Cancilleres de Cuba y Kenya conversan sobre médicos secuestrados

Prensa Latina. Los cancilleres de Cuba y Kenya, Bruno Rodríguez Parrilla y Raychelle Awour Omamo, conversaron hoy vía telefónica sobre la situación de dos médicos de la isla secuestrados en abril de 2019 en el país africano.
Así lo dio a conocer el ministro de Relaciones Exteriores cubano en su cuenta en Twitter. ‘Intercambiamos sobre la situación de nuestros médicos secuestrados en ese país’, suscribió Rodríguez Parrilla.

Pasamos revista al estado de las relaciones bilaterales y examinamos nuestra cooperación en los organismos internacionales, escribió más adelante.

En la madrugada del 12 de abril del 2019 se conoció del secuestro de los colaboradores cubanos Assel Herrera Correa,especialista de Medicina General Integral, y el cirujano Landy Rodríguez Hernández.

Desde un primer momento, las máximas autoridades del gobierno cubano establecieron canales de comunicación con sus pares de Kenya para atender esta situación, a la vez que mantienen informados a los familiares de los médicos en la isla.

El 31 de julio el ministro de Salud Pública, José Ángel Portal, dio cuenta de una conversación telefónica sobre el tema con su homólogo kenyano, Mutahi Kagwe.

De acuerdo con Portal, Kagwe le transmitió que su Gobierno continúa realizando esfuerzos para garantizar el regreso seguro a Cuba de los galenos secuestrados en Kenya por el grupo armado Al Shabab, y llevados hasta la vecina Somalia.

Aquel 12 de abril de 2019, los dos médicos se desplazaban, como de costumbre, en un convoy al hospital de Mandera acompañados de escoltas armados cuando fueron interceptados tras un tiroteo en el que falleció uno de los policías que velaba por su seguridad.

Aunque Kenia movilizó al Ejército y la Policía para perseguir a los secuestradores, sus efectivos “fracasaron en dar una respuesta eficaz al ataque y Al Shabab tuvo todo el día para trasladar a los dos doctores secuestrados a través de la frontera hasta sus zonas en Somalia”, como recuerda a Efe el consultor de seguridad Andrew Franklin, un exmarine estadounidense afincado en Nairobi desde 1981.

En mayo pasado, líderes tradicionales de Kenia y Somalia que viajaron a la región somalí de Jubaland, controlada por Al Shabab, para negociar en favor de los galenos dijeron haber visto a los doctores prestando asistencia médica a la población local.

De acuerdo con los mediadores, los secuestradores llegaron a exigir una recompensa de unos 1,5 millones de dólares como condición para su liberación, informó entonces la prensa keniana.

En esa negociación, “los comandantes del grupo (yihadista) no consultaron entre ellos ni decidieron la liberación de los doctores, pero para silenciar a los ancianos, pidieron millones de dólares como rescate que los ancianos, Kenia o Cuba no pueden pagar”, aseguró a Efe Mohamed Moalin, recaudador fiscal en las áreas dominadas por Al Shabab en el centro y sur de Somalia.

Moalin indicó que Al Shabab trata a Rodríguez y Herrera como “rehenes de guerra” porque considera a Cuba un enemigo del Islam por su apoyo a Etiopía en el conflicto que libró con Somalia entre 1977 y 1978 en la disputa por Ogaden, región etíope de población somalí.

“Eso dificulta mucho que el caso se pueda normalizar a nivel civil”, lo que ha obstaculizado las conversaciones con los líderes tradicionales, argumentó el recaudador de impuestos del grupo yihadista, que se adhirió a la red Al Qaeda en 2012.

Entretanto, puntualizó, Al Shabab se aprovecha de los galenos para curar a sus militantes heridos y entrenar a sus propios médicos bajo la vigilancia de guardias de las “xarasa”, unas brigadas de seguridad especiales que supervisan los movimientos de los rehenes.

El Gobierno keniano, no obstante, sigue en sus trece: “Nunca pagamos rescates a terroristas y esa posición no ha cambiado”, aseveró Oguna.

LOS “ESFUERZOS INCANSABLES” DE CUBA

Cuba, que mantiene contactos regulares con las autoridades kenianas, negó el año pasado que los secuestradores hubieran puesto precio a la liberación de los galenos.

Sin entrar en detalles, el embajador cubano en Kenia, Ernesto Gómez Díaz, se limitó a explicar a Efe que actualmente “se están haciendo muchas gestiones que deben conducir a la liberación y al regreso a sus familias de los dos médicos”.

“Seguimos haciendo esfuerzos incansables. La pandemia (del coronavirus) no nos ha impedido seguir trabajando. Estamos optimistas y estamos seguros de que regresarán con nosotros”, afirmó el embajador.

Rodríguez y Herrera forman parte de un contingente de un centenar de profesionales cubanos -incluidos radiólogos, cirujanos plásticos y ortopédicos, neurólogos y nefrólogos- que llegaron en 2018 a Kenia en aplicación de un acuerdo bilateral para mejorar el acceso a servicios sanitarios especializados en este país africano.

Tras el secuestro, las autoridades kenianas reubicaron en zonas más seguras a doctores cubanos desplegados en condados de Kenia limítrofes con Somalia, donde Al Shabab lucha por implantar a la fuerza un Estado islámico de corte wahabí (ultraconservador).

Desde del derrocamiento en 1991 del dictador Mohamed Siad Barre, Somalia es un país azotado por el conflicto y el caos, sin un gobierno efectivo y en manos de milicias islamistas y señores de la guerra. EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.