Descubren nuevo mamífero de la era de los dinosaurios en la Patagonia chilena

SPUTNIK. Único en su especie, el ‘Orretherium tzen’ —Bestia de cinco dientes— es un animal cuyos restos fósiles son clave para entender el rompecabezas de la historia evolutiva de los mamíferos durante la era de los dinosaurios. El pequeño omnívoro vivió hace más de 70 millones años, y hoy sus rastros surgen en una de las regiones más australes del mundo.
Paleontólogos de Chile, Argentina y Brasil hallaron los restos fósiles del Orretherium tzen, un nuevo mamífero en la Patagonia chilena, que vivió en el Cretácico superior, el último período del Mesozoico, también conocido como la era de los dinosaurios. Con una antigüedad aproximada de entre 74 a 72 millones de años, el descubrimiento de este fósil resulta un verdadero hito para la comunidad científica del país sudamericano.
«En Chile el hecho de tener mamíferos mesozoicos ya es algo inédito. Recién el año pasado se dio a conocer el primero, y junto con este son los dos mamíferos fósiles más antiguos de Chile, entonces tener mamíferos de la era de los dinosaurios de Chile era algo que no existía», revela a Sputnik Alexander Vargas, paleontólogo, presidente de la Red Paleontológica de la Universidad de Chile y encargado del proyecto.
Los primeros mamíferos aparecieron durante la primera mitad del Mesozoico, hace unos 180 millones de años, y aún se conoce poco sobre la historia de este grupo de animales durante esta era. Porque aunque los restos de dinosaurios han sido hallados en América del Sur desde el siglo XIX, los restos óseos de mamíferos de esta misma edad geológica recién fueron encontrados a inicios de la década de 1980, en la Patagonia argentina.
Los especialistas señalan que los mamíferos mesozoicos eran más pequeños que una zarigüeya y, por lo tanto, sus fósiles, que están desperdigados, pasan desapercibidos en los grandes afloramientos rocosos, donde también se encuentran los restos de dinosaurios.

Los fósiles del Orretherium tzen fueron encontrados en un sector de la Cuenca de Magallanes, en el Valle Río de la Chinas, al extremo sur de Chile, y corresponden a un fragmento de mandíbula con cinco dientes, piezas que resultan de mucha importancia, tanto por la información que pueden ofrecer como por lo inédito del hallazgo.
«Es un animal pequeño, como muchos mamíferos de la época de los dinosaurios, la mayoría eran muy pequeños, no más de 30 cm de largo. El cráneo tiene que haber tenido unos 3 cm de largo, y lo que tenemos de este animal es un trozo de la mandíbula. Como son tan pequeños es muy raro tener un trozo de mandíbula, por lo general uno solo tiene un diente», detalla Vargas.
«Afortunadamente, en los mamíferos los dientes nos dan mucha información, pero acá tenemos cinco dientes, un trocito de mandíbula completo, así que es bastante lo que podemos saber», añade.

Características del ‘Orretherium tzen’ y relevancia

Mandíbula del 'Orretherium tzen'  - Sputnik Mundo, 1920, 16.04.2021

Mandíbula del ‘Orretherium tzen’
El paleontólogo explica que este animal sería una criatura superficialmente parecida a un pequeño marsupial «como tenemos acá en Chile la yaca o la pequeña comadrejita, del grupo que les dicen las zarigüeyas». Y su dentadura habría sido multipropósito: «No son totalmente afilados ni totalmente redondeados, es una cosa intermedia, que es omnívora».
La importancia del hallazgo radica en la posición de los dientes, lo que permite conocer la variación de la morfología dentalen esta especie y ser una herramienta para ayudar a clasificar dientes que se encontraron aislados en otros fósiles, porque hasta el momento la mayoría de las especies del Cretácico están representadas por dientes aislados o mandíbulas que durante el proceso de fosilización perdieron la mayoría de sus piezas dentales.
El Orretherium tzen posee una dentadura más simple que la de los mamíferos marsupiales y placentarios, por lo que se lo clasifica como un mamífero meridioléstido de la familia Mesungulatidae, y que está próximamente emparentado con el Mesungulatum y el Coloniatherium, géneros del Cretácico superior (de unos 70 millones de años de antigüedad), encontrados en rocas en las provincias argentinas de Río Negro y Chubut, respectivamente. Una especie que, por estas características, es muy relevante para la comunidad científica internacional.
«Es un mesungulátido, sabemos ahora, que es un grupo de mamíferos de la era de los dinosaurios que vivió solamente acá en Patagonia, que recién se está empezando a conocer, y como todo fósil de mamífero de la época de los dinosaurios trae mucha información, sobre todo si es de la parte de acá del sur, en el sentido que se sabe muy poco, entonces cualquier hallazgo es realmente un hito», comenta Vargas.
El paleontólogo subraya, asimismo, que resulta sorprendente los mamíferos que se están encontrando en la región de Magallanes, al extremo sur del mundo, los que sin duda sean un referente mundial, «porque la preservación es estupenda y se conoce mucho menos. Menos aún un mamífero de la era de los dinosaurios, de acá del sur. Así es que son hallazgos bastante importantes no solo a nivel nacional, sino que a nivel mundial».

El nombre Orretherium tzen tiene dos orígenes lingüísticos: orre significa dientesen aonikenk, la legua de los tehuelches, los mapuches del sur. Therium significa bestiaen griego, una terminación frecuentemente usada en los géneros de mamíferos. Por otro lado, la palabra tzen significa cinco en aonikenk, y hacen referencia a los cinco dientes consecutivos preservados en la mandíbula del resto fosilizado.

Una nueva metodología de trabajo

Prospecciones geológicas en Cerro Guido, en el Valle del Río de las Chinas, en Región de Magallanes  - Sputnik Mundo, 1920, 16.04.2021

Prospecciones geológicas en Cerro Guido, en el Valle del Río de las Chinas, en Región de Magallanes
Los trabajos de campo realizados en el Valle del Río de Las Chinas, Región de Magallanes y de la Antártica Chilena, donde fue hallada esta nueva especie, datan de hace más de 10 años ininterrumpidos. Han sido liderados por los paleontólogos Marcelo Leppe y Alexander Vargas, junto con profesionales de instituciones chilenas, argentinas y brasileñas.
«Ha sido una acumulación de trabajo, demucho tiempo de trabajo muy minucioso, también apoyado por distintos proyectos, en particular el proyecto Anillo de Registro Fósil y Evolución de la ANID (Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo)», señala Vargas.
Un trabajo en que los paleontólogos decidieron poner su mirada en aquel material que estaba en la superficie rocosa, «colectar la roca que está por encima, está más desbaratada, está destruida por la erosión y está como transformada en tierra», detalla.
Rocas pequeñas que antiguamente eran despejadas con el propósito de llegar a la roca sólida donde están enterrados los huesos más grandes. Porque, además, como explica Vargas, los grandes fósiles son mucho más fáciles de encontrar y los de animales pequeños muchas veces pasan desapercibidos.
«Entonces lo que sabemos de los dinosaurios versus los mamíferos de esos tiempos es muchísimo más (…) los paleontólogos antiguamente muchos de ellos no encontraban los mamíferos porque ni siquiera los buscaban, estaban tras el dinosaurio y el dinosaurio estaba ahí, eran unos huesos gigantes».
Fue así como el equipo de científicos decidió levantar esa tierra que estaba por encima de la superficie, ensacarla y trabajar en ella, sacarle el polvo de manera de reducirla a los fragmentos un poco más concretos.
«Y se enviaron esos concentrados de tierra a Santiago, nuestro laboratorio donde se examinó puñadito por puñadito bajo una lupa qué era lo que había, y así encontramos los restos del Orretherium. Fue descubierto en Santiago con tierra traída de Magallanes.»
Por lo tanto, este hallazgo fue el resultado de este tratamiento metodológico más fino, realizado tras el trabajo de campo, y que «significó una diferencia con nuestras previas técnicas, porque nosotros no hacíamos eso, empezamos a hacerlo con este sitio, nos dimos cuenta del potencial que tenía para microfósiles y eso fue lo que hizo la diferencia».
Este descubrimiento da continuidad al hallazgo del primer mamífero del Mesozoico chileno, denominado Magallanodon baikashkenke, que tuvo lugar en 2020, con el que se abre en Chile la historia del descubrimiento de mamíferos de la Era mesozoica, y un lugar importante para su estudio.
«Tener mamíferos de la era de los dinosaurios en Chile es algo, como dije, que no existía, y en los últimos dos años con estos dos descubrimientos se abrió eso, y de hecho se pone el foco sobre Magallanes porque los materiales están superbien preservados», opina Vargas.
Expedición paleontológica - Sputnik Mundo, 1920, 16.04.2021

Expedición paleontológica
Animales pequeños que nos ayudan a entender y construir una parte de los que fue la biota, el ecosistema, aportando importantes conocimientos sobre la ecología y distribución de las especies en esos tiempos. Descubrimientos que para los especialistas no se detienen: «Indudablemente, y tenemos materiales espectaculares que están siendo estudiados ahora, no está lista la publicación, pero los descubrimientos ya están», revela.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.