El drama del agua en Chile: una lucha de más de 10 años entre David y Goliat

SPUTNIK. La crisis hídrica que vive Chile, y en particular la zona central del Melón, parece únicamente afectar a las personas, ya que grandes empresas como la minera Anglo American no solo no han parado sus actividades en medio de la pandemia, sino que tienen reservas de agua impensables para un país con una sequía que se arrastra hace más de 10 años.

Ubicada en la zona central de Chile, a 128 kilómetros de Santiago, la localidad de El Melón es una comunidad de 9.000 habitantes que se ha transformado en otra de las zonas del país más afectadas por la crisis hídrica que atraviesa el territorio nacional desde hace más de una década.

«¡Los pozos de los sectores rurales en El Melón se están secando!». Este es el llamado de atención que hacen los habitantes de la localidad, quienes son testigos de la crítica situación que viven frente a la escasez del agua, que afecta directamente al consumo humano y a la sobrevivencia de los ecosistemas. Sin embargo, también acusan que uno de sus vecinos posee un superávit del vital elemento.

En este juicio, que está a la espera de una resolución por parte de la Corte Suprema, hasta ahora Anglo American, según Greenpeace, ha basado su defensa en que el problema de la falta de agua en la zona no pasa por ellos y que la situación tiene dos explicaciones: la sequía y un exceso en la entrega de derechos de agua para fines agrícolas.De acuerdo a los registros de la Dirección General de Aguas del Ministerio de Obras Públicas, la minera aparece con 19 permisos, los que, en conjunto, les permiten el uso y aprovechamiento de 453 litros de agua por segundo (l/s), que la convierten, según la entidad, en el mayor poseedor de agua de toda la comuna.o

La empresa señala respecto al tema que «en Nogales, en particular, el uso de agua de El Soldado representa un 3,9 % del total de derechos otorgados en la zona. Esto da cuenta de que la escasez hídrica no es responsabilidad de la operación. Si bien El Soldado cuenta con derechos de agua por 425 litros por segundo, sus permisos ambientales le permiten extraer un máximo de 120 l/s. No obstante, durante los últimos 6 meses, gracias a diversas optimizaciones, el uso diario de El Soldado alcanza un promedio diario de 103 l/s».

Por su parte, la comunidad de El Melón cuenta con solo seis permisos, que les permiten el uso de 55,8 litros por segundo. Pero solo uno de esos permisos, en realidad, pertenece a la Municipalidad de Nogales, que dispone de solo 14,4 litros por segundo. Cifras que son insuficientes para los vecinos, sobre todo cuando saben que la minera tiene planes de expansión.

«Mientras el agua ya ni siquiera sale de las llaves de nuestras casas y día a día se devasta nuestro territorio, la mina a tajo abierto El Soldado de Anglo American continúa sus operaciones sin que les falte agua. De hecho, los relaves fueron autorizados para expandirse todavía más. Esto pone en riesgo no solo a las personas, sino que a todo el ecosistema ya declarado como zona de catástrofe por sequía prolongada», advierte Ximena Gallardo.

Frente a estas opiniones, Anglo American insiste en que están conscientes de la escasez hídrica en la zona, y señalan que en 2019 comenzaron a trabajar en la implementación de 60 proyectos para contribuir a la resolución de los diversos problemas existentes, para mejorar la disponibilidad de agua tanto de consumo humano como de riego.

«Así, por ejemplo, se conectaron los pozos 4 y 9 de El Soldado a la red municipal. Hoy el municipio no está haciendo uso de esta agua, pues los pozos del sistema municipal han recuperado el nivel de agua; sin embargo, se mantienen disponibles 13,5 l/s en caso de que se necesiten», declara.

«También entregamos unos 63.400 m3  de agua en camiones aljibe, construimos pozos, hicimos mejoras al sistema de distribución de agua, implementamos tecnología en los pozos y estanques de los 9 APR de la comuna, entre otras acciones acordadas con la comunidad y sus autoridades. Estas iniciativas han ayudado a garantizar el agua a más de 10 mil personas en la comuna de Nogales», agrega.

En la comunicación finalizan señalando que desde 2012 han desarrollado diversas iniciativas para enfrentar la escasez hídrica de la zona «que a la fecha suman una inversión que supera los $ 4.000 millones». Y reiteran su «disposición a seguir dialogando, colaborando y trabajando en soluciones que permitan asegurar el acceso al agua de todos los habitantes de El Melón».

Para Greenpeace, la inyección de 14 litros de agua por segundo al pozo 9 es un logro de la movilización de la comunidad, tras la toma de dicho pozo, pero «están muy lejos de la necesidad que tiene la comunidad y está muy lejos también de la cantidad de agua que rinde ese mismo pozo que tiene una extracción que fluctúa entre 50 y 70 metros por segundo».

La ONG ambientalista también aclara que la situación hídrica mejoró en la zona por las lluvias que hubo en el invierno y no por iniciativas de la empresa. «Pero la comunidad está esperando que efectivamente a medida que avance la primavera los pozos nuevamente se vuelvan a secar».

Ximena Gallardo es más drástica frente a lo que señala la empresa. Según su opinión, «la conciencia ambiental a la que ellos hacen alusión es totalmente falsa, ya que esas ayudas que han prestado a la red hidráulica son términos de conflicto con la misma comunidad, ya que esas ayudas se consiguieron mediante manifestaciones del pueblo», no son ayudas voluntarias como lo hace querer ver Anglo American, son compensaciones.

Para ella, además «es inconsciente hacer alusión al agua que traen camiones aljibe siendo que ellos sacan el doble, el triple de agua fresca en la misma situación. Ellos tienen que ir a depredar otros lugares para saciar la demanda hídrica del pueblo, siendo que aquí el agua la tenemos y se la llevan ellos fresca».

Aspiraciones y realidades

De lo que están seguros los vecinos y especialistas es que la mina siempre va a necesitar más agua para asegurar su funcionamiento y expansión. Por eso la comunidad y sus representantes creen que, en el escenario legal actual, el único destino cierto que tienen es que van a contar cada vez con menos agua para el consumo humano y el medio ambiente.

Por ello piensan que debe haber cambios a mediano y largo plazo, y tanto a nivel del Código de aguas como en la futura Constitución del país.

«Lo ideal para que nos hicieran caso a nuestras demandas y devolvieran un poco de los derechos de agua hacia el pueblo. Pero también el Gobierno, las instituciones podrían hacer una homologación de los derechos de agua que hay en la localidad versus el agua total y de ahí repartir mínimo. No puede ser que ellos sigan avalando las atrocidades del Código de agua», opina Ximena Gallardo

Para Fabián Villarroel se deben escuchar todas las veces que se han manifestado por la situación de El Melón. «Y en realidad necesitamos aprobar la nueva constitución  porque eso nos va a jugar de lleno en que se pueda aspirar a cambiar los códigos del agua y que las empresas dejen de lucrar con los recursos naturales y que realmente se privilegien a las personas por sobre las industrias en cuanto a los recursos naturales esenciales como es el agua».

Estefanía González, sostiene que la sociedad civil tiene un rol importantísimo por exigir estos cambios. «Nos han dicho siempre que son imposibles, pero también se le digo a la sociedad que era imposible retirar el 10% de la AFP y fue el movimiento ciudadano finalmente de las personas el que logra que las autoridades de los diferentes sectores políticos cumplan con este mandato ciudadano».

«Aquí lo que necesitamos es un gran mandato ciudadano para que el agua se garantice para la naturaleza y luego para las personas, y nosotros confiamos en que las comunidades locales con sus luchas que han llevado durante décadas, más las sociedad civil, más las personas comunes y corrientes podemos hacer esa presión suficiente para que finalmente el Gobierno y las empresas suelten el agua y podamos tener acceso básico y fundamental a algo que finalmente es el sostén de la vida de todos nosotros».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.