Los hielos en Noruega revelan decenas de artefactos de la Edad de Piedra y la Edad Media

SPUTNIK. Debido al cambio climático, un grupo internacional de científicos de las Universidades de Cambridge, Oslo y Bergen ha recuperado de un parche de hielo en Noruega un número extraordinario de artefactos que datan de la Edad de Piedra y la Media.

Recolectaron un total de 68 flechas, algunas con puntas y otras sin ellas, además de un número de otros artefactos. Casi todos los objetos se hallaron en un área que no supera las 18 hectáreas y pertenece al macizo montañoso de Jotunheimen, situado en el sur de Noruega.

Las flechas más antiguas datan de alrededor de 4100 a.C, mientras que las más recientes son de aproximadamente1300 d.C, revelaron los resultados de un análisis de radiocarbono.

Todas estas puntas fueron producidas de distintos materiales, incluido hueso, roca de pizarra, hierro, cuarcita y concha de mejillón. Unas puntas conservaron el hilo y el alquitrán utilizados para fijarlas en la madera.

Los arqueólogos creen que, la zona donde se produjo el hallazgo, sirvió durante milenios como un terreno clave para la caza de renos. Llegaron a tal conclusión basándose en el análisis de casi 300 unidades de cuernos y huesos de estos animales, que también se encontraron en el área y en el hecho de que los renos todavía acuden a la zona.

Todos estos hallazgos representan un «tesoro escondido», asegura William Taylor de la Universidad de Colorado en Boulder, quien no estuvo involucrado directamente en esta investigación. Señala que es muy inusual que se recuperen tantos artefactos de un solo lugar.

«Podrías esperar encontrar un puñado de objetos si tuvieras suerte. Es extremadamente raro y extremadamente importante», enfatizó.

Por lo visto, las flechas se han desplazado del lugar donde cayeronoriginalmente debido al hielo que había estado derritiéndose durante muchos años. Esto hace difícil sacar mucha información acerca de la actividad que estaba asociada al uso de estos objetos, agregó Lars Holger Pilo, del Departamento de Patrimonio Cultural del Consejo del Condado de Innlandet, quien es uno de los coautores del estudio.

«El hielo es un conservador de artefactos, pero al mismo tiempo es también un destructor de la historia», aseveró.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.