La inclusión de la mujer en la pesca de la angula

DL. Sulay del Carmen tiene 41 años y nunca había practicado la pesca. Son las 9:30 de la noche del pasado sábado en la desembocadura del riachuelo conocido como Caño Nuevo, en Portillo, Samaná, y se prepara para pescar angulas. Está en compañía su esposo, Guillermo Mejía Mercedes de 46 años.

Ella es originaria de Higüey y él de Las Terrenas. Esta es la primera temporada de pesca para ella, ya que solo tiene tres meses viviendo en la zona. En su mano izquierda tiene un linterna y en la derecha un colador de cocina, al igual que su esposo. Junto a ellos hay tres pescadores más de angula, todos pertenecen a la Asociación de Pescadores de Angula Las Terrenas, Portillo, La Barbacoa (ASOPALPOBA), que cuenta con 69 pescadores registrados y carnetizados por CODOPESCA. En la asociación hay 8 mujeres.

Como asociación tienen permiso de explotación de angula en tres pequeños ríos, Boca Nueva, La Calolima y Lanclón, en los cuales pescan angula desde hace tres años. Sulay y Guillermo, explican que ellos pescan la angula para ayudarse a sobrevivir. Él es vendedor de víveres y ella no trabaja por ahora, pero está en búsqueda de un trabajo fijo. Aunque para ella esta pesca es relativamente fácil, el inconveniente es que se hace de noche. “Lo que si es la mala noche, a veces uno tienen que amanecer. Eso no es fácil, pero creo que vale la pena”, explicó Sulay.

Guillermo explica que este año, como asociación, decidieron que las mujeres pueden participar y formaron un grupo de mujeres para que puedan generar sus propios ingresos. “Las incluimos porque creemos que la mujer tiene también derecho de ganarse el dinero como nosotros lo hacemos, ya que esta pesca es más fácil para uno ganarse un poco de dinero”, resaltó Guillermo.

La historia se repite a lo largo de la costa norte del país, en cada río donde se explota la angula, las mujeres se involucran directamente en la faena. En el río El Limón en Samaná, en enero pasado Diario Libre conversó con una menor de edad, que a la 1 de la mañana pescaba entre decenas de personas de diferentes edades. “Vine a pescar porque me quiero poner braces y mi mamá no tiene el dinero”, explicó con una sonrisa. En Nagua, un comunitario explicó a Diario Libre que muchas de las mujeres que ofrecen servicios sexuales, prefieren pescar angula por el mayor beneficio económico que deja esta actividad.

No se sabe exactamente cuántas mujeres se están dedicando a esta actividad. Sin embargo en el primer Censo Nacional Pesquero 2019, publicado por la Oficina Nacional de Estadística, CODOPESCA y el Banco Interamericano de Desarrollo de 14,929 pescadores a nivel nacional, 1343 son mujeres, cerca de 9% del total de pescadores.

Al no estar identificada la pesca de angula en el censo, es difícil saber con exactitud cuántas de esas 1343 mujeres son pescadoras de angula en el período muestreado. Al ser consultado el tema con el actual director de CODOPESCA, Carlos José Then, considera que, aunque no se tiene el dato preciso, entiende que la mayoría de mujeres dedicadas a la pesca, es de angula. “Yo diría que sí, que la gran mayoría están asociadas al tema de la angula. En reuniones con asociaciones con mujeres pescadoras, son pocas pero hay. Yo creo que la gran mayoría entra en la pesca de la angula”, manifestó Then.

Es la una de la mañana del domingo y en Caño Nuevo solo quedan Sulay y Guillermo. Deciden irse desde que la luna menguante aparece en el horizonte. Ellos, como los demás pescadores, saben que la angula se esconde con la luz de la luna. Se llevan unos cuantos gramos, quizás unos 5, que al precio actual del mercado son unos 750 pesos, esperando que la noche oscura se alargue y el prfecio mejore en los próximos días.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.