Luisín: ¿se va o se queda?

Me sale del alma recordar a José Ingenieros: ‘’vacilar en mitad del camino, es traicionar el pensamiento’’. Y digo esto, porque los que leen mi columna, saben que mi candidato a sustituir a Luisín Mejía, es José Manuel Ramos, presidente de la Federación Dominicana de Deportes Ecuestres.

Es lo mejor que puede pasar para dar inicio a un relevo dirigencial.
Siempre he considerado como un acto de inmoralidad y de injusticia, callar la verdad y más cuando afecta a sectores que juegan un rol trascendente, como lo es el deporte.

Pienso que el Comité Olímpico Dominicano se convierte en un hazmerreir a nivel internacional, cuando el tema que lo divide, es si su presidente, Luisin Mejía, debe abandonar su posición, aún y cuando fue electo por cuatro años.
Pero, vayamos a los hechos: ¿Hubo un acuerdo entre Luisín Mejía Y Colin Acosta? Claro que sí, sólo así se explica que Antonio Acosta, un veterano dirigente de mil batallas, dejara libre la posición de secretario general. Pero en defensa de la historia, como escribió: Richard J. Evans, agrego que ese acuerdo verbal se llevó a cabo en un lugar público de la avenida Máximo Gómez, teniendo como testigos a los federados: José Luis ‘’Borola’’, William Ozuna, Gilberto García, Edwin Rodríguez y Miguel Rivera. No hubo firmas. Sólo discursos de buenas intenciones.

Más verdades sobre la mesa: en el caso hipotético de que se hubiese firmado el acuerdo, éste no vincularía ni obligaría a las demás federaciones a cumplirlo. Nadie puede decidir por Persio Maldonado, Rafael Uribe, Garibaldy Bautista, Luis Chanlatte, Radhamés Taveras, Carlos Elmúdesi y otros federados.

No podemos tapar el sol con un dedo. Es el mismo Luisín Mejía quien ha expresado la posibilidad de irse en diciembre, contrariando a sus seguidores, mientras, Antonio Acosta y los suyos, sólo piensan en dirigir el COD a partir de diciembre.

Aunque la imagen del COD y su presidente se afectan con este bochinche interminable que a nadie favorece y más ahora que estrenamos un nuevo ministro de Deportes, desde las mismas entrañas del movimiento deportivo: Francisco Camacho, cualquier solución al conflicto, sería personal, pues la asamblea de federaciones no está en la facultad de asumir como tema de agenda, un acuerdo fuera de lo institucional.

Luisín ha tenido un excelente desempeño durante la covid, pero ha tenido que resolver cosas que no estaban en su agenda, mientras Colin espera diciembre con ansiedad.

Luis Chanlatte tiene razón. Luisin está en deber de decidirse ahora. Debe de explicar ante las federaciones, prensa y movimiento deportivo nacional, que fuerzas tan poderosas, lo obligan a irse o a quedarse.

Por: Ramón Rodríguez centrodeidiomaswashington@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.