¡Homenaje a los peloteros¡

LD. El Salón Las Cariátides del Palacio Nacional estuvo repleto de gente del béisbol al mediodía del viernes. La convocatoria del presidente Luis Abinader era para las 12:30, pero un evento fuera de la ciudad se atrasó demasiado y el mandatario llegó al almuerzo a las 1:40 de la tarde.

Cuando hizo su entrada al salón, acompañado por la vicepresidenta Raquel Peña, Abinader se sintió en buen ambiente pues siempre ha sido seguidor del beisbol.

“Yo iba a ser pelotero. Yo vivía en Naco al lado de Moisés Alou y jugaba béisbol, pero él se me adelantó y yo me quedé. No era lo mío, pero seguimos siendo amigos porque incluso la anterior casa de mi familia es ahora su hogar”, fueron de las primeras palabras emitidas por Abinader como cierre de la actividad.

Antes, el Presidente destacó la importancia del pelotero dominicano, resaltando que es también una Marca País. “Ustedes todos pueden incorporarse a levantar nuestro turismo porque ustedes son Marca País. Gracias al béisbol nuestro país es conocido internacionalmente y creemos que son parte de ello”.

Otro dato relevante está relacionado con los peloteros y su comunidad. “Es importante que ustedes se mantengan cerca de sus respectivas comunidades. Que inviertan en lo posible y ayuden a su desarrollo”, dijo el presidente ante una audiencia de casi 100 peloteros dominicanos entre activos y retirados, además de ejecutivos del beisbol.

En la mesa principal lo escuchaban Pedro Martínez y Vladimir Guerrero, inmortales del Salón de la Fama de Cooperstown.También David Ortiz, a quien se considera con méritos suficientes para ser el próximo miembro de Cooperstown. En un momento del acto, David entregó al presidente un regalo.

Los asistentes

En el Salón, distribuidos en unas 30 mesas, Nelson Cruz compartía con sus compañeros contemporáneos. Aristides Aquino, jardinero del Licey y de Cincinnati, Fernando Tatis Jr., short stop de los Padres de San Diego y las Estrellas Orientales, Diego Castillo, de Tampa Bay, Fernando Tatis padre estuvieron entre los asistentes.

Junior Noboa, comisionado Nacional de béisbol y gerente de los Tigres del Licey, tuvo las palabras iniciales para dar la bienvenida y puso de relieve el empeño que tiene el actual gobierno por elevar el nivel del beisbol profesional así como reparar y construír nuevas instalaciones de béisbol.

Yerik Pérez, representante de MLB en el país, presentó números extraordinarios de las grandes inversiones que han hecho las Grandes Ligas en la firma de peloteros nacionales los últimos años. Para el 2020, dijo, iniciaron en liga mayor más de 100 jugadores dominicanos, constituyendo un récord de todos los tiempos.

El presidente de Lidom, Vitelio Mejía, fue parte de la mesa principal, al igual que el Ministro de Deportes, Francisco Camacho y el ministro de Salud Pública, doctor Plutarco Arias,el Ministro de la Presidencia, José Ignacio Paliza. También Erick Almonte, presidente de la Federación Dominicana de Peloteros Profesionales, el periodista Alberto Rodríguez, viceministro de la Presidencia y Rodney Linares, coach de Tampa Bay .

Tony Peña, antigua estrella del beisbol dominicano, estuvo en una mesa como parte de los beisbolistas más destacados de siempre. Quilvio Veras, Jumbo Díaz, Esteban Germán, Manny Acta, Pavelo Aguiló, vice de las Estrellas Orientales, Julio Lugo.

Todos ellos, los de ahora y los de antes, compartieron el almuerzo con el Presidente y al final el Mandatario paseó por cada mesa, saludó personalmente a cada persona permitiendo la toma de fotos.También estuvieron el presidente del Escogido, José Miguel Bonetti, del Licey doctor Domingo Pichardo, de las Águilas Quilvio Hernández y un escaso grupo de periodistas de medios escritos y de televisión. Fue un homenaje del presidente a los peloteros. “Ustedes son Marca País, y tendrán el respaldo de nuestro gobierno en todo cuanto podamos”, dijo Abinader. El mensaje fue claro, el momento agradable.

DETALLES

La comida.

En el almuerzo, el plato principal fue de dos opciones: filete de cerdo y pechuga de pollo.Se sirvió postre y de tomar limonada. Nada de vinos o bebidas fuertes.

Realidad.

Extrañamente, el almuerzo empezó cerca de las dos de la tarde. La invitación estaba para las 12.30, pero se informó que el presidente tuvo un atraso en un evento en Boca Chica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.