La inflación bien vale un espacio pagado

Por Daniel Toribio. El 13 de febrero de este año el Banco Central de la República Dominicana presentó un informe sobre el comportamiento de las remesas, el cual fue publicado a página y media en la mayoría de los periódicos del país.

El título del informe es: “Banco Central informa que las remesas recibidas alcanzaron los US$759.3 millones en enero de 2022” y como subtítulo pone: “Con este monto, se establece un nuevo nivel, si se compara con períodos prepandemia como enero de 2020 y 2019”.

Qué bueno que los dominicanos en el extranjero sigan enviando las remesas a nuestros hermanos en el país. Entonces, ¿Qué es lo que resulta raro?, como ustedes se podrán dar cuenta en el subtítulo falta un año, el año pasado, el 2021

Esta forma de resaltar las comparaciones guarda diferencias de lo que el Banco Central ha hecho con las estadísticas del PIB, en las que se resalta el crecimiento comparado con el 2021, no con los años prepandémicos, ni con el crecimiento potencial de la economía.

Por desgracia, en el mes de enero del 2022, las remesas que entraron al país fueron 181.5 millones de dólares menos que en diciembre 2021, mes con el que no es bueno comparar por ser históricamente de altas remesas. Pero si la hacemos con enero del 2021, ingresaron 33.6 millones de dólares menos. Posiblemente, el no incluir en el subtítulo una comparación con el 2021 no fue un olvido.

Preocupa que esta caída del mes de enero sea un punto de inflexión hacia la baja de las remesas como resultado de la desaparición de las ayudas sociales en los países desarrollados.

Lo que más llama la atención es que haya habido espacios pagados para las remesas, para otras informaciones y artículos y no para la inflación del mes de enero de este año.

La misión del Banco Central se lee en su página web es la de: «Velar por la estabilidad de precios y garantizar la regulación eficiente del sistema financiero y el adecuado funcionamiento de los sistemas de pagos…”.

Para lograr la estabilidad de precios, desde enero del 2012 el Banco Central ha establecido una meta de inflación que en la actualidad es de un 4 % y sucede que ni en el 2020, ni en el 2021 se han cumplido con la meta, es decir con la misión del Banco.

En el 2020, la inflación fue de 5.55 por ciento (38.75 por ciento por encima de la meta) y en el 2021 de 8.56 por ciento (el 107 por ciento de la meta).

En enero de este año, la inflación fue de 1.18 %, la mas alta desde el mes de julio del 2020, y llevándola al 8.73 por ciento en los últimos 12 meses.

Debido a que en los últimos dos años hemos perdido el ancla de la meta de inflación y que la misión del Banco Central es fundamentalmente la de velar por los precios, tal vez esta información bien valía un espacio pagado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.