#DóndeEstáMiNombre: Afganistán incluirá el nombre de la madre en los documentos oficiales de sus hijos

RT. Después de años de lucha por los derechos de las mujeres en Afganistán, el Gobierno de ese país firmó una enmienda que permitirá que los nombres de las madres aparezcan en los documentos oficiales de identidad, informa Gandhara.

Ese proyecto de enmienda de ley, aceptado por el vicepresidente afgano a inicios de semana, fue aprobado finalmente por el presidente de Afganistán, Ashraf Ghani.

«Según este decreto presidencial, el nombre de la madre se incluye oficialmente en la tarjeta de identidad [nacional], junto con otros datos personales», tuiteó Sediq Sediqqi, portavoz del mandatario.

La decisión supone «un gran paso hacia la igualdad de sexos y la realización de los derechos de la mujer», expresó Mohammad Sarwar Danish, vicepresidente de Afganistán.

Diversos activistas iniciaron una campaña en 2017 con la etiqueta #WhereIsMyName (‘dónde está mi nombre’, en inglés) para presionar a Kabul por el derecho de las mujeres a ser nombradas en documentos oficiales en los que solo figuraba el padre.

En la sociedad afgana, el uso del nombre materno se considera un tabú y está relacionado con la vergüenza pública, por lo que el sector musulmán más conservador de Afganistán rechaza la aceptación de este proyecto.

Nombre de mujeres en Afganistán

En Herat y otras provincias, usar el nombre de una mujer está mal visto e incluso puede considerarse un insulto. Muchos hombres afganos son reacios a mencionar los nombres de sus hermanas, esposas o madres en público porque se considera vergonzoso y deshonroso.

En general, las mujeres solo se conocen como la madre, la hija o la hermana del hombre mayor de su familia.

Desde esa localidad está surgiendo un movimiento por establecer derechos humanos que no han tenido. A través de la campaña #Whereismyname, mujeres afganas llevan 3 años luchando porque sus nombres aparezcan en documentos oficiales como las partidas de nacimiento y documentos de identidad de sus hijos. La mejor noticia es que estarían cerca de conseguirlo.

Hasta ahora estos documentos solo incluyen la información del padre, lo que ha dejado a las hijas e hijos de las madres que no conviven con los padres en el desamparo legal. En Afganistán el nombre de las mujeres no corre en las líneas de los textos, ni en el habla.

Cuando Laleh Osmany, también de Herat, se hartó, se le ocurrió la campaña «WhereIsMyName?» para ayudar a las mujeres a recuperar lo que ella dice que es su «derecho más básico».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.