Doble jornada electoral, pandemia y vuelta de cuarentenas estrictas: Chile a las puertas del comicio más complejo de su historia

Por Cecilia González. RT. El proceso de votación se dividirá en dos días, entre el 10 y el 11 de abril, lo que representa el proceso electivo más grande del que se tenga registro.

El Gobierno de Chile decidió dividir en dos días los comicios que estaban previstos para el 11 de abril, y aunque ahora se estableció una segunda jornada electoral para evitar aglomeraciones y, por lo tanto, mayores riesgos de contagios de coronavirus, todavía subyace la posibilidad de que sean postergadas para una nueva fecha.

Durante el fin de semana, el presidente Sebastián Piñera promulgó la ley sobre las elecciones que, gracias a la reforma que propuso al Congreso y que se aprobó en tiempo récord, se realizarán el 10 y el 11 de abril, lo que permitirá que haya un mayor distanciamiento físico en las filas y que se eviten las concentraciones de votantes.

Esta es la elección más grande de la historia chilena por número de candidatos y cargos de elección popular, y una de las más trascendentales, ya que ese día se definirán los nombres de los 155 ciudadanos que redactarán una nueva Constitución que será sometida a un plebiscito en 2022. Junto con ellos también serán elegidos 345 alcaldes, 2.252 concejales y 16 gobernadores regionales, lo que suma un total de 2.768 puestos en disputa.

Pero, por otro lado, los contagios repuntaron a más de 5.000 por día, por lo que el país ya acumula más de 900.000 casos y 21.789 muertes, lo que llevó al Gobierno a anunciar que 29 municipios, nueve de ellos ubicados en Santiago, volverán a una cuarentena estricta a partir del próximo jueves.

De los resultados de estas restricciones dependerá si se reabre o no la discusión sobre la pertinencia de unas elecciones para las cuales solo faltan 25 días.

Polémica

El lunes, el exministro de Salud, Jaime Mañalich, advirtió que si el panorama sanitario no mejoraba esta semana, habría que conversar «seriamente» sobre la fecha de los comicios.

Recordó que, como parte del debate, se había planteado la posibilidad de diferir para otra ocasión la elección de concejales y alcaldes, así la ciudadanía solo tendría que votar por gobernadores y convencionales constituyentes.

«Creo que es una cosa que hay que revisar en los próximos días», dijo, lo que provocó una serie de críticas. «Me parece inconsistente que un exministro empiece a poner un manto de dudas respecto del proceso electoral«, respondió, por ejemplo, Fuad Chahin, presidente del Partido Demócrata Cristiano, mientras que Heraldo Muñoz, dirigente del Partido por la Democracia, calificó sus declaraciones como «imprudentes», y el diputado Javier Macaya consideró que se han tomado todas las precauciones sanitarias posibles para evitar que las elecciones se pospongan.

Sin embargo, más allá del ámbito político, las dudas sobre si verdaderamente podrán llevarse a cabo o no los comicios también fue abonada por Izkia Siches, presidenta del Colegio México de Chile.

Agregó que, si se llega a ese escenario, será un momento crítico porque no podrá irse a votar y «lo más probable es que el llamado a todos va a ser quedarse en casa, no hacer ninguna de las actividades productivas y limitar absolutamente el funcionamiento total del país».

La semana pasada, el Colegio Médico advirtió en un comunicado que el país estaba atravesando un «difícil momento» epidemiológico y sanitario.

«Actualmente, tenemos más del 94 % del total de camas de pacientes críticos ocupadas. Existe un plan de expansión, pero tiene capacidad limitada y se realiza un tremendo esfuerzo por parte del personal de salud para mantener la calidad de atención. Vemos un aumento permanente en la cantidad de nuevos casos (…) y un futuro cambio estacional que nos obliga a estar preparados a implementar medidas con urgencia», señaló la organización.

El Colegio también subrayó su preocupación «por la magnitud de esta ola y sus potenciales consecuencias». Y añadió: «De no tomar medidas más efectivas en el control de casos en estos momentos, podemos lamentar no solo más enfermos graves y muertes, sino tener que afrontar la posibilidad latente de no poder atender a todos los pacientes que lo requieran».

En medio de ese panorama, Siches consideró que, más que hablar de elecciones, la prioridad es la situación sanitaria para evitar más muertes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.