Cronología de un crimen (1974-1977). Parte IV

Por Rafael I. Suri Marziota. Cuba. Como resultado de la presencia cubana en países del tercer mundo y del escenario geopolítico internacional; bajo la administración de Gerald Ford se mantienen las mismas políticas hacia Cuba que en las administraciones anteriores, o tal vez, algo distintas al punto de llegar a lanzar ataques aéreos a Cuba en el año 1976 (informe desclasificado publicado por The New York Times el 1 de octubre de 2014), en respuesta a la presencia cubana en Angola. Sobre lo anterior expreso:

“La acción del gobierno cubano al enviar fuerzas de combate a Angola, destruye cualquier oportunidad de mejorar las relaciones con Estados Unidos”.

A esto Fidel Castro respondió:

Estando celebrándose este Congreso, el Presidente de Estados Unidos declaró que con motivo de nuestra ayuda al hermano pueblo de Angola se cancelaban -más o menos- las perspectivas, o las esperanzas, o las posibilidades de un mejoramiento de relaciones entre Estados Unidos y Cuba.

Es curioso que el presidente de Estados Unidos, el señor Ford, nos amenace con eso. Antes, cuando existían relaciones, las suprimieron, cuando existía cuota azucarera, la suprimieron, cuando existía comercio entre Estados Unidos y Cuba, lo suprimieron, pero ya no les queda nada por suprimir, y ahora suprimen las esperanzas. Esto se pudiera llamar «el embargo de las esperanzas», por parte del Presidente de Estados Unidos. Ha embargado realmente lo que no existe.

Ya, con motivo de la Conferencia de Solidaridad con Puerto Rico, se indignaron, y declararon que eso afectaba seriamente las posibilidades de una mejoría de las relaciones. Señores, si para tener relaciones con Estados Unidos y para mejorar las relaciones con Estados Unidos hay que renunciar a la dignidad de este país, hay que renunciar a los principios de este país, ¿cómo se pueden tener relaciones con Estados Unidos?

Por lo visto, en la mentalidad de los dirigentes de Estados Unidos, el precio de una mejoría de las relaciones, o de relaciones comerciales o económicas, es renunciar a los principios de la Revolución. ¡Y nosotros no renunciaremos jamás a nuestra solidaridad con Puerto Rico! (…) Ahora ya no es Puerto Rico solo, ahora es también Angola. Siempre, en todo el proceso revolucionario, nosotros hemos llevado a cabo una política de solidaridad con el movimiento revolucionario africano”.

http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1975/esp/f221275e.html

En los meses de julio y agosto de 1974, se enmendaron las Regulaciones para el Control de Activos Cubanos añadiéndose una interpretación a la disposición que prohíbe a estadounidenses comerciar en el extranjero con mercancías de origen cubano a menos que estén autorizados mediante la concesión de licencia. Se añadió una interpretación que excluyó a herederos de la autorización de cargar a cuentas bloqueadas determinados gastos personales; sobre la expedición de licencias para empresas propiedad de estadounidenses en el extranjero, dejando sentado que ésta no se aplicaba a ciudadanos estadounidenses que fueran funcionarios y directores de dichas empresas en el exterior. Se previó la expedición de licencias específicas para importar libros, periódicos, revistas, películas y otros materiales, así como regalos de pequeño valor directamente desde Cuba. También se flexibilizo ligeramente algunas regulaciones para que, académicos, periodistas, corresponsales de noticias y otros viajasen a Cuba.

El 3 de enero de 1975, se aprueba la Ley de Comercio de 1974, en la que se incluía la prohibición al Banco de importación y Exportación de conceder créditos a Cuba a menos que el presidente norteamericano determinara que Cuba concedía a sus ciudadanos el derecho a la libre emigración. El 29 de julio se produce una votación de la OEA, en la que se votó a favor de derogar sus sanciones obligatorias contra Cuba, y dejar a cada miembro el derecho de determinar sus relaciones diplomáticas y comerciales con La Habana. El 21 de agosto, el Departamento de Estado, anuncio que permitirá, bajo determinadas condiciones, las exportaciones a Cuba por parte de subsidiarias extranjeras de compañías estadounidenses. El 8 de octubre, las Regulaciones para el Control de Activos Cubanos del Departamento del Tesoro se enmendaron para establecer la política de aprobación de licencias para las transacciones de exportación e importación entre firmas propiedad de, o controladas por Estados Unidos y Cuba, sujeta a ciertas condiciones.

El 24 de septiembre de 1976, tiene lugar el primer vuelo chárter privado entre los Estados Unidos y Cuba llevando a cuatro hombres de negocios estadounidenses a Cuba. El avión fue detenido por dos funcionarios de la Aduana de Miami y confiscado bajo órdenes del Departamento de Comercio. A Kirby Jones, el consultor de negocios que organizó el viaje, se le ordenó dar información bajo juramento al Departamento del Tesoro, que lo acusó de violar la Ley de Comercio con el Enemigo. (Correspondencia entre Kirby Jones a su abogado Donald Rehm y el Departamento del Tesoro).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.