La moringa, del consumo frenético al abandono

LD. El consumo de moringa ha caído prácticamente en el olvido, nueve año después del frenesí por la planta que provocó el expresidente y líder cubano Fidel Castro Ruz, quien destacó en el año 2012 sus cualidades medicinales y alimenticias en un artículo publicado en la web cubadebate, en una de sus famosas reflexiones.

Castro hizo la publicación luego de aquella enfermedad que lo mandó en el 2006 a un retiro forzado de la jefatura del  Gobierno cubano.

Sus reflexiones sobre la planta que en República Dominicana crecía realenga, silvestre, en el campo y la ciudad, en patios, callejones, calles y carreteras, provocó que fuera llevada casi a su extinción, pues unos fueron detrás de sus propiedades curativas y otros del negocio del siglo con su venta hasta en las vías públicas por casi todo el país.

Los medios de comunicación; impresos, radiales, televisivos, redes sociales y otros se hicieron eco en reportajes, artículos y noticias, del desenfrenó que causó  aquí este fenómeno de oferta y demanda debido a la promoción de sus cualidades medicinales y alimenticias.

Fue tal el impacto que muchos incautos resultaron timados por vendedores desaprensivos que ofertaban cualquier tipo de hojas y arbustos haciendo creer al comprador que era moringa, sin serlo.

Luego del boom del consumo de casi todas las partes de este generoso y noble árbol (hojas, semillas, raíz y vainas), que casi enloqueció medio país en su búsqueda y consumo, que la colectaban en montes y ciudades y que se vendía hasta en las esquinas, mercados, barrios, ventorrillos y puestos de carreteras, en los años 2012, 2013 y hasta entrado el 2014, siete años después su venta, consumo y producción han caído en un punto muerto.

Hoy son pocos, pero muy pocos, los que buscan la moringa en algunas de sus partes; hojas, flores, semillas y raíces, que según estudios «posee todos los tipos de aminoácidos y decenas de propiedades medicinales», aunque Castro advertía en aquel primer artículo, del 22 octubre del 2012, que esta planta, a pesar de sus bondades y cualidades, «no debe consumirse en exceso».

Los que todavía la consumen lo hacen de forma discreta, sin bulla, motivados no solo en lo que planteó el fenecido líder cubano sobre los beneficios de su ingesta, sino otros expertos que  estudiaron esta planta, la que según indican; “ayuda a incrementar las defensas naturales del cuerpo, promover la estructura celular del cuerpo, controlar la forma natural de los niveles elevados de colesterol, reducir la aparición de arrugas, embellecer la piel, proporciona energía, aumenta la memoria,  antioxidante  y hasta antinflamatorio”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.