Blanca Iris Alejo: “Soy una atleta de la época cero”

LD. El correr del tiempo es una de las causas del olvido de hechos y acontecimientos del pasado.

Blanca Iris Alejo fue una de las pioneras del tenis de mesa femenino de la Re­pública Dominicana, muy pocos recuerdan las ha­zañas de esta pequeña de estatura pero con un gran corazón, coraje y entrega en todas y cada una de las competencias que les tocó asistir.

En su haber acumu­la diez medallas en Jue­gos Centroamericanos y del Caribe (seis de plata y cuatro de bronce), asis­tió a dos Juegos Olímpi­cos y tiene el honor de ser la primera mujer domini­cana que asiste a una com­petencia de tenis de mesa en unos Juegos Olímpi­cos (Seúl 1988). Poste­riormente formó parte de la delegación que asistió a las olimpíadas de Atlan­ta 96.

Y es que precisamente la pandemia del Covid-19 le ha ayudado a reflexio­nar sobre su carrera de de­portistas y el servicio que aún da a la comunidad de­portiva, sin importar el lu­gar donde se encuentre.

“Soy una deportista de toda la vida”, proclama Blanca Iris, cuando ape­nas siendo una adolescen­te dio a República Domini­cana la primera medalla (bronce) Centroamerica­na y del Caribe en La Ha­bana, Cuba.

“La historia se olvida muy rápido, nadie sabe quien soy, pero aún así, si­go haciendo todo lo que es­té a mi alcance para ayudar y motivar a otros y decirles que el deporte es el mejor camino”.

Su carrera

“Mí carrera fue muy ben­decida”, añade Blanca Iris, quien cita la tutela de los di­rigentes Tony Reyes y César Mejía, desde el inicio de su carrera en 1977.

“Realmente mi pasión era el voleibol pero era muy pequeña de estatura”, cuenta la ganadora de cua­tro medallas, dos de oro y dos de plata, en un torneo master celebrado en el país en 2016.

Justamente un año des­pués de iniciarse en el te­nis de mesa ganó un torneo nacional. Ya en 1999 formó parte del equipo femeni­no que asistió a los Centro­americanos y del Caribe de El Salvador ganando meda­lla de bronce. Sin embargo, recuerda lo siguiente: “Mi momento más emocionan­te fue en Santiago 86. Ver­me tan cerca de ganar oro” en individual femenino, pe­ro memoriza que la emo­ción de asistir a unos Juegos Olímpicos es algo sin igual, “es algo que uno siempre sueña”.

Ir a unos Juegos Olímpi­cos “fue experiencia muy bonita, poder hacer el equi­po y competir con las mejo­res jugadoras del mundo”, expresando la solidaridad que tuvo de jugadoras de la épica como Dolores Peralta, Brígida Pérez y otras.

“Somos de la época ce­ro, porque nadie conoce a uno”, dice la destacada teni­mesista.

“Nosotras dejamos el pe­llejo y empezamos el tenis de mesa femenino, nadie nos conoce en Santo Do­mingo”

“Del tenis de mesa feme­nino se habla muy poco, siempre se ha mantenido un poco marginado”, co­menta Blanca Iris.

SEPA MÁS
Su vida en Estados Unidos

Profesora

En Houston, Texas, don­de reside de hace poco más de 20 años, se des­empeña como maestra bilingüe del primer gra­do en una escuela publi­ca. Fue precisamente en la Universidad de Hous­ton donde se graduó de licenciada.

Sentimientos

Celebra que hayan reco­nocido a algunas figu­ras de ese deporte pero se llena de nostalgia sa­ber que con el tiempo haya desaparecido su le­gado de la mente y cora­zón de la sociedad domi­nicana.

Esposo

Lleva 11 años de casada con Andrew Jackson y tienen a Joseph Becker, de 25 años como hijo, al que adoptó desde que tenía 12 años, tras el fa­llecimiento de su madre. Cuenta que lo atendía desde que tenías meses de nacido.

Blanca Iris y el estadounidense Andrew Jackson al momento de contraer nupcias,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.