Biden quiere una guerra con China

Andre Damon.

Foto: Drop of Light / Shutterstock / Paul Spella / The Atlantic

 

El viaje de esta semana de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, a Taiwán ha agravado enormemente el conflicto de Estados Unidos con China, desencadenando la mayor crisis militar en el estrecho de Taiwán en una generación.

Hoy, Taiwán será sometido a un bloqueo militar efectivo mientras China realiza ejercicios con fuego real en la periferia de la isla. Dos portaaviones chinos se dirigen hacia Taiwán, enfrentándose a un grupo de combate de portaaviones estadounidense y a dos Grupos Anfibios Preparados (ARG) que operan en las aguas cercanas.

En medio de una crisis militar que amenaza con eclipsar la furiosa guerra contra Rusia en Ucrania, ninguna figura de los medios de comunicación estadounidenses ha tratado seriamente de explicar, y mucho menos de formular, la pregunta obvia: ¿Por qué la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, con el apoyo de la Casa Blanca, fue a Taiwán?

Imagen1
El USS Abraham Lincoln (CVN 72) en formación durante los ejercicios RIMPAC 2022 (Crédito: US Navy)

Las afirmaciones del portavoz de la Casa Blanca, John Kirby, de que el viaje no cambia ‘nada’ en las relaciones de Estados Unidos con China son absurdas a primera vista.

Las administraciones de Trump y Biden habían identificado acciones que China ve como violaciones inaceptables de su soberanía y procedieron a hacerlas, una tras otra, desmantelando sistemáticamente la política de ‘una sola China’ que rigió la normalización de las relaciones entre Estados Unidos y China desde la década de 1970.

El presidente estadounidense Joe Biden sabe muy bien, y China lo ha advertido públicamente, que si Estados Unidos repudia la política de ‘una sola China’, reconociendo así efectivamente a Taiwán como nación independiente, China retomará la isla militarmente. Y el propio Biden ha prometido ir a la guerra contra China si eso ocurre.

En otras palabras, el gobierno de Biden está llevando a cabo un curso de acción que sabe conscientemente que conducirá a un conflicto militar con el país más poblado del mundo. Biden quiere, de facto o de jure, un estado de guerra con China, que se considera en Washington como la mayor amenaza para el dominio global estadounidense.

En marzo del año pasado, el secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, dijo que Biden dio instrucciones al ‘Departamento de Defensa para que considere a China como su desafío de paso’. Blinken añadió: ‘China es el único país con el poder económico, diplomático, militar y tecnológico para desafiar seriamente el sistema internacional estable y abierto’.

Las motivaciones geopolíticas de Estados Unidos para ir a la guerra con China fueron expuestas por Elbridge Colby, el principal autor de la Estrategia de Defensa Nacional de 2018, quien declaró en Twitter el martes que un conflicto con China por Taiwán ‘tiene sentido para los intereses económicos concretos de los estadounidenses.’

A menos que se contenga a China militarmente, Colby advierte de un futuro en el que ‘China tendrá una influencia de control sobre más del 50% del PIB mundial. Será el guardián y el centro de la economía mundial’. Y ‘el yuan será la moneda dominante’.

En su libro de 2021 The Strategy of Denial (La estrategia de la negación), Colby aboga por una política que incite a China a la acción militar. ‘Tal vez la forma más clara, y a veces la más importante, de asegurarse de que China sea vista así [como el agresor] es simplemente asegurándose de que sea ella la que ataque primero. Pocas intuiciones morales humanas están más arraigadas que la de que el que empezó es el agresor y, en consecuencia, el que presumiblemente posee una mayor cuota de responsabilidad moral’.

En otras palabras, Estados Unidos pretende identificar todas las ‘líneas rojas’ de China, cruzarlas y luego fingir que se sorprende cuando China responde con una acción militar.

Los objetivos geopolíticos del imperialismo estadounidense son sólo un componente de la campaña bélica de Estados Unidos. Enfrentada a una crisis médica, económica y social incontrolable, la clase dominante estadounidense está ansiosa por utilizar el conflicto militar como medio para asegurar la ‘unidad nacional’.

La escalada del conflicto con China irá acompañada de amplios ataques a los derechos sociales y económicos de la clase obrera y de exigencias de que los trabajadores sacrifiquen su nivel de vida en nombre del esfuerzo bélico.

El insano y homicida plan de guerra de Biden ha recibido el apoyo de toda la clase política estadounidense.

El martes, el líder republicano del Senado, Mitch McConnell, junto con otros 25 republicanos del Senado, publicó una declaración en la que afirmaba: ‘Apoyamos el viaje de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, a Taiwán’.

‘La crisis de Taiwán se avecina’, declaraba un editorial del Wall Street Journal, de alineación republicana, y añadía: ‘Las entregas de armas deben ser más rápidas, y del tipo que más haría para disuadir una posible invasión’.

El senador Bob Menéndez, presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, escribió un artículo de opinión en el New York Times en el que elogiaba el viaje de Pelosi, declarando: ‘La señora Pelosi hizo bien en no dejar que China decidiera quién puede y quién no puede visitar Taiwán’.

En ese artículo de opinión, Menéndez anunció que él y el senador republicano Lindsey Graham presentarían un proyecto de ley, titulado Ley de Política de Taiwán de 2022, que aumentaría en un orden de magnitud el gasto militar de Estados Unidos para armar a Taiwán.

Menéndez escribió:

Nuestra legislación reforzaría la seguridad de Taiwán proporcionando casi $4,5 mil millones en asistencia de seguridad durante los próximos cuatro años y reconociendo a Taiwán como un ‘aliado importante no perteneciente a la OTAN’, una designación poderosa para facilitar lazos militares y de seguridad más estrechos. También ampliaría el espacio diplomático de Taiwán mediante su participación en organizaciones internacionales y en acuerdos comerciales multilaterales.

Esto marcaría el fin efectivo de la política de ‘una sola China’ en Estados Unidos. En otras palabras, los demócratas están abrazando la política emblemática de la administración Trump.

En medio de los esfuerzos de Biden por provocar una guerra con China, el ala ‘progresista’ del Partido Demócrata —los senadores Bernie Sanders y Elizabeth Warren— han guardado silencio sobre el viaje de Pelosi, negándose a responder preguntas directas de los periodistas.

Pero la actitud de Sanders quedó clara con las declaraciones de un sustituto, su asesor de política exterior Matt Duss, que en una entrevista con The Intercept respaldó plenamente los objetivos del refuerzo militar estadounidense.

Duss abogó por ‘mejorar la seguridad de Taiwán’ y ‘dar prioridad a … la seguridad y la autodefensa de Taiwán’.

Condenó la ‘inflación de amenazas desenfrenada’ de quienes advierten de las consecuencias del viaje de Pelosi a Taiwán, diciendo que ‘participar en un patrón de inflación de amenazas en relación con Taiwán es contraproducente’.

En otras palabras, los que advierten que las acciones de Pelosi amenazan a toda la humanidad son el verdadero problema, no la incendiaria Pelosi y el ejército estadounidense. El entrevistador de Intercept condena a los ‘progresistas’ que enmarcan la ‘relación entre Estados Unidos y China como si se tratara principalmente de las acciones de Estados Unidos cuando ha habido, ya sabes, un creciente autoritarismo en China’.

Estas declaraciones dejan claro, una vez más, que no hay ningún sector del Partido Demócrata o del establishment político estadounidense que se oponga seriamente al militarismo de Estados Unidos, por muy temerarias o peligrosas que sean las acciones de la Casa Blanca.

Frente a todo el establishment político estadounidense que se alinea en apoyo de la escalada contra China, es la clase obrera la que constituye la base social de la lucha contra la guerra. Los trabajadores, que ya se enfrentan a una enorme crisis del coste de la vida y a una inminente recesión, deben rechazar el ‘sacrificio’ en nombre de la campaña xenófoba antichina de EEUU y unirse a sus compañeros chinos en la lucha contra la guerra.

(Publicado originalmente en inglés el 3 de agosto de 2022)


Fuente: World Socialist Web Site

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.