Irán desde hoy tras los vendedores de «Monday» fatal

LD. La mayoría de personas que producen y distribu­yen las bebidas alcohó­licas adulteradas tienen conocimiento de lo que es­tán comercializando y so­lo algunos pocos pudieran ser sorprendidos con que esto que están vendiendo afecta la salud de los do­minicanos.

Debido a esta situación, a partir de este miércoles y hasta el sábado en la ma­ñana, el Instituto Nacio­nal de Protección de los Derechos del Consumidor (ProConsumidor) inicia­rá un operativo en el Gran Santo Domingo, Santiago, San Pedro de Macorís y San Cristóbal para inspec­cionar si las bebidas que ofrecen estos estableci­mientos están adulteradas para luego sancionarlos de acuerdo a la normativa de esta entidad.

El anuncio lo hizo el di­rector de la entidad, Eddy Alcántara, quien agregó que ya para finales de este mes en todas las provincias del país se espera que se ha­ya realizado la inspección correspondiente.

Alcántara añadió que quienes comercializan las bebidas adulteradas lo ha­cen por las ganancias que les genera a pesar de que violentan la Ley 358-05 de Protección de los Derechos del Consumidor o Usuario.

Cierre de negocios y sometimiento judicial

“Vamos a cerrar el estable­cimiento y a llevar a la justi­cia a todo el responsable de que ese producto se venda en los establecimientos ins­peccionados”, comentó.

Recalcó que a pesar de que tiene poco tiempo en su cargo, hará lo que le co­rresponde hasta erradicar totalmente la situación, por lo que este martes sostuvo una reunión con la subdi­rección del Departamento Legal de la Dirección Gene­ral de Impuestos Internos (DGII) para intercambiar informaciones con relación a las denuncias de alcohol adulterado y empezar a dis­cutir las sanciones que se to­marán en los casos más re­cientes.

Venta en Las Cañitas

El alcohol adulterado es dis­tribuido en envases de un galón a personas o estable­cimientos que lo comercia­lizan en botellas de vidrio y plásticas, sin rotulaciones, dificultando el rastreo para las autoridades.

Desde la madrugada del sábado en la calle 12 de Las Cañitas, murieron consecutivamente cinco personas a causa de una intoxicación que se pre­sume se trataba de clerén adulterado.

Las víctimas fueron iden­tificadas como Johnny Montero, de 42 años; Be­lkis Germán, de 52; José Aquiles Francisco “Joselo”, de 41; Luis Corporán, de 67 años y Heriberto Hernán­dez, de 69 años.

Los familiares y vecinos de Johnny Montero cuen­tan que murió luego de ser trasladado al hospital a cau­sa de unos fuertes dolores en el pecho y vista borrosa.

Johnny era herrero en el sector y tenía cuatro hijos, contó su esposa a periodis­tas de este diario.

Mientras que Belkis Ger­mán fue hallada muerta el día después que falleció Jo­hnny.

Previo a su muerte, los vecinos relatan que cuando se enteró de la muerte de su compañero Johnny, vocife­ró que “ella también iba a morir porque consumió de ese mismo alcohol barato”.

“Ella ayer (el domingo) en la mañana tomó un po­quito, al rato se sentía mal, se acostó y ahí quedó”, na­rró Wanda, hija única de la víctima, quien además re­clamó que el cuerpo de su madre no ha sido entrega­do a pesar de que saben de qué murió

SEPA MÁS

Salud Pública alertó peligro

Once muertes.

Ante un nuevo brote de intoxicaciones con me­tanol a través del consu­mo de bebidas alcohóli­cas adulteradas surgido durante la Semana San­ta, el Ministerio de Sa­lud Pública actualizó la alerta epidemiológica emitida el año pasado, ante un brote similar, y pidió a los jóvenes abste­nerse de comprar bebi­das ilegales.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.