Conquista y ahora extractivismo: los cinco siglos de expulsión de pueblos en Centroamérica

Por Eliana Gilet. SPUTNIK. La Masacre de Camargo, el crimen cometido contra los jovenes migrantes en México, nos lleva a analizar las raíces de la migración centroamericana. Sputnik conversó con uno de los integrantes de la nación Maya Mama en Guatemala, que describió cómo diferentes acontecimientos históricos vienen expulsando de su territorio a la población originaria.
Desde el año 2004, el pueblo Maya Mam de Guatemala inició un proceso que busca la incidencia ante los Gobiernos por medio de autoridades ancestrales, Para eso revitalizó y puso en funcionamiento su propia impartición de justicia, su autoridad y un sistema de organización comunitario regido desde la cosmovisión originaria de Mesoamérica.
El uso del Tzolkin, el calendario maya de 260 días a la par del calendario agrícola de 365, junto a una serie de principios y valores que reclaman la armonización con la naturaleza, «han sido la base y el principio del sistema de organización del pueblo Maya Mam».
Estas palabras pertenecen a Rolando López Crisóstomo, miembro del Consejo Maya Mam de San Marcos y Ajchomol, originario del municipio de Comitancillo como lo fueron la mayoría de las víctimas de la llamada Masacre de Camargo, ocurrida a fines de enero de 2021 en el norte de México, cuando 19 personas, en su mayoría jóvenes Mayas Mam que buscaban mejorar sus condiciones de vida como migrantes en Estados Unidos, fueron asesinados antes de cruzar la frontera.

«Esta masacre ha venido a desnudar y poner en claro la desnutrición y el empobrecimiento que viven nuestros pueblos como resultado de las políticas de Guatemala, que no visualiza a los pueblos originarios. Este es el reflejo real del sistema político y económico de empobrecimiento que vivimos en el país desde hace años», manifestó López Crisóstomo a Sputnik.

Al consultársele al representante de la autoridad ancestral del pueblo Maya Mam que indicara cuándo comenzó esta sangría que viene expulsando de su territorio a la población originaria, López Crisóstomo no dudó en remontar sus orígenes a cinco siglos atrás.
«Los pueblos originarios y en particular, el Maya Mam que es uno de los mayoritarios en el actual territorio de Guatemala y en el sur de México, sufrimos este empobrecimiento como un problema histórico, que se implantó desde la invasión española y continuó con la constitución de los Estados republicanos», apuntó la fuente.
Tras las divisiones territoriales y administrativas de los Estados, el pueblo Maya Mam quedó dividido tras múltiples límites: el que separa a Guatemala de México, dejando una parte de su población en Chiapas y al resto, dividido entre cuatro Departamentos de Guatemala: el mencionado San Marcos, pero también en Huehuetenango, Quetzaltenango y Retalhuelu. Dentro de cada uno de ellos, nuevos límites dividieron a la nación Mam en municipios y aldeas.
Sólo San Marcos está conformado por 86 comunidades, caseríos y aldeas rurales, según la división administrativa que fue pautada tras el establecimiento de la República de Guatemala en 1847, aunque se trate de un solo pueblo.
«Cuando se establecieron estos Estados republicanos, también nos dividieron a nosotros como pueblos originarios», apuntó la fuente.

«Todas estas divisiones que nos han impuesto, nos han traído problemas de frontera, ya que los países impiden con sus leyes el paso y el derecho de locomoción de los pueblos originarios para emigrar de un lugar a otro, que son quienes actual e históricamente, sufren buscando el bien común y el buen vivir», explicó.

Agregó que estas políticas de despojo de los terrenos a los pueblos originarios que inició con la Conquista mantuvo su carácter tras las independencias de la Corona europea, protagonizadas por los criollos, hijos de los europeos nacidos en este continente.
«Con la independencia se continuó despojando a los pueblos originarios de su territorio, sus bienes naturales y sus tierras. Y lo mismo vimos en el conflicto armado interno a partir del 13 de noviembre de 1960 y se ve hoy, que hemos sido obligados a migrar para buscar beneficio y sustento, porque el Estado no responde con sus políticas al bienestar de los pueblos originarios», explicó.
Según adelantó a este medio, el Consejo Maya Mam de San Marcos se ha puesto en contacto con la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas de Guatemala, al tiempo que buscan manifestar a los Gobiernos de México y Guatemala «que se haga una investigación objetiva y se esclarezca lo sucedido con el asesinato de estas personas en territorio mexicano».

Extractivismo y migración forzada

Siguiendo la línea de tiempo que ha marginado y empobrecido a los pueblos originarios con las políticas estatales de las repúblicas, López ubicó que hoy, el despojo se ejerce mediante la alianza del Estado con los grandes capitales trasnacionales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.