Disparan contra el esquema de seguridad de la exsenadora colombiana Piedad Córdoba

RT. Un vehículo perteneciente al sistema de seguridad de la exsenadora colombiana Piedad Córdoba recibió varios disparos este miércoles por la noche, y la dirigente de izquierda supone que se trató de un atentado, y no de un simple «atraco», como sostuvo la Policía.

El ataque se produjo en el barrio Kennedy, en la zona sur de Bogotá, luego de que los escoltas dejaran a esa conocida política local en su domicilio, según informaron las autoridades. Por lo pronto, la versión oficial es que un grupo de desconocidos se acercó al automóvil, intimidó al conductor y le robó su arma.

«El conductor, tratando de impedir el hurto, acelera la camioneta y, al mismo tiempo, uno de los delincuentes impacta el vehículo blindado con un disparo, para posteriormente emprender la huida», relató el general Carlos Rodríguez. «Nuestros agentes logran ubicar a uno de los responsables del hurto, a quien le incautan un revólver, y recuperan el arma que había sido hurtada al funcionario de la Unidad Nacional de Protección (UNP)», acotó ese comandante.

«Piensen en un país donde una pueda ser la voz más crítica sin necesidad de escoltas»

Por su parte, la referente del Partido Liberal rechazó la idea de un simple hecho de inseguridad, y sostuvo que en verdad habría sido un atentado en su contra, enmarcado en otra serie de ataques padecidos en el tiempo reciente. Como patrón común, en cada uno de estos graves hechos las autoridades dijeron que fueron robos comunes. Sobre ello, dijo: «Una de dos, o los atracadores andan con mi foto, o no son ‘atracos'».

En esa línea, Córdoba añadió: «¿Quién moviliza ocho hombres armados en varios vehículospara atacar a una camioneta y finalmente solo robar un arma?». Y concluyó: «Piensen en un país donde una pueda ser la voz más critica y poder ir por la calles sin necesidad de escoltas».

Su hijo, y actual senador de Alianza Verde, Juan Luis Castro, indicó que los agresores llegaron al sitio en tres automóviles. También añadió, basado en comentarios de los escoltas, que al menos un vehículo los estaba siguiendo. «Genera suspicacia que haya tanta gente para un hurto, además es un carro blindado», subrayó.

Por lo pronto, la investigación se produce de forma conjunta entre los uniformados y la Fiscalía General de la Nación, que intentan encontrar a otro individuo que también habría participado del delito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.