Erdogan advierte a Macron que «no se meta» con Ankara tras las críticas del presidente francés a las actividades turcas en el Mediterráneo

RT. El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, advirtió este sábado a su homólogo francés, Emmanuel Macron, que «no se meta» con Ankara luego de las críticas del mandatario galo a las actividades marítimas turcas en el Mediterráneo oriental, que han generado tensiones con Grecia y la UE, recoge AP.

«No se meta con el pueblo turco, no se meta con Turquía», declaró Erdogan durante un discurso televisivo.

«Señor Macron, tendrá muchos más problemas conmigo», agregó el mandatario en respuesta a su homólogo francés, que dijo tener un problema con Erdogan.

Este viernes, antes de la cumbre de las siete naciones mediterráneas de la UE, Macron aseveró que Europa debe ser «clara y firme, no con Turquía como nación y como pueblo, sino con el Gobierno del presidente Erdogan, que ha tomado acciones inaceptables».

Por su parte, el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, expresó este viernes su «profunda preocupación» por las operaciones de Turquía en el Mediterráneo oriental. «El aumento de las tensiones militares no ayuda a nadie más que a los adversarios, a los que les gustaría ver división en la unidad transatlántica», señaló Pompeo, instando a los países de la región a resolver los desacuerdos «de manera diplomática y pacífica».

Tensiones entre Grecia y Turquía

El aumento de tensiones actual entre Grecia y Turquía comenzó hace un mes, después de que Ankara enviara el buque de inspección Oruc Reis, escoltado por buques de guerra, para realizar una exploración sísmica en aguas en disputa del Mediterráneo oriental, una medida que Atenas calificó de ilegal.

Turquía alega que su plataforma continental debería medirse desde el continente, mientras que Grecia determina sus reclamaciones en función de la ubicación de sus numerosas islas, algunas de las cuales están situadas cerca de las costas turcas.

El desacuerdo provocó que los dos países movilizaran buques y aviones de guerra, mientras que Grecia pidió a Bruselas que impusiera sanciones contra Turquía por su comportamiento en la zona. En la disputa, París tomó el partido de Atenas. A mediados de agosto, Macron anunció que «fortalecerá temporalmente» la presencia militar francesa en el este del Mediterráneo.

La decisión de Turquía de enviar a la zona al buque Oruc Reis fue tomada luego que Grecia firmara un acuerdo de perforación con Egipto. Ankara lo calificó como una violación de sus derechos, a pesar de haber firmado un acuerdo similar con el Gobierno libio respaldado por la ONU en Trípoli el año pasado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.