Cronología de un crimen (1959-1968). Parte І

Por Rafael I. Suri Marziota. Cuba. El 6 de abril de 1960, el secretario de Estado asistente Lester D. Mallory, escribió un memorándum sobre cuba que reconocía: La mayoría de los cubanos apoyan a Castro”. Y más adelante expresaría que “no existe una oposición política efectiva”. Ante esto, se desarrolló como política que tenía como base, para hacer perder el apoyo interno al gobierno “provocar el desengaño y el desaliento mediante la insatisfacción económica y la penuria”.

Esto puso en práctica un programa para debilitar económicamente a Cuba; negandodinero y suministros con el fin de reducirlos salarios nominales y reales, incitando la desesperación y el derrocamiento del gobierno que desde el año 1959 ha sido objeto de políticas que lo primero que han hecho es afectar la vida del cubano de a pie.

Este material consta de 12 capítulos que serán publicado paulatinamente en el que se mostrarán cada una de las políticas o acciones que forman parte del bloqueo en cada una de las administraciones norteamericanas desde 1959 hasta el presente:

Dwight D. Eisenhower (20 de enero de 1953-20 de enero de 1961)
John F. Kennedy (20 de enero de 1961-22 de noviembre de 1963)
Lyndon B. Johnson (22 de noviembre de 1963-20 de enero de 1969)
Richard M. Nixon (20 de enero de 1969-9 de agosto de 1974)
Gerald R. Ford (9 de agosto de 1974-20 de enero de 1977)
James E. Carter (20 de enero de 1977-20 de enero de 1981)
Ronald W. Reagan (20 de enero de 1981-20 de enero de 1989)
George H. W. Bush (20 de enero de 1989-20 de enero de 1993)
William J. Clinton (20 de enero de 1993-20 de enero de 2001)
George W. Bush (20 de enero de 2001-20 de enero de 2009)
Barack Obama (20 de enero de 2009-20 de enero de 2017)
Donald John Trump (desde el 20 de enero de 2017)

Aquí les dejo una recopilación de los acontecimientos más significativos desarrollados contra cuba en el marco del bloqueo económico o embargo, como algunos tildan, durante las administraciones de Dwight D. Eisenhower y John F. Kennedy.

1959:

En los primeros días del mes de enero, exmilitares y exministros batistianos robaron y huyeron a Estados Unidos con más de 400 millones de dólares pertenecientes a los fondos públicos cubanos. (esto no constituyo una medida del embargo o bloqueo a Cuba).
El 7 de enero, EE.UU. reconoce al nuevo gobierno de la república de Cuba, mediante una nota enviada por Earl Smith, embajador norteamericano en La Habana.
En una nota enviada al gobierno cubano el 11 de junio, la administración norteamericana en el marco de la Primera Ley de Reforma Agraria (entre su apéndice eliminaba el latifundio, perjudicando grandes empresas, sobre todo norteamericana y beneficiando a más de 100 mil familias campesinas en condición de miseria) establece como permisibles la expropiación de propiedades extranjeras bajo la legislación internacional, solo si viene acompañada de una “adecuada y efectiva compensación”. Además, agrega que, si no se produjeran tales compensaciones, el gobierno de EE.UU. amenazó con la reducción de la cuota azucarera, la prohibición de inversión privada norteamericana y la eliminación de todo tipo de ayuda económica, si eran nacionalizadas propiedades norteamericanas sin una rápida compensación.
En el mes de noviembre, como parte de una serie de maniobras encaminadas a obstaculizar la adquisición por parte de Cuba de las armas necesarias para su defensa frente a las actividades de los contrarrevolucionarios y las incursiones aéreas piratas, el gobierno de Estados Unidos presionó al gobierno del Reino Unido con el objeto de impedir la venta a Cuba de 15 aviones de combate.

1960:

En el mes de marzo, el consorcio Western European Bank canceló la negociación de un préstamo de 100 millones de dólares a Cuba, bajo la presión del gobierno norteamericano, el cual ejecutó una campaña diplomática desde enero de ese año, para impedir la entrega de préstamos y créditos de los países de Europa Occidental y Canadá.
El 26 de junio, las compañías de petróleo norteamericanas Shell, Esso y Texaco, cumpliendo indicaciones del gobierno de EE.U., se negaron a refinar el petróleo procedente de la Unión Soviética. En respuesta a lo cual, el gobierno cubano, tomo el control de las operaciones de dichas compañías.
El 1 de julio, bajo la presión de Washington las compañías petroleras ejecutan un boicot del acceso de cuba al petróleo y contra la operatividad de las refinerías cubanas. Esto Incluyo presiones a gobiernos extranjeros para no vender petróleo a Cuba, así como la elaboración de una lista negra de los barcos que transportan crudo al país.
El día 7 de julio el presidente Eisenhower mediante la proclama 3355, redujo en 700 000 toneladas la cuota azucarera asignada a Cuba para 1960, lo que significó la eliminación de la cuota en dicho año, teniendo en cuenta la que ya se había exportado.
El día 6 de agosto, el gobierno de Cuba nacionalizó todas las empresas de propiedad estadounidense y las refinerías.
A finales de septiembre, el gobierno norteamericano informa a Cuba la decisión de suspender las operaciones en la planta de níquel en Nicaro, que era de propiedad norteamericana y un día después, el 30, el departamento de estado, anunció haber recomendado a los ciudadanos estadounidenses «abstenerse de viajar a Cuba a no ser que haya razones apremiantes para hacerlo».
El 19 de octubre, el departamento de comercio decretó un embargo de las exportaciones de toda clase de bienes e información técnica estadounidense. Estableció el requisito de licencias especiales antes de relacionarse cualquier exportación a Cuba. Prohibió también la reexportación, de dichos bienes, desde terceros países, demostrando desde sus inicios el carácter extraterritorial del bloqueo.
En noviembre, se implementan las primeras medidas restrictivas en cuanto al servicio postal desde Estados Unidos hacia Cuba.
16-19 de diciembre, de acuerdo con las facultades conferidas por la Ley Azucarera de 1948 el Presidente estadounidense emitió la Proclama Presidencial 3383 que redujo a cero la cuota azucarera cubana para el primer trimestre de 1961.

1961:

El 3 de enero, el gobierno norteamericano rompió relaciones diplomáticas con Cuba.

1961: John F. Kennedy

El 23 de febrero, el Departamento de Comercio enmendó las Regulaciones de Exportación, y dispuso que no se podrían efectuar exportaciones a Cuba bajo licencia general.
El 24 de febrero, el Secretario de Estado Dean Rusk envió un Memorándum a la Casa Blanca para favorecer un embargo sobre Cuba. Indicó que los cortes en las importaciones podrían exacerbar la ya precipitada posición de las reservas externas de Cuba y que valdrían la pena cualesquiera consecuencias regionales adversas.
El 2 de marzo, el gobierno de los Estados Unidos anunció estar considerando, en el caso de Cuba, la aplicación de la Ley de Comercio con el Enemigo.
El 31 de marzo, se aprobó la Ley Pública 87-15 para enmendar la Sección 408 de la Ley Azucarera de 1948, y se extendió la autoridad presidencial para establecer la cuota azucarera cubana hasta junio 30 de 1962; asimismo se estableció que los suministros de azúcar no se adquiriesen en ningún país con el cual los Estados Unidos no tuvieran relaciones diplomáticas. (El rompimiento de las relaciones diplomáticas con Cuba había tenido lugar el 2 de enero de 1961).
El 3 de abril, el Departamento de Estado dio a conocer un “Libro Blanco” en el que califica a Cuba de “satélite soviético”.
Charles Bowles, Secretario Interino del Presidente, el 13 de mayo, escribió un Memorándum para que el Presidente Kennedy determinara la posibilidad de aplicar a Cuba la Ley de Asistencia para la Defensa Mutua, conocida como Battle Act. Sus términos establecen que será posible aplicarla a cualquier nación que amenace la seguridad de Estados Unidos; y su aplicación requeriría que éste informe a los países receptores de ayuda externa, sobre la inclusión de Cuba en la ley y les solicite su cooperación para extender un embargo sobre los embarques de armas y materiales estratégicos a Cuba; al tiempo que establecía como obligatorio el corte de toda la ayuda externa a cualquier país que, conociendo estas disposiciones, no cooperase.
El 4 de septiembre de 1961, el Congreso de Estados Unidos aprobó la Ley de Ayuda Externa de 1961, la que en su Sección 620 (a) prohibió todo tipo de asistencia al gobierno de Cuba y como medio de instrumentar y llevar a efecto tal política, autorizó al Presidente estadounidense a establecer y mantener un embargo total sobre todo el comercio entre los Estados Unidos y Cuba. En la subsección b) se prohibió la asistencia al gobierno de cualquier país a menos que el Presidente determine que no esté dominado o controlado por el movimiento comunista internacional. La Subsección c) prohibió la asistencia a cualquier país que esté en deuda con cualquier ciudadano de Estados Unidos por concepto de bienes o servicios ofrecidos cuando dicho ciudadano haya agotado todos los medios legales disponibles y la deuda no sea denegada o controvertida por ese gobierno.
El 20 de diciembre, la Administración Kennedy, en un esfuerzo por reforzar más el embargo a Cuba, prohibió por 90 días las exportaciones de ciertos negocios e individuos desde Estados Unidos. El Departamento de Comercio requirió de los productores y suministradores de Estados Unidos tradicionalmente involucrados en el comercio con Cuba, preguntar a los clientes sobre el destino de los productos comprados, y comunicar a la Agencia las «transacciones dudosas».

1962:

El 2 de febrero, el presidente Kennedy emitió la Proclama Presidencial 3447, que decreto el embargo al comercio con Cuba, excepto alimentos y medicinas en las importaciones a Estados Unidos. El Departamento del Tesoro emitió las regulaciones para las importaciones cubanas, prohibiendo la entrada a EE.UU., de cualquier mercancía, hecha o derivada en todo o en parte, de n producto manufacturado, producido en Cuba.
6 de febrero, el Departamento del Tesoro promulgo las Regulaciones para las Importaciones Cubanas (27 FR 2605), y se suspendió a partir de esa fecha el servicio de giros postales entre ambas naciones.
El 19 de marzo, se enmendaron las regulaciones del Departamento de Correos (27FR2605), y se suspendió a partir de esa fecha el servicio de giros postales entre ambas naciones.
El 23 de marzo, se prohibió la importación de todo producto elaborado completamente o en parte con productos cubanos, aunque fuese fabricado en terceros países, al enmendarse la Sección 5 (b) de la Ley de Comercio con el Enemigo de 1917 (50 USC App. 5 (a) que facultó al Presidente a tomar amplias medidas comerciales y financieras en tiempos de guerra o de emergencia nacional, y a añadir autoridad estatutoria a las Regulaciones para las Importaciones Cubanas (27 FR 2765).
El 10 de mayo, se enmendaron las Regulaciones para las Importaciones Cubanas, y a partir del 21 de mayo de 1962, se prohibió que como parte del equipaje acompañante de cualquier ciudadano residente en Estados Unidos, se importasen mercancías no autorizadas por estas Regulaciones.
El 13 de julio, se aprobó la Ley Pública 87-535 para enmendar la Ley Azucarera de 1948, la que en su Sección 3 redujo la proporción establecida para la cuota cubana de un 96% a un 57.77% de la cuota azucarera total; prohibió la compra de azúcar en países con cuota con los cuales los Estados Unidos no tuviesen relaciones diplomáticas, y estipuló el prorrateo de estas cuotas entre los otros suministradores de Estados Unidos.
El 1 de agosto, el Congreso enmendó la Ley de Asistencia Extranjera de 1961, que prohibió la asistencia de cualquier país que diera ayuda al gobierno de Cuba.
En septiembre, el Departamento de Comercio enmendó la Orden de Transporte T-1 Restricciones de Embarque, y dispuso la prohibición de la transportación y descarga en buques y naves aéreas, documentados o registrados de acuerdo con las leyes de Estados Unidos, de embarques de armamentos a Cuba, con el objeto de fomentar la defensa nacional. (27 FR 9102). Diez días después, el 16, el gobierno de los Estados Unidos anunció la inclusión en una «lista negra» con la prohibición de tocar puertos estadounidenses, a las embarcaciones que participasen en el comercio con Cuba, con independencia del país de matrícula.
El día 2 de octubre, los Estados Unidos solicitaron a todos los gobiernos de América Latina y países de la OTAN trazar nuevas medidas para endurecer el embargo total. Informaron del cierre de sus puertos a todos los buques de cualquier país si al menos uno de los barcos bajo su bandera fuese descubierto llevando armas a Cuba.

1963:

El 5 de febrero, se emitió el memorando de Actuación sobre Seguridad Nacional 220, que implementó una lista negra con los buquesmercantes que tocasen puerto cubano desde el 1 de enero de ese año, cuyos nombres serían publicados en el registro federal. A los barcos extranjeros incluidos en la lista no se les autorizó transportar mercancías pagadas por el gobierno estadounidense.
Junio: En el primer trimestre de 1963 solamente 59 buques del «mundo libre» tocaron puertos cubanos, comparados con 352 en el mismo período de 1962. Entre junio de 1962 y junio de 1963, hubo una declinación de un 60% en el número de los barcos de países capitalistas involucrados en el comercio con Cuba, de 932 en 1962 a 359 en 1963. Entre 1962 y 1963, el número cayó de 22 a 14. (Morley, p. 202).
17 de julio: El Secretario de Estado Dean Rusk dijo que los barcos griegos continuaban siendo «el problema más difícil». Aunque los Estados Unidos habían estado presionando a Grecia por algún tiempo, y «encontraron al gobierno griego del todo cooperativo», el intento de Grecia para manejar el problema sobre una base informal no fue exitoso, en parte debido al hecho de que los barcos habían sido charteados a países socialistas antes de que el problema surgiera. En septiembre de 1963, el gobierno griego ordenó a todos los barcos bajo bandera griega cesar en llevar cargas hacia o desde Cuba. (U.S. Congress, Senate, Briefing by Secretary of State on the World Situation, enero 11, 1963: «Greece Bans Cuba Cargo», New York Times, septiembre 25, 1963, p.9 in Morley, D. 203).
El Secretario de Estado Adjunto para Asuntos Interamericanos, Edwin Martin, inició una serie de intercambios con Inglaterra, Canadá, México y España para crear una «implacable presión» sobre los vínculos de las aerolíneas con La Habana. Aunque pocos transportistas de líneas áreas todavía brindaban servicios a Cuba, los Estados Unidos quisieron romper todos los vínculos. Inglaterra rehusó prohibir los vuelos desde Cuba a Gran Caimán pero acordó incrementar el control sobre los que transitaban. Canadá rehusó interrumpir sus vínculos aéreos, pero accedió al registro de los aviones cubanos que hicieran escalas de aprovisionamiento de combustible en Canadá, en ruta entre La Habana y Praga. México acordó posponer los derechos cubanos de aterrizaje en su territorio, pero continuó los vuelos semanales de la línea aérea nacional de México a La Habana. España no levantó nuevas prohibiciones de viajes, e incrementó sus dos vuelos mensuales a La Habana en 1963. (Morley, p. 203).
El 5 de noviembre, se suspendieron los envíos de paquetes postales a Cuba, salvo los que contengan medicinas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.