Los líderes latinoamericanos toman la palabra en la 75 Asamblea General de la ONU

SPUTNIK. Varios líderes mundiales, entre ellos, algunos latinoamericanos, participan en la sesión de la tarde de la 75 Asamblea General de la ONU que se celebra en Nueva York y de forma remota a través de videoconferencia.

Es la primera Asamblea de la historia que se celebra principalmente en este formato debido a las actuales restricciones por el coronavirus. La ONU también les dio permiso a los líderes mundiales para visitar personalmente la sede de la organización si lo deseaban.

El segundo día de la Asamblea está marcado por los discursos de varios líderes latinoamericanos, entre ellos los presidentes de Ecuador, Bolivia, Paraguay, República Dominicana, Venezuela y Panamá.Durante el debate, los líderes de los 193 Estados miembros de la ONU tienen una oportunidad única de dirigirse a una audiencia mundial sobre un tema de su elección relacionado con el desarrollo, la paz, la seguridad y el derecho internacional, entre otros.

El 15 de septiembre la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas inauguró su 75 período de sesiones. El Debate General está programado entre el 22 al 26 de septiembre y el 29.

Ecuador califica el apoyo financiero de organismos internacionales como «fundamental»

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, destacó la importancia del apoyo brindado por los organismos financieros internacionales a su país como algo fundamental en estos meses. Así, puso de relieve la importancia de favorecer las economías emergentes y en desarrollo.

«Para Ecuador, el apoyo de los organismos financieros internacionales ha sido fundamental en estos meses», declaró el mandatario ecuatoriano.

Moreno dijo que el COVID-19 ha puesto «toda la presión sobre el multilateralismo», porque después de estos seis meses la emergencia no solamente es sanitaria, sino también social y económica.

En este sentido, llamó al «fortalecimiento» del multilateralismo, el cual es «necesario y urgente». Y es que, según Lenín Moreno, la pandemia del COVID-19 ha puesto presión sobre el multilateralismo porque después de seis meses la emergencia no solo es sanitaria sino también social y económica, y ha dejado en evidencia grandes brechas digitales, producto de la desigualdad.

Por otro lado, Moreno se mostró agradecido por la moratoria de la deuda para los países pobres a la que hizo referencia el presidente del Banco Mundial. Esa institución, junto con el Fondo Monetario Internacional, reconoció la importancia de ayudar a las economías emergentes y en desarrollo.

«Ecuador respalda y agradece esas propuestas, y hace un llamado a considerar a los países de renta media, pues todas las naciones afrontamos graves problemas económicos», dijo Moreno.

De igual manera, el mandatario ha dicho que su país apoya la iniciativa para acelerar las vacunas para enfrentar la pandemia del COVID-19.

«Mi país destaca el liderazgo de la Organización Mundial de la Salud y su liderazgo durante esta emergencia, por eso apoyamos la iniciativa (…) para acelerar el acceso a vacunas anticovid y la existencia de un repositorio de tecnologías para luchar contra la pandemia», dijo Moreno en su discurso.

Según el político ecuatoriano solo así habrá acceso a vacunas y tecnologías libres de patentes, distribuidas de forma justa, con especial atención a los más vulnerables.

Moreno también dijo que apoya una reforma profunda de la Organización de las Naciones Unidas para que esta sea más eficiente. A ese respecto comentó que es necesario garantizar una mayor rendición de cuentas y maximizar su eficiencia, pues el actual sistema ONU no refleja la realidad de hoy.

«Ecuador apoya firmemente la iniciativa de avanzar en una reforma profunda del sistema ONU. Es necesario garantizar una mayor rendición de cuentas y maximizar su eficiencia. Es necesario revisar el sistema que creamos al final de la segunda guerra mundial, pues no refleja ya la realidad actual», declaró Moreno.

En criterio del mandatario ecuatoriano, también es importante garantizar la asignación de fondos, por lo que los Estados deben cumplir con su obligación de contribuir a la organización, sin condiciones y sin amenazas.

El presidente saludó la próxima entrada en vigencia del tratado sobre la prohibición de armas nucleares y dijo que la pandemia debe ser una razón adicional para acelerar las obligaciones de desarme y liberar recursos necesarios para la reactivación.

Bolivia cree que América Latina aún no supera la amenaza autoritaria

La presidenta transitoria de Bolivia, Jeanine Áñez, puso el acento sobre «la amenaza autoritaria» que pesa sobre la región latinoamericana y señaló el peligro que perdura de que las sociedades caigan «rendidas» ante la opresión.

Así, América Latina se enfrenta actualmente al dilema de tener que optar por la democraciao la dictadura, entre la garantía de la libertad o el «populismo caudillista y autoritario», según Áñez, quedando atrás las viejas dicotomías izquierda-derecha y estatismo-neoliberalismo.

«América Latina tiene dos caminos por delante y que debe escoger (…): uno es el camino de la libertad, y el otro es el camino de la opresión. Nos encontramos ante el dilema que surge entre democracia y dictadura», dijo la mandataria.

Con el nuevo panorama político de Bolivia, el país tiene la oportunidad de recuperar la libertad de los ciudadanos y Áñez señala a ese respecto a las próximas elecciones que se celebrarán en el país el 18 de octubre.

En el contexto electoral, Áñez ha querido destacar que «somos un pueblo que quiere democracia, salud, empleo y oportunidades» y que por eso su Gobierno ha apostado por hacer entrega de bonos y dinero a los ciudadanos. La presidenta transitoria boliviana también elogió a su propio Gobierno por el combate contra la pandemia, sin mencionar los casos de corrupción que investiga actualmente el Parlamento ni las masacres de sus opositores denunciadas por organismos internacionales.

En lo relativo a las relaciones con otros países de la región, la mandataria ha dejado claro que su país no tiene encona contra el Gobierno de Cuba a pesar de las desavenencias ideológicas. En el caso de Argentina, la presidenta ha dicho que el Gobierno kirchnerista acosa sistemáticamente a las instituciones bolivianas.

«¿Cuál es la autoridad que tiene el Gobierno argentino para hacer de la intromisión la clave de su política exterior hacia Bolivia?», cuestionó Áñez.

Asimismo, preguntó sobre las credenciales que tendría el Gobierno argentino «para amparar una conspiración violenta de Evo Morales contra la democracia boliviana desde suelo argentino», en referencia a la participación del expresidente de ese país en la política interna de Bolivia.

La mandataria dedicó gran parte de su discurso a atacar al expresidente Evo Morales (2006-2019), exiliado precisamente en Argentina, a quien calificó como tirano y dictador que cometió violaciones de derechos humanos y de otros tipos, planteando la disyuntiva entre populismo y democracia.

Áñez llamó también la atención sobre la «impunidad» que Buenos Aires habría ofrecido a «este exdictador (Morales), por violaciones a derechos humanos, por violaciones sexuales contra niñas o mujeres menores de edad o por complicidad en asesinato político», que definió como delitos de lesa humanidad.

Las referencias a Morales y su exilio en Argentina coronaron el discurso con el que Áñez defendió su ascenso al poder en noviembre de 2019, por autoproclamación y sin aval parlamentario, presentándolo como un acto de recuperación democrática tras el largo ciclo del Gobierno «dictatorial» y «populista» de Morales.

Según Áñez, en el caso de Bolivia la amenaza del autoritarismo populista de la que hablaba al principio de su intervención estaría representada por Morales y «su casta», como se refirió aparentemente al Movimiento Al Socialismo, cuyo candidato Luis Arce emerge en las encuestas como favorito para ganar las próximas elecciones.

Paraguay reivindica una «mirada más humana» de los organismos financieros

El presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, empezó su alocución hablando de la pandemia. Esta, dijo, vino a cambiar la realidad de todos, trajo dolor e incertidumbre a todos los países y representa el desafío más grande que ha encarado la humanidad desde la Segunda Guerra Mundial, citando a la canciller alemana, Angela Merkel.

El coronavirus, sostuvo el presidente, ha provocado a los países más endeudamiento y dificultades económicas. Por eso los organismos financieros internacionales deben reformular sus estrategias tras la pandemia para tener una mirada más humana y solidaria.

«Los organismos financieros multilaterales deberían rediseñar sus estrategias para fomentar la reactivación económica, con una mirada más humana, solidaria y extraordinaria», declaró el mandatario paraguayo.

Abdo Benítez se refirió al multilateralismo como una forma de afrontar las problemáticas  del mundo actual y como herramienta efectiva en lo respectivo a las necesidades que comparte la comunidad mundial: ya se trate de problemas de armas, de medioambiente, de paz, de cambio climático o de comercio internacional.

En ese sentido, el gobernante no dudó en apuntar a la consecución de los objetivos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y a la firma del acuerdo de libre comercio entre el Mercosur y la Unión Europea y otros acuerdos como objetivos claros para Paraguay.

«En el espíritu integracionista de aumentar el intercambio comercial y lograr beneficios mutuos para las economías y sociedades, el Paraguay apuesta a la pronta firma del Acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea, así como con la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA)», expresó.

Asimismo, en el plano internacional, el presidente declaró que Paraguay apoya la solicitud de Taiwán de ser incluido en el sistema de naciones de la ONU y celebró el establecimiento de relaciones diplomáticas de Emiratos Árabes Unidos y Bahréin con Israel. A nivel regional, Paraguay seguirá respaldando las denuncias a nivel internacional sobre supuestas violaciones a los derechos humanos ocurridas en Venezuela, dijo.

«La diáspora venezolana es la segunda mayor del mundo. Más de cinco millones de venezolanos se han visto forzados a emigrar a nuestros países. Expreso una vez más mi solidaridad con el sufrimiento del pueblo venezolano y el Paraguay seguirá apoyando las denuncias internacionales contra las violaciones de derechos humanos en Venezuela», dijo el mandatario.

Por otro lado, Abdo Benítez aprovechó para reivindicar una transformación de la ONU que contemple un Consejo de Seguridad «más inclusivo y apto ante amenazas a seguridad y paz internacionales».

República Dominicana exige una vacuna contra el COVID-19 accesible para todos

El presidente de República Dominicana dedicó, como el resto de los participantes, gran parte de su intervención a la pandemia y sus estragos. Luis Abinader exigió por videoconferencia que la futura vacuna contra el COVID-19 sea accesible para todo el mundo.

«Debemos actuar en la salud, educación y tecnología para acabar con el COVID-19. Y exigimos que la vacuna sea accesible para todo el planeta», reclamó Abinader en su discurso.

El mandatario señalaba que el virus ha golpeado con especial dureza a su país, ocasionando mucho gasto social y la mayor inversión en salud de la historia del mismo. Precisamente esa es la vía correcta, aseguró.

La pandemia emerge como nueva gran amenaza que se suma a la ya existente del cambio climático, recordó Abinader, quien destacó que este último problema afecta especialmente a países isleños como el suyo.

«Un sistema más equitativo hubiera sido un mejor escudo contra los estragos del COVID-19», reconoció Abinader, quien llamó a la ONU a estar a la altura de circunstancias como la actual, para ir más allá de la diplomacia global y ocuparse del futuro del planeta. Por su parte, la República Dominicana se compromete a contribuir, aseguró, a construir un mundo sostenible durante al menos 75 años más.

Venezuela denuncia que es víctima de un ataque «multiforme» por parte de EEUU

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro,denunció durante su intervención ante la Asamblea General de la ONU que Estados Unidos se ha transformado en la mayor amenaza de la paz mundial.

«Estados Unidos y su Gobierno deben abandonar la vieja práctica de criminalizar a quienes no nos subordinamos a sus designios en este mundo y mantenemos una política de independencia y soberanía. Estados Unidos se ha transformado en la más significativa amenaza a la paz global», dijo el mandatario venezolano.

Asimismo, el mandatario venezolano hizo referencia a las sanciones económicas impuestas por Estados Unidos a Cuba hace más de 60 años, a las que calificó como criminales. Maduro respaldó el llamado de Naciones Unidas para que cese el bloqueo contra «nuestro hermano pueblo de Cuba».

Además, señaló que el país caribeño se encuentra bajo un ataque constante. «Nuestra patria es víctima de un ataque multiforme por parte del imperio estadounidense en el campo mediático, en el campo político, en el campo económico», expresó Maduro durante su alocución telemática ante la Asamblea General de la ONU.

A pesar de esta actitud de Washington, Caracas ha sabido mantenerse firme y ha podido hacer frente a las medidas coercitivas que le han sido impuestas, destacó Nicolás Maduro.

«Las medidas unilaterales impuestas por el Gobierno de Estados Unidos han intentado doblegar a los venezolanos. Sin embargo, nuestro pueblo junto al Gobierno constitucional ha resistido con heroicidad el oprobio, la ilegalidad, la inhumanidad de un imperio que hoy representa la más grande amenaza que enfrenta el mundo pluripolar y multicéntrico», acotó el gobernador.

El presidente abogó por que Estados Unidos cese el recrudecimiento de las sanciones en medio de la pandemia del COVID-19.

«Es necesario que los países defensores de la paz se activen y hagan entender al Gobierno de EEUU que en medio de una pandemia mundial nadie entiende que haya un recrudecimiento de la persecución criminal del bloqueo contra países nobles como Cuba, Nicaragua, Venezuela, Siria y otros países hermanos», expresó el mandatario.

Maduro aseguró que el Gobierno está dispuesto a hacer frente a las imposiciones del «imperio» estadounidense.

«Imperio que a su vez está escribiendo los más horrorosos capítulos de inhumanidad e imposición criminal, debe saber el mundo que estamos dispuestos a combatirlos con la fuerza de nuestra historia (…) y del derecho internacional», acotó.

El jefe de Estado recordó que Estados Unidos y Colombia participaron en el intento de incursión marítima del pasado 3 de mayo, el cual tenía como objetivo asesinarlo y atentar contra instituciones del Estado.

Maduro reiteró la necesidad de reivindicar los principios y respeto a la soberanía y a la autodeterminación de los pueblos expresado en la carta de Naciones Unidas.

El presidente dijo, no obstante, que el Gobierno estadounidense está a tiempo de volver a la legalidad internacional y de revertir el «desprestigio y el malestar global que sus arbitrariedades y arrogancias provocan al mundo consciente».

Además, denunció que a Venezuela le han «arrebatado» más de 30.000 millones de dólares «secuestrados» en bancos de Estados Unidos y Europa, los cuales podrían ser utilizados para la compra de medicamentos y alimentos.

Con respecto a la política interna, el presidente de Venezuela se mostró confiado en que en el país hay garantías para celebrar los comicios parlamentarios del próximo 6 de diciembre. Es por esto que el Gobierno venezolano ha extendido varias invitaciones para que el mundo «sea testigo de una democracia viva».

El mandatario señaló que nadie podrá quitarles a los ciudadanos de su país el derecho a elegir un nuevo poder legislativo.

«Nadie decide por nosotros los venezolanos y las venezolanas, nosotros no intervenimos ni pretendemos hacerlo ante otra nación, somos respetuosos y por eso exigimos respeto», acotó.

Cabe destacar que la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) acusó a los funcionarios venezolanos de ser parte de un esquema de interferencia electoral para evitar que las elecciones parlamentarias convocadas, en que los venezolanos elegirán a 277 diputados a la Asamblea Nacional para el período 2021-2026, sean «libres y justas».

Volviendo a EEUU, Maduro también condenó las sanciones que ese país impuso contra representantes del Consejo Nacional Electoral (CNE).

«En franca violación al derecho internacional (Estados Unidos) impuso ilegalmente nuevas medidas coercitivas unilaterales contra las instituciones venezolanas, en este caso contra el poder electoral para tratar de interferir en la realización de las elecciones parlamentarias previstas en la Constitución», sostuvo.

El pasado 4 de septiembre, el Gobierno estadounidense sancionó a la presidenta del CNE, Indira Alfonzo, y al rector, José Luis Gutiérrez.

Además de los dos funcionarios del CNE, también fueron sancionados el procurador general del país, Reinaldo Muñoz, y David de Lima, un abogado que fue gobernador durante el Gobierno de Hugo Chávez (1999-2013).

La OFAC comunicó que esas cuatro personas son «figuras clave que han facilitado los esfuerzos del régimen ilegítimo de (Nicolás) Maduro para socavar la independencia y el orden democrático de Venezuela».

En otro orden de cosas, el mandatario aseguró que Venezuela es el país que más pruebas ha realizado en América Latina para la detección de COVID-19, con cerca de «1.900.000 pruebas gratuitas, lo que ha representado el promedio de 62.489 pruebas por millón de habitantes; podemos decir que somos el país latinoamericano y caribeño que más pruebas (de COVID-19) ha hecho a su pueblo».

El presidente venezolano aprovechó la oportunidad para saludar a Rusia, China y Cuba por el desarrollo de la vacuna contra COVID-19, dice Maduro

«Saludamos los esfuerzos científicos de naciones hermanas como Rusia, China y Cuba en la creación de una vacuna segura contra el COVID-19 y confiamos en que tales hallazgos serán considerados un bien público global con libre acceso para los pueblos del mundo sin discriminación», expresó el mandatario.

El político consideró que se debe reforzar el papel de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en medio de la pandemia de COVID-19.

«Venezuela considera que el papel de la Organización Mundial de la Salud debe ser un ejemplo de multilateralismo que necesitamos reforzar, que actúe y hable de manera fiel sin doblegarse a presiones y ataques de los poderosos que confirma su autoridad moral, científica y cooperación en base a la solidaridad», sostuvo.

De igual manera, el presidente propuso la creación de un fondo rotatorio para que los países víctimas del bloqueo tengan acceso a alimentos y a medicamentos.

«Venezuela propone la creación de un fondo rotatorio de compras públicas en el sistema de Naciones Unidas para garantizar el acceso a los alimentos y a los productos de salud financiados con recursos públicos. Ello permitirá enfrentar la discriminación y el bloqueo económico contra los países, facilitando a los gobiernos adquirir bienes y servicios necesarios», expuso.

Maduro llamó a fortalecer las políticas y los fondos de financiamiento orientados al desarrollo de cadenas productivas locales y nuevos actores económicos, así como la creación de un banco de tecnologías libres y procesos universales de formación y capacitación.

El jefe de Estado indicó que la pandemia cambió las prioridades de la humanidad, y además hizo evidente las desigualdades del mundo.

Panamá exige en la ONU cambios estructurales contra la desigualdad

El presidente de Panamá, Laurentino Cortizo,abogó por generar transformaciones estructurales profundas ante las desigualdades evidenciadas por la pandemia de COVID-19.

«El mundo pospandemia seguirá con los mismos problemas, pero en condiciones más extremas, y solo será distinto si ahora, mientras tomamos medidas de mitigación, generamos transformaciones estructurales profundas», afirmó Cortizo en su discurso, transmitido en el plenario del Debate General que sesiona de forma virtual por la pandemia de COVID-19.

El mandatario istmeño reconoció que el coronavirus puso a prueba los paradigmas de la sociedad actual, y evidenció las profundas desigualdades ya existentes, pero estimó que la crisis impone la construcción de un futuro más justo. En este sentido presentó su apuesta por la ciencia, tecnología e innovación

Cortizo destacó que su país mantuvo operativas las 144 rutas marítimas y 1.700 puertos servidos por el Canal de Panamá, para garantizar la continuidad de la cadena logística de suministros globales, especialmente de alimentos y medicinas.

Nito mencionó especialmente la labor de colaboración que realizó su país al dar paso a los cruceros Zaandam y Rotterdam para que sus pasajeros con coronavirus pudieran ser atendidos.

En su exposición, el mandatario reivindicó la «prosperidad compartida» como resultado de una visión común de solidaridad global, a partir de la unidad para encarar los problemas que afectan a toda la humanidad.

Señaló que un nuevo orden multilateral implica un compromiso real de cada país de llevar a cabo acciones concretas para cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible, y aplicar de manera efectiva lo colegiado en este foro.

«Tenemos que edificar una nueva sociedad más solidaria, más equitativa, más justa. Unidas las naciones, construiremos el futuro que queremos. No nos equivoquemos, la acción multilateral es el camino correcto», concluyó Cortizo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.