Biden y Burns en un doble acto para dividir a Putin y Xin Jinping

Finian Cunningham.

Imagen: OTAN.

 

Un estadista debe pensar y saber hacia dónde dirigir su país. También debe pensar y saber cómo llevarse bien con otros países y con el mundo en general… En lugar de hablar de una manera y actuar de otra, Estados Unidos debe cumplir sus compromisos con acciones concretas. Xi Jinping.


El Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, aparentemente busco reducir las tensiones con China esta semana cuando prometió a su homólogo chino, Xi Jinping, que Washington «no buscaba una nueva Guerra Fría» con Pekín.

Los dos líderes se reunieron al margen de la cumbre del G20 en Indonesia. Fue su primer encuentro cara a cara desde que Biden asumió el cargo en enero de 2021. Mientras que Biden era todo sonrisas para un apretón de manos, Xi parecía notablemente reservado, como un tipo que se preparaba para escuchar un montón de tonterías.

Después de más de tres horas de discusiones privadas, los estadounidenses y los medios de comunicación occidentales intentaron darle la vuelta y hacer creer que ambas partes habían acordado condenar la supuesta amenaza de Rusia de utilizar armas nucleares en Ucrania. Los estadounidenses se tomaron esa licencia. Xi no especificó a Rusia, según la lecturade la Casa Blanca  acerca de la reunión. Ambos líderes condenaron la guerra nuclear y dijeron que nunca debería librarse, un reproche que se aplica tanto a Estados Unidos como a cualquier otro. Los medios de comunicación occidentales, sin embargo, trataron de interpretarlo como una condena conjunta a Rusia.

La parte china tuvo una visión bastante diferente de lo que se transmitió en la reunión. No es de extrañar que Xi tuviera un aspecto reservado cuando saludó a Biden antes de la reunión.

Se citó al presidente Xi diciendo a Biden:

Un estadista debe pensar y saber hacia dónde dirigir su país. También debe pensar y saber cómo llevarse bien con otros países y con el mundo en general… En lugar de hablar de una manera y actuar de otra, Estados Unidos debe cumplir sus compromisos con acciones concretas.

Esto estuvo muy cerca de que el presidente chino calificara a su homólogo estadounidense de mentiroso descarado en el que no se puede confiar en lo que dice.

Después de todo, Biden ha continuado la política de armar masivamente a la provincia insular china de Taiwán. Eso es un ataque directo a la soberanía de Pekín y a la integridad territorial de China, además de suponer una amenaza para su seguridad nacional a lo largo de los 150 kilómetros del estrecho de Taiwán.

El presidente estadounidense ha dicho públicamente en cuatro ocasiones que Estados Unidos defendería militarmente a Taiwán si la China continental ejerciera su derecho legal a usar la fuerza para poner la isla bajo el pleno control administrativo de Beijing. Esas declaraciones de Biden violan el principio jurídicamente vinculante de «una sola China», reconocido tanto por el derecho internacional como por las leyes internas de Estados Unidos. En la cumbre del G20 de esta semana, Biden dijo que no había ningún cambio en la política estadounidense sobre Taiwán, a pesar de sus anteriores declaraciones flagrantes en sentido contrario.

La administración de Biden está planeando estacionar bombarderos B-52 con capacidad nuclear en Australia con el objetivo de provocar a China, así como suministrar a Canberra submarinos nucleares como parte de una nueva coalición militar en Asia-Pacífico en la que participa el Reino Unido, conocida como AUKUS.

Washington también ha intensificado la guerra económica contra China con prohibiciones a la exportación de semiconductores de alta tecnología, vitales para la industria china.

La reanudación de las maniobras bélicas de Estados Unidos frente a la península de Corea en las últimas semanas, después de un paréntesis de tres años, ha aumentado considerablemente las tensiones entre Corea del Norte y Corea del Sur, lo que supone un riesgo desestabilizador para la seguridad nacional de la vecina China.

Así pues, el discurso de Biden de «no buscar una nueva Guerra Fría» con China es despreciable a la vista de los acontecimientos empíricos y de la conducta de Estados Unidos.

Lo que nos lleva a la pregunta: ¿qué pretendía Biden al hablar suavemente con Xi?
Parece que el presidente estadounidense buscaba realmente separar a China de Rusia.

Biden habló de no tener una Guerra Fría con China. ¿Pero qué pasa con Rusia? Parece que Estados Unidos está totalmente dispuesto a agravar las relaciones con Moscú.

¿Puede una presunta superpotencia estar creíblemente en guerra fría con un adversario, pero no con el otro? Esa dicotomía no parece creíble. Entonces, ¿qué está pasando?

Es significativo que Putin no haya asistido a la cumbre del G20 esta semana. El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, fue designado para actuar como dignatario de Rusia en el evento. No está claro por qué Putin no acudió a la cumbre.

También fue significativa una reunión de alto nivel celebrada en Turquía al mismo tiempo entre los jefes de espionaje de Estados Unidos y Rusia.

William Burns, el director de la CIA, se reunió con el jefe de la inteligencia exterior rusa, Sergei Naryshkin, en Ankara. Los medios de comunicación occidentales se hicieron eco de la reunión, lo que no es habitual en este tipo de encuentros. La impresión es que el gobierno de Biden quería que esta reunión fuera ampliamente reportada por la óptica y los titulares. Los titulares occidentales informaron obedientemente de que Burns supuestamente «advirtió a Rusia contra el uso de armas nucleares en Ucrania».

El Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca subrayó que Burns no estaba participando en las conversaciones para poner fin al conflicto en Ucrania.

La narrativa tan difundida de «advertir a Rusia contra las armas nucleares»refuerza la noción artificiosa de que Rusia es un estado paria que amenaza con usar armas nucleares, esto es totalmente falso es Moscú quien ha advertido repetidamente que la guerra que están alimentando en Ucrania, Estados Unidos y sus socios de la OTAN podría derivar incontroladamente en una confrontación catastrófica.

Rusia no ha amenazado con usar armas nucleares, ni siquiera ha mencionado la palabra, y ha advertido de los peligros temerarios que Estados Unidos y la OTAN están avivando. En todo caso, son Estados Unidos y sus socios los que amenazan implícitamente con el riesgo de una guerra nuclear. El presidente Vladimir Putin advirtió en septiembre que, si la seguridad existencial de Rusia se ve amenazada por la OTAN, Moscú se reserva «el derecho a utilizar todos los medios de defensa». Esa razonable advertencia ha sido cínicamente distorsionada para que parezca una amenaza de uso de armas nucleares por parte de Rusia.

Parece que el viaje de Burns tenía como objetivo demonizar aún más a Rusia como una amenaza nuclear para la seguridad mundial. Mientras tanto, Biden intentaba congraciarse con Xi como una forma de socavar la fuerte amistad que se ha desarrollado entre Beijing y Moscú, especialmente bajo el liderazgo de Xi y Putin.

El intento de Biden de apaciguar a Xi diciendo que no se pretende una Guerra Fría es una mentira descarada que sin duda China puede ver a través de ella tan claramente como un vaso de orina.

Este torpe acto doble, de Biden y Burns probablemente no impresionará a nadie en Pekín y Moscú.

Traducción nuestra


*Finian Cunningham ha sido editor y redactor de importantes medios de comunicación. Ha escrito extensamente sobre asuntos internacionales, con artículos publicados en varios idiomas.

Fuente: Strategic Culture Foundation

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.