La urgencia de Luis Arce para reconstruir la economía de Bolivia

Por Sebastián Ochoa. SPUTNIK. El Gobierno de Luis Arce Catacora prepara una serie de medidas dirigidas a reactivar la economía boliviana, seriamente afectada por el parate mundial de la pandemia de COVID-19, así como por el Gobierno antecesor de Jeanine Áñez. Para el ministro de Economía, Marcelo Montenegro, «no solamente hay que reactivarla, también hay que reconstruirla».

Según el nuevo Gobierno, además del azote del coronavirus, la economía nacional sufrió el azote del Gobierno de Áñez (2019-2020), que además arrastra varias denuncias por corrupción entre sus funcionarios. En diálogo con Sputnik, el sociólogo boliviano Mario Murillo analiza cómo la nueva Presidencia del Movimiento Al Socialismo (MAS) trae tranquilidad a los bolsillos, tanto de sus defensores como de sus detractores.

En Bolivia se espera el desembolso de los préstamos de 704 millones de dólares otorgados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco Mundial (BM) en la primera semana del Gobierno de Luis Arce. El deseo del presidente es que antes de Navidad lleguen a las manos de 4 millones de bolivianas y bolivianos los 1.000 pesos bolivianos (unos 144,5 dólares) del Bono contra el Hambre.Prioritaria, la medida pretende asistir a quienes tuvieron pocos o nulos ingresos monetarios en 2020, gracias a los incontables puestos de trabajo que se perdieron durante la pandemia en Bolivia, entre marzo y septiembre.

Hasta abril de 2020, la deuda externa de Bolivia trepaba a 11.623 millones de dólares —el 27% de su Producto Bruto Interno (PBI)— lo que se considera una deuda sostenible. Sus mayores acreedores son el BID, con 3.362 millones de dólares; la Corporación Andina de Fomento (CAF), 2.618 millones de dólares, y la República Popular China, con 1.031 millones dólares.

En una entrevista con el canal Radio y Televisión Popular (RTP), el ministro Montenegro comentó que solicitarán una mora de dos años a los organismos y países a los cuales se les debe dinero. «No es que no vamos a pagar. El pago va a estar temporalmente suspendido para que podamos usar esos recursos en la parte productiva y proyectos de inversión pública para reactivar la economía», comentó.

Durante los tres mandatos presidenciales de Evo Morales (2006-2019), se puso fuerte énfasis en la promoción de las empresas públicas, que daban trabajo y a la vez contribuían a que los productos y servicios mantuvieran un precio de mercado razonable. Pero todo ello cambió tras el golpe de Estado que derrocó al líder aymará y la asunción al poder de Jeanine Áñez, el 12 de noviembre de 2019.

«Hay muchas empresas públicas que el anterior Gobierno ha paralizado, que en cierta forma ha querido destruir, porque generaban recursos. Es el caso de BOA (Boliviana de Aviación), la planta de urea, que generaba 150 millones de dólares anuales», explicó el actual ministro de Economía.

Y agregó: «Estamos con la idea de reactivar la producción desde las empresas públicas, claro que siempre dando incentivos correctos para que los bienes y servicios privados también lo hagan».

¿Cómo mover la economía?

Para inyectar una fuerte suma de dinero a la economía boliviana, la gestión de Arce apuesta a otra medida prioritaria. Consiste en la devolución del 10% de los ahorros previsionales que actualmente manejan las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP).

Según los cálculos de Arce, 2 millones de personas solicitarán la devolución de esa parte de sus aportes. De esta manera se inyectarían 2.200 millones de dólares a la circulación económica.

Pero para el ministro de Economía no es tan sencillo como se había prometido en campaña. «Hay varios elementos que se deben considerar. Se debe tomar en cuenta que muchos recursos de las AFP están invertidos en instrumentos financieros de mediano y largo plazo. Habría que desinvertirlos para devolver a los aportantes», dijo. Otro problema estaría en que «el grueso de los aportes provienen de salarios de trabajadores de bajos ingresos».

«Si queremos hacer una devolución con sentido, deberíamos abarcar una cantidad de recursos importante, lo cual podría desestabilizar el fondo de pensiones o poner en riesgo la jubilación de los aportantes», sostuvo.

Y comentó que en su Ministerio están realizando las evaluaciones necesarias para determinar la viabilidad de esta propuesta.

¿Después de la tormenta viene la calma?

Mario Murillo es sociólogo y docente en la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), en La Paz, donde integra el Instituto de Investigaciones Sociológicas (IDIS). «Con la coyuntura tan dura que hemos vivido este 2020, la medida del bono no es nada espectacular. Pero si se la plantea bien, va a ayudar a gente que lo necesita», consideró, consultado por Sputnik.

Por otro lado, Murillo detectó en estos primeros días de gestión de Arce «algo que se pierde vista». A su juicio, «se detuvo el desmantelamiento, en términos de corrupción, de buena parte del Estado boliviano. Los casos de corrupción en el Gobierno de Áñez han sido enormes», valoró.

Actualmente, la mayoría de ministerios asumidos el 8 de noviembre pasado realiza auditorías internas para conocer su verdadero estado de situación. «Más allá de la contracción económica producida por la pandemia, un gran reto de Luis Arce estará en actuar con eficacia después del desmantelamiento de un año de las arcas del Estado», agregó el sociólogo, quien viene observando «un sentimiento de alivio» en La Paz, donde vive.

Esta sensación de tranquilidad va más allá del partido político en el cual cada uno decida embanderarse. «En la vida cotidiana, más allá de la posición ideológica y política, la mayor parte de las personas siente que tenemos —con más o menos luces y sombras— un nuevo Gobierno más democrático, más capaz», concluyó Murillo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.