Inquietudes existenciales: La guerra financiera contra Occidente comienza a morder.

Alastair Crooke.

Imagen: Carmen Vivas, España.

 

…Europa se hunde hasta convertirse en una lejana provincia atrasada de una «Roma Imperial» en decadencia.

El Club de Roma, fundado en 1968 como un colectivo de destacados pensadores que reflexionaban sobre cuestiones globales, tomó como leitmotiv la doctrina de que ver los problemas de la humanidad de forma individual, aislada o como «problemas capaces de ser resueltos en sus propios términos», estaba condenado al fracaso: «todos están interrelacionados». Ahora, cincuenta años después, esto se ha convertido en una «verdad revelada» incuestionable para un segmento clave de la población occidental.

Posteriormente, el Club de Roma atrajo la atención del público con su primer informe, Los límites del crecimiento. Publicado en 1972, las simulaciones informáticas del Club sugerían que el crecimiento económico no podría continuar indefinidamente debido al agotamiento de los recursos. La crisis del petróleo de 1973 aumentó la preocupación del público por este problema. El informe se hizo «viral».

Ya conocemos la historia: A un grupo de pensadores occidentales se les plantearon tres preguntas: ¿Puede el planeta sostener un nivel de consumo al estilo europeo que se extienda por todas partes, en todo el mundo? La respuesta de estos pensadores fue «claramente no». Segunda pregunta: ¿Se imaginan a los Estados occidentales renunciando voluntariamente a su nivel de vida mediante la desindustrialización? La respuesta: Un «no» rotundo. ¿Hay que imponer entonces a las poblaciones reticentes un nivel de consumo y de utilización de la energía y de los recursos más bajo? Respuesta: Definitivamente, sí.

El segundo «gran pensamiento» del Club llegó en 1991, con la publicación de La primera revolución global. En él se señalaque, históricamente, la unidad social o política ha sido motivada comúnmente por la imaginación de enemigos en común:

Al buscar un enemigo común contra el que podamos unirnos, se nos ocurrió que la contaminación, la amenaza del calentamiento global, la escasez de agua, la hambruna y otros fenómenos similares, encajarían. En su conjunto y en sus interacciones, estos fenómenos constituyen una amenaza común… [y] todos estos peligros están causados por la intervención humana en los procesos naturales. Sólo con un cambio de actitud y de comportamiento se pueden superar. Por tanto, el verdadero enemigo es la propia humanidad.

No se trata de discutir aquí si la «emergencia climática» está bien fundamentada en la ciencia no politizada, o no. Sino más bien, hacer notar que: «Es, lo que es». Su iconografía psíquica ha sido captada por el culto a la «Greta».

Cualesquiera que sean sus méritos -o defectos-, un estrato importante de la sociedad occidental ha llegado a la convicción -a la que están convencidos intelectualmente y en la que creen- de que una «Emergencia Climática» es tan evidentemente correcta: que cualquier evidencia contradictoria y el argumento deben ser repudiados enfáticamente.

Esto se ha convertido en el miedo existencial occidental: el crecimiento de la población, los recursos finitos y el consumo excesivo significan el fin de nuestro planeta. Tenemos que salvarlo. No es de extrañar que en torno a esta «forma de pensar» se encuentren los anteriores temas occidentales de la política de la identidad; la eugenesia; la supervivencia darwiniana de los elegidos (y la eliminación de las iteraciones «menores» de la vida) y el nihilismo europeo (el verdadero enemigo es «nosotros», nosotros mismos).

Por supuesto, la «otra» faceta de esta proyección occidental de la «realidad» que se está volviendo crudamente evidente es el duro hecho de que Europa sencillamente no tiene ningún suministro de energía o de materias primas listo que pueda aprovechar (habiendo dado la espalda a la fuente obvia). Y como ha señalado Elon Musk,

para que la civilización siga funcionando, necesitamos petróleo y gas»; añadiendo que «cualquier persona razonable llegaría a esa conclusión.

No sólo hay que seguir utilizando el petróleo y el gas para que la civilización siga funcionando, sino que Musk dijo que una mayor exploración «está justificada en este momento».

Así pues, los gobiernos occidentales deben invitar a la miseria económica a una escala que pondría a prueba el tejido de la política democrática en cualquier país, o bien afrontar la realidad de que las cuestiones de suministro energético ponen efectivamente un límite al alcance del proyecto «Salvemos Ucrania» (sin provocar una revuelta popular por la consiguiente subida de precios).

Esta «realidad» real que se está desarrollando, por supuesto, también limita por extensión el objetivo geoestratégico occidental derivado asociado a Ucrania, que es la salvación del «orden de las reglas liberales» (tan central para las preocupaciones occidentales). La «cara» opuesta a este temor central es, por tanto, la preocupación de que el orden mundial ya esté tan roto -porque la confianza ha desaparecido- que el orden mundial emergente no esté conformado en absoluto por la visión liberal occidental, sino por una alianza de economías cada vez más cercanas económica y militarmente, cuya confianza en Estados Unidos y Europa ha desaparecido.

En nuestro mundo antes interconectado, donde Zoltan Pozsar sugiere  que lo que él llama Chimerica (el término para la manufactura china, cómodamente casada con una sociedad consumista estadounidense); y Eurusia (donde la energía y las materias primas rusas apalancaban el valor de la base manufacturera de Europa) ya no existen – han sido reemplazados por «Chusia».

Si Chimerica ya no funciona, y Eurusia tampoco, inexorablemente las placas tectónicas globales se reposicionan en torno a la relación especial entre Rusia y China («Chusia») – que, junto con las economías centrales del bloque BRICS que actúan en alianza con el «Rey» y la «Reina» en el tablero euroasiático, se forja una nueva «partida celestial» a partir del divorcio de Chimerica y Eurusia …

En resumen, la estructura global ha cambiado, y con la desaparición de la confianza, «el comercio, tal y como lo conocemos, no va a volver, y es la razón por la que la inflación creciente tampoco va a ser domada a corto plazo … Las cadenas de suministro globales sólo funcionan en tiempos de paz, pero no cuando el mundo está en guerra, ya sea una guerra caliente – o una guerra económica», señala Pozsar, el principal gurú de la fontanería financiera occidental.

Hoy asistimos a la implosión de las largas cadenas de suministro «justo a tiempo» del orden mundial globalizado, en el que las empresas asumen que siempre pueden abastecerse de lo que necesitan, sin mover el precio:

Los desencadenantes aquí [de la implosión] no son la falta de liquidez y de capital en los sistemas bancarios y bancarios en la sombra. Sino una falta de inventario y protección en el sistema de producción globalizado, en el que diseñamos en casa y gestionamos desde casa, pero nos abastecemos, producimos y enviamos todo desde el extranjero – y, donde las materias primas, las fábricas y las flotas de barcos están dominadas por estados – Rusia y China – que están en conflicto con Occidente (Pozsar).

Sin embargo, lo más significativo es el «panorama general»: Esa interconexión y confianza preconcebidas fueron las que -muy sencillamente- sustentaron la baja inflación (manufacturas baratas chinas y energía barata rusa). Y de la baja inflación surgió la pieza complementaria de los bajos tipos de interés. Todo ello constituye la «materia» del proyecto global occidental.

Pozsar lo explica:

Estados Unidos se enriqueció mucho con la QE. Pero la licencia para la QE provino del régimen de ‘baja inflación’ permitido por las exportaciones baratas procedentes de Rusia y China. Naturalmente, [situado en] la cima de la ‘cadena alimentaria’ económica mundial -Estados Unidos- no quiere que el régimen de ‘baja inflación’ termine, pero si Chimerica y Eurussia terminan como sindicatos, el régimen de baja inflación tendrá que terminar, y punto.

Estos representan esencialmente las inquietudes existenciales orientalistas. Sin embargo, Rusia y China también tienen su propia inquietud existencial, separada. Surge de una fuente de ansiedad diferente. Se trata de que las interminables y eternas guerras de Estados Unidos, emprendidas para justificar su expansionismo político y financiero depredador, además de su obsesión por extender una manta de la OTAN que envuelva todo el planeta, terminarán -inevitablemente- un día en una guerra, una guerra que será nuclear y que podría acabar con nuestro planeta.

Así que aquí tenemos dos ansiedades, ambas potencialmente existenciales. Y desconectadas; pasando la una por la otra sin ser escuchadas. Occidente insiste en que la emergencia climática es primordial, mientras que Rusia, China y los “Estados insulares del mundo de Mackinder” se las ingenian para obligar a Occidente a abandonar su presunción de misión global, su «visión hegemónica» y su arriesgado militarismo.

La cuestión para Rusia-China es, pues, cómo (parafraseando a Lord Keynes) cambiar a corto plazo las actitudes a largo plazo, que se remontan a siglos atrás, sin ir a la guerra. Esta última calificación es especialmente pertinente, ya que un hegemón debilitado es más propenso a arremeter con ira y frustración.

La respuesta de Lord Keynes fue que se requería un «golpe» a ultranza sobre las percepciones mantenidas durante mucho tiempo. Para llevar a cabo esta «operación», Rusia ha aprovechado, en primer lugar, el talón de Aquiles de una economía occidental excesivamente apalancada que consume mucho más de lo que produce, como medio para golpear las percepciones arraigadas mediante el dolor económico.

Y en segundo lugar, al apropiarse de la emergencia climática, Rusia arrebata a Occidente la antigua esfera global occidental, como medio para socavar su percepción de sí misma, disfrutando de una aprobación global imaginaria.

La primera vía la abrió Europa imponiendo sanciones a Rusia. Es probable que el Kremlin previera ampliamente la réplica de las sanciones occidentales cuando decidió lanzar la Operación Militar Especial el 24 de febrero (después de todo, existía el precedente de 1998). Y, por lo tanto, los dirigentes rusos probablemente también calcularon que las sanciones se volverían contra Europa, imponiendo una miseria económica a una escala que pondría a prueba el tejido de la política democrática, dejando a sus dirigentes enfrentados a un ajuste de cuentas con un público enfadado.

La segunda vía ha sido concebida mediante una extensión concertada del poder ruso a través de asociaciones asiáticas y africanas sobre las que está construyendo relaciones políticas, basadas en el control de los suministros globales de combustibles fósiles y de gran parte de los alimentos y materias primas del mundo.

Mientras que Occidente está presionando al «resto del mundo» para que adopte los objetivos de Net Zero (1), Putin les ofrece liberarse de la ideología radical de Occidente sobre el cambio climático. El argumento ruso tiene también una cierta belleza estética: Occidente ha dado la espalda a los combustibles fósiles y planea eliminarlos por completo en una década aproximadamente. Y quiere que ustedes (los no occidentales) hagan lo mismo. El mensaje de Rusia a sus socios es que entendemos bien que eso no es posible; sus poblaciones quieren electricidad, suministro de agua limpia e industrialización. Podéis tener petróleo y gas natural, dicen, y con un descuento respecto a lo que tiene que pagar Europa (haciendo que vuestras exportaciones sean más competitivas).

El eje Rusia-China empuja a una puerta abierta. Los no occidentales piensan que Occidente tiene su alta modernidad, y ahora quieren tirar la escalera por debajo de ellos, para que otros no se unan. Consideran que estos «objetivos» occidentales, como las normas ESG (Environment, Social and Governance), no son más que otra forma de imperialismo económico. Además, los No Alineados, que proclaman valores de autodeterminación, autonomía y no injerencia externa, atraen hoy mucho más que los valores «despiertos» occidentales, que tienen poca tracción en gran parte del mundo.

La «belleza» de este audaz «robo» de la antigua esfera occidental radica en que los productores de materias primas producen menos energía y, sin embargo, se embolsan mayores ingresos; y disfrutan del beneficio de que los precios más altos de las materias primas aumenten la valoración de las monedas nacionales, mientras que los consumidores obtienen energía y pagan en monedas nacionales.

Y, sin embargo… ¿será suficiente este enfoque ruso-chino suficiente para transformar el zeitgeist occidental? ¿Comenzará a escuchar un Occidente maltrecho? Posiblemente, pero lo que parece haber sacudido a todo el mundo, y puede haber sido inesperado, ha sido la explosión de rusofobia visceral que emana de Europa a raíz del conflicto de Ucrania, y en segundo lugar, la forma en que la propaganda se ha elevado a un nivel que impide cualquier «marcha atrás».

Esta metamorfosis puede durar mucho más tiempo, ya que Europa se hunde hasta convertirse en una lejana provincia atrasada de una «Roma Imperial» en decadencia.


*Alastair Crooke es exdiplomático británico, fundador y director del Foro de Conflictos con sede en Beirut.

Nota de Traducción

(1)Net Zero: Los países, las ciudades y las empresas se comprometen cada vez más a alcanzar el cero neto en 2050, es decir, a eliminar la cantidad de CO2 que producen para limitar el calentamiento global. En todo el mundo se establecen objetivos de reducción de emisiones a corto y medio plazo, en consonancia con el Acuerdo de París, para eliminar los peores impactos del cambio climático en esta década.

Fuente: Strategic Culture Foundation

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.