Manatíes Juanita, Pepe y Lupita, estarán en supervisión varios meses

ED. BAYAHÍBE.-“Vamos con Juanita para el agua», con esta orden que fue vociferada por un veterinario inició el proceso de reintroducción a su hábitat natural de la referida manatí junto a sus compañeros de vida Pepe y Lupita, quienes tenían varios años confinados a un estanque en el Acuario Nacional, en Santo Domingo.

Sujetada a unas correas especiales y subida por una grúa empezó el descenso de Juanita al mar, luego de 8 años sin estar en un escenario similar.

Luego de esta manatí fueron reintroducidos en aguas de esta localidad, Pepe y Lupita, quienes pertenecen a la especie antillano que se encuentra en peligro crítico de extinción.

El proceso, liderado por el Ministerio de Medio Ambiente, se produjo cuando el sol apenas empezaba a salir ayer domingo.

Traslado monitoreado

Antes que se concluyera con esta hazaña los ejemplares duraron alrededor de tres horas en un complejo traslado que se inició en horas de la madrugada en el Acuario Nacional.

La mayor resistencia para salir de este centro fue presentada por Pepe, el cual movió con fuerza su voluminoso cuerpo de más de mil libras cuando fue levantado por la grúa destinada para esos fines.

“Bájenlo, bájenlo», fue la reacción de todos los presentes, quienes en ese instante temían lo peor.

Superada esta prueba, se inició el traslado en tres camiones en los que cada manatí fue acompañado por veterinarios, biólogos y técnicos, quienes tenían la misión de mantener a estos mamíferos marinos con temperaturas entre 35 y 37 grados, ya que son sensibles al frío y pudieron presentar hipotermia. Cada 10 minutos se les debían revisar sus signos vitales como frecuencia cardíaca y respiratoria, porque la operación comprometía el estado físico de los tres manatíes.

Cuando fueron puestos en el agua Juanita y Pepe se vararon por unos minutos en la orilla producto de su inexperiencia en estos ambientes. La última vez que estuvieron en el mar eran bebés.

“Juntos hemos hecho historia», manifestó el ministro de Medio Ambiente, Orlando Jorge Mera, tras ser informado de que la reintroducción se realizó sin mayores inconvenientes.

¿Qué sigue?

De ahora en adelante los mamanatíes estarán siendo monitoreados por veterinarios y buzos en un amplio espacio controlado hasta que se puedan adaptar a las nuevas condiciones.

A este tipo de proceso se le conoce como liberación blanda.

Tendrán un cerco de unos 600 metros cuadrados y alrededor de tres metros de profundidad.

En ese lugar se les continuará cambiando la alimentación hasta que solo coman pastos marinos que es la comida que encontrarán en el mar.

En el Acuario Nacional estaban acostumbrados a comer lechugas y otras verduras, pero como parte del proceso de preparación en los últimos meses se les fue cambiando paulatinamente esta dieta por varias hierbas marinas para hacerles más fácil el proceso de adaptación.

Cuando los técnicos determinen, los manatíes serán liberados definitivamente.

¿Por qué en Bayahíbe?

Meses antes de ser liberados, técnicos del Ministerio de Medio Ambiente y del Acuario Nacional realizaron estudios de factibilidad del lugar de reintroducción.

Se necesita un ambiente con disponibilidad de fuentes cercanas de agua dulce porque esta es la que beben los manatíes a pesar de estar en el mar.

El lugar seleccionado cumple con estas características, además de que en esta zona tiene su mayor presencia la Fundación Dominicana de Estudios Marinos que ha desarrollado una labor de concientización sobre la importancia de preservar los manatíes y han estado a cargo de Remi, otra manatí que pernocta en estás inmediaciones.

Historias de agresión

Los tres manatíes que fueron liberados se encontraban en el Acuario Nacional, luego de ser víctimas de agresiones por pescadores, como ocurrió con el caso de Juanita, encontrada con más de 10 heridas en el año 2012 y Lupita que fue rescata en el año 2018 en Luperón, Puerto Plata.

Por su parte, Pepe fue encontrado con heridas causadas aparentemente por una embarcación en las inmediaciones del río Haina en 2012.

Los pesos de estos mamíferos oscilan entre las 800 y las 1,500 libras.

En nuevos hábitat

—1— Proceso

El proceso para devolver los manaties al mar duró tres meses.

—2— Traslado

Fueron trasladados en camiones especiales la madrugada del domingo.

—3— En el Acuario

Las especies estaban en el Acuario Nacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.