Jugadores de NBA ponen fin al boicot y aceptan seguir temporada en la burbuja de Disney

DL. Los jugadores de la NBA acordaron este jueves terminar su boicot de los playoffs en protesta contra el racismo y reanudar los juegos el viernes o el sábado.

A la espera de concretar la fecha de regreso, la NBA suspendió por segunda jornada consecutiva los tres partidos que debían disputarse este jueves y espera «reanudar los juegos el viernes o el sábado», dijo en un breve comunicado Mike Bass, vicepresidente ejecutivo de la liga.

Los juegos suspendidos el jueves en la sede de Disney World (Orlando) son Utah Jazz-Denver Nuggets (Serie 3-2) y Los Angeles Clippers-Dallas Mavericks (3-2), por la primera ronda de playoffs, y Toronto Raptors-Boston Celtics en su primer duelo por semifinales de la Conferencia Este.

Este jueves se celebraba una conferencia ente representantes de los 13 equipos que compiten por el anillo con miembros de la NBA y el presidente del Comité de Relaciones Laborales, el legendario exjugador Michael Jordan (dueño de los Charlotte Hornets), «para discutir los próximos pasos», agregó Bass.

En una reunión en Disney World la mañana del jueves, los jugadores habían acordado levantar el boicot que impusieron el miércoles en protesta por el último caso de brutalidad policial contra un hombre afroestadounidense, Jacob Blake.

Frustrados por el escaso impacto que perciben de sus reivindicaciones diarias en Disney World, los jugadores aspiran a que los multimillonarios dueños de las franquicias utilicen su influencia para presionar en busca de cambios legislativos y en los sistemas de justicia y policiales.

– LeBron llama a la acción –

La rabia y frustración se han expandido desde el lunes en la sede de la NBA por el ataque contra Jacob Blake, quien fue baleado por la espalda por dos policías del estado de Wisconsin (norte) cuando entraba a su camioneta ante la mirada de sus tres hijos.

Los Milwaukee Bucks fueron los primeros en negarse a jugar el miércoles su quinto partido de primera ronda ante los Orlando Magic, lo que precipitó que toda la jornada se suspendiera y los jugadores evaluaran cancelar el resto de la temporada.

El boicot de la NBA fue seguido por equipos de otras competiciones como las Grandes Ligas de béisbol, donde se suspendieron 3 de los 15 partidos del miércoles; la MLS, que aplazó cinco de los seis juegos, y el torneo de tenis de Cincinnati, que pospuso sus semifinales del jueves al viernes.

En una reunión la noche del miércoles, los miembros de Los Angeles Lakers de LeBron James y los Clippers de Kawhi Leonard, dos de los grandes candidatos al título, fueron los únicos en votar a favor de cancelar la temporada. LeBron, la superestrella de los Lakers, se marchó de la reunión antes del final, según medios de prensa.

En la mañana del jueves «hubo un cambio en la posición de anoche con LeBron James, entre otros, transmitiendo que lo mejor para ellos era terminar la temporada», dijo Chris Haynes, de Yahoo Sports.

«¡¡El cambio no se produce solamente hablando!! ¡Ocurre con la acción y tiene que suceder AHORA!», escribió James en Twitter tras la reunión.

Las protestas en la NBA desataron críticas el jueves de Donald Trump, que acusó a la liga de haberse convertido en «una organización política».

«No sé mucho sobre la protesta de la NBA. Sé que sus índices de audiencia han sido muy malos porque creo que la gente está un poco cansada de la NBA», dijo el presidente. «Se han convertido en una organización política, y eso no es bueno».

– Consecuencias económicas –

De acuerdo con ESPN, los veteranos Chris Paul y Andre Iguodala, presidente y vicepresidente primero de la Asociación de Jugadores (NBPA), lideraron la conversación del jueves subrayando las implicaciones que tendría negarse a terminar la temporada, que se reanudó el 30 de julio tras el parón por el coronavirus y debería concluir en octubre.

Los jugadores, que en los próximos días podrán comenzar a recibir visitas, no quieren echar por la borda los sacrificios que han hecho aislándose en el último mes y medio de la pandemia de coronavirus en Disney World, y finalmente pusieron en duda que su impacto social pueda ser mayor sin la competición en juego.

El miércoles, la directora ejecutiva de la NBPA, Michele Roberts, les detalló las consecuencias económicas que tendría para ellos la cancelación definitiva de la temporada.

Además de los salarios perdidos por los partidos cancelados, la NBA podría aplicar la cláusula de «fuerza mayor» para extinguir el actual convenio laboral con los jugadores y renegociarlo después a la baja.

La NBA, que según estimaciones podría perder unos 1.000 millones de dólares por el impacto del coronavirus, invirtió unos 150 millones de dólares en crear la llamada «burbuja» de Disney World para resguardar a los jugadores de la pandemia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.