El océano respira con la pandemia pero aún está en riesgo de muerte

MOSCÚ (Sputnik) — La pandemia de COVID-19 es una tregua para el océano mundial pero no resuelve los problemas, opina el oceanógrafo y ecologista franco-estadounidense Philippe Cousteau Jr., nieto del legendario explorador Jacques-Yves Cousteau.

El ecologista y oceanógrafo franco-estadounidense heredó de su abuelo Jacques-Yves el amor por el mar, y en repetidas ocasiones ha insistido en la necesidad y las posibilidades reales de salvarlo, para lo que no es suficiente un tiempo de menos actividad humana.

«Se puede decir que el océano ha tenido una pequeña tregua. Hay menos embarcaciones y menos tráfico, pero los problemas del océano —el cambio climático y la sobrecaptura— son a largo plazo y no se resuelven en un par de meses con una menor actividad humana», dijo Philippe Cousteau Jr. a Sputnik.

El investigador agregó que «importan soluciones a largo plazo, la creación de una red de zonas marítimas protegidas, como es el caso del Antártico».

«Es el momento preciso para plantearnos que podemos proteger el medioambiente. La caída de la economía no es un motivo para que dejemos de pensar en el porvenir y preservar la naturaleza. Será nuestra salvación en el futuro», afirmó Cousteau Jr.

Pingüinos en la Antártida

Además, Cousteau pronostica que el cambio climático provocará la desaparición de los pingüinos en la Antártida en cuestión de décadas.

«Este año ha sido uno de los más cálidos en la Antártida, 20 grados Celsius, un clima que está bien para California, pero no para el Polo Sur», dijo a Sputnik el científico.

El ecologista dijo que tiene una hija pequeña y durante su vida los pingüinos en la Antártida habrán desaparecido.

«Se quedarán probablemente algunas especies en Argentina, pero aquellas que habitan en la Antártida van a desaparecer», opinó.

Philippe Cousteau Jr. resaltó la importancia de que Rusia, cuyos expedicionarios descubrieron la Antártida hace dos siglos, apoye la creación de una reserva en el océano Antártico.

«Se trata de un espacio acuático de cuatro millones de kilómetros cuadrados, en el que habría reglas de captura estrictas y se prohibiría la perforación y la producción de recursos minerales. Sería un lugar de supervivencia para los animales, antes de que el hombre acabe por exterminarlos. Estamos abogando por que Rusia, justo cuando se celebra el 200 aniversario del descubrimiento de la Antártida, respalde esa iniciativa», dijo.A excepción de Rusia y China, recordó el científico, todos los miembros de la Convención para la Conservación de los Recursos Marinos Antárticos (CCRVMA) avalaron la idea de crear parques naturales en esta parte del planeta.

El oso polar no se puede mudar

Otra especie que sufre los embates del cambio climático es el oso polar.

Pero su reubicación en la Antártida no es posible pues conducirá a la destrucción del ecosistema del Polo Sur, explicó Cousteau.

«No puedes simplemente mover los osos, tienen un ecosistema en el que viven. Es importante recordar que ninguna especie vive aislada. Todos los organismos vivos viven en redes tróficas, como los llamamos. Si trasladamos osos polares a la Antártida, entonces los animales que viven allí no entenderán quién es. Los osos polares destruirán el ecosistema en la Antártida. Desafortunadamente, moverse no es una opción», dijo Cousteau.También señaló que las regiones árticas se están calentando dos veces más rápido que el resto del planeta, lo que está asociado no solo a los problemas de los osos polares, sino también a los grandes incendios forestales en los territorios rusos.

Los acuarios no salvan de la extinción a las especies en peligro

Para los que creen que las especies en peligro se podrían salvar en los acuarios, Cousteau Jr. manifestó que mantener orcas, delfines, ballenas beluga y otros mamíferos marinos en cautiverio no los salvará de la extinción.

«Los elefantes se han mostrado en los zoológicos durante cientos de años. Y a pesar de esto, están desapareciendo. Lo mismo se aplica a las ballenas. No necesitamos poner un animal en una jaula para salvarlo», precisó.

Animales como la ballena beluga o la orca viven en familia y tienen una estructura y comunicación familiar compleja, explicó. «Madres, padres, abuelas, tías y tíos, primos viven juntos e interactúan. Cuando tomas un animal de una familia, es como si robaras niños. Luego los pones en un barril, que es sólo dos o tres veces el tamaño de su cuerpo», ejemplificó Cousteau.

Los delfinarios y oceanarios no contribuyen a la conservación de la naturaleza, aseguró.

«Estás destruyendo sus vidas solo para que unas pocas personas puedan ganar dinero, y los visitantes puedan tener unos minutos de placer», dijo. «No hay ningún componente ambiental en esto. Está mal destruir la naturaleza en aras del enriquecimiento».

También agregó que los delfines no deben usarse para el tratamiento de enfermedades en humanos, o para nadar por diversión.

«Existe una práctica exitosa de usar caballos para tales propósitos. Usar delfines salvajes para estos propósitos no vale la pena, puedes arreglártelas con caballos. No debemos convertir a los delfines en esclavos», aseguró Cousteau.

Los retos al medioambiente son muchos y enormes, pero con voluntad política aún podrían sortearse, y como no nos pongamos las pilas y aprovechemos el momento, mañana será demasiado tarde.

Islas de basura

A su vez, la periodista y exploradora estadounidense Ashlan Gorse Cousteau afirmó que la mayor isla de basura en el océano tiene el mismo tamaño que Francia.

Ashlan Gorse Cousteau indicó que en total «existen cinco enormes islas de basura en medio del océano» que «aparecieron debido a las particularidades de las corrientes oceánicas».

«Es allí a dónde llega el plástico del mundo entero. La mayor isla de basura se encuentra en el océano Pacífico. Su tamaño es mayor que el del estado de Texas de EEUU, tiene una superficie similar a la de Francia», dijo.

Por su parte su esposo, Philippe Cousteau Jr., señaló a Sputnik que las islas de basura están formadas mayormente por el plástico que llega al océano desde los ríos.

EarthEcho International, organización ambiental sin fines de lucro de Cousteau, invita a los jóvenes del mundo entero a tomar parte en las campañas encaminadas a preservar el medio ambiente, incluido limpiar ríos del plástico.

Precisó, que si no se toman medidas urgentes en este sentido, las consecuencias no tardarán en notarse más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.