienes que asegurarte de no decir algo incorrecto o hacer algo incorrecto.

“Llegaste a ser un ejemplo no solo para tus hijos (sino) para los hijos de otras personas como entrenador que estuve durante mucho tiempo en las grandes ligas y también en las ligas menores. Tienes que ser un ejemplo no solo para tu familia, sino para la familia de otras personas, para todos sus hijos “.

Todo vuelve a las expectativas de José Rojas. Alou ha compartido esas expectativas con sus hijos.

“Todos lo han oído”, dijo. “Matty, Jay Alou y yo, cuando nos fuimos, había un cronista deportivo que fue a mi casa y le preguntó a mi papá exactamente qué me estás preguntando, que si estaba orgulloso. Él dijo: ‘Bueno, no sé si van a ser buenos jugadores, pero sé que voy a enviar a tres hombres al mundo. Tres hombres.”

Los hombres de José Rojas marcaron una diferencia positiva en el mundo, y los hijos de Felipe Rojas Alou, José, Moisés, Felipe José y Luis, están haciendo lo mismo ahora. Ese es el legado máximo de Felipe Alou.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.