El sofisticado lenguaje de los animales

LD. Rafael Márquez, investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid, creó la Fonoteca Zoológica a principios de la década de los años 90, con el fin de servir de apoyo para aquellos que realizan trabajos de estudio con animales.

“En total tenemos las grabaciones de 1.676 especies, de los que 1.300 son anfibios. De esta forma, la Fonoteca del MCN se ha erigido en la primera del mundo en cuanto a su compilación de sonidos emitidos por anfibios, entre ranas y sapos”, subraya Márquez.

Según el biólogo, “el mensaje clásico y esencial del animal es identificarse como especie. Además, casi todos los cantos de los machos tienen como finalidad trasmitirlos a las hembras para que les resulten atractivos, y hacer una llamada de atención al resto de los machos para que no se acerquen durante el ‘idilio’.

Rafael Márquez, investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid (MCN), del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), y fundador y responsable científico de la Fonoteca Zoológica, explica a EFE por qué se comunican los animales y ‘qué se dicen entre ellos’.

Rafael Márquez creó la Fonoteca Zoológica a principios de la década de los años 90, con el fin de servir de apoyo para aquellos que realizan trabajos de estudio con animales.

Centrada en los sonidos emitidos por los animales, la colección está organizada de tal forma que se pueden buscartaxonómicamente, es decir, mediante una organización ordenada y jerárquica de las especies, a la que se puede acceder por internet, en la web fonozoo.com

 

El investigador señala que “la colección se compone de dos bloques, por un lado, publicaciones ya editadas que habían sido grabadas en CD o casetes, o más antiguas, en vinilo y, por otro, las grabaciones realizadas por investigadores que, como yo, trabajamos en el campo del sonido de los animales, para una vez que estén clasificadas e identificadas puedan estar disponibles para otros estudios”.

La fonoteca del MCN ha conseguido recopilar todas las grabaciones publicadas en todo el mundo hasta la fecha, que se compone de 1.295 volúmenes con sonidos de animales de todo el planeta,y cuenta con más de 41.965 registros.

En la actualidad, debido al área de trabajo de los investigadores responsables de la Fonoteca Zoológica, los registros propios están sesgados hacia el grupo de los anfibios, en cuyo trabajo destaca la recuperación de los registros históricos, como los procedentes de las grabaciones de anfibios de Argentina, Brasil y Chile realizadas por el científico argentino de origen español, Avelino Barrio, en los años 40.

De ranas y sapos, la primera del mundo

“En total tenemos las grabaciones de 1.676 especies, de los que 1.300 son anfibios. De esta forma, la Fonoteca del MCN se ha erigido en la primera del mundo en cuanto a su compilación de sonidos emitidos por anfibios, entre ranas y sapos”, subraya Márquez.

Las grabaciones de sonidos de anfibios más actuales proceden, básicamente, de Madagascar y América Latina, donde hay mucha diversidad biológica y, por lo tanto, mucha más riqueza, sobre todo en Brasil”. El científico reflexiona sobre los cantos más agradables al oído humano y señala que “hace unos años se realizó un concurso en internet a nivel global para determinar cuál era ese sonido.

En este proyecto se presentaron varios paisajes o ambientes sonoros, entre los que se encontraban cosas tan curiosas como la risa de un bebé humano y, curiosamente, el que recibió más votos fue el de unos coros de cantos de ranas de Borneo”.

Los 200 cantos del pequeño Ruiseñor

En cuanto a riqueza del canto, Márquez se la atribuye al ruiseñor. “Esta pequeña ave tiene más de 200 cantos distintos que emite por la noche en solitario y que resulta ser uno de los cantos más bellos”.

Además, el biólogo mantiene que, en el mundo de las aves, los 200 cantos distintos del ruiseñor hacen que esta ave posea los de mayor complejidad, porque “para un pajarito que pesa unos poquitos gramos supone un esfuerzo enorme”.

Quizás el lenguaje de los delfines, que se está descubriendo poco a poco, sea otro de los que posean mayor complejidad. Entre los descubrimientos del lenguaje de este mamífero marino está el de haber comprobado que emiten un silbido que representa su identidad”.

Ese silbido es específico de un sujeto para ponerse en contacto con otros delfines cuando quiere que su ‘frase’ sea escuchada. “El animal de su género, que se ha apercibido de la llamada -continúa el científico-, imita, a su vez, ese silbido para mantener así una ‘conversación’”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.