Más de 40 muertos por fuertes lluvias en Pakistán

EM.Al menos 45 personas han perdido la vida y otras 27 han resultado heridas por las fuertes lluvias que azotan el noroeste de Pakistán. Las lluvias han provocado deslizamientos de tierra y riadas que han causado destrozos en numerosas viviendas, por lo que las autoridades han evacuado a las poblaciones de zonas cercanas a ríos como el Swat o el Kunhar, cuyos niveles de agua están creciendo.

El distrito de Kohistan, en la provincia de Khyber Pakhtunkhwa, es el más afectado con 12 muertes, seguido de Shangla con 10, según informó la Autoridad Provincial de Gestión de Desastres de Khyber Pakhtunkhwa. También se han producido víctimas en las zonas tribales bajo control federal y en Cachemira. En Afganistán se han registrado al menos 13 muertes por motivos similares.

Varios puentes y carreteras han sido bloqueados por la crecida de los ríos y por los corrimientos de tierra. Las autoridades esperan más incidentes dado que sigue lloviendo con fuerza en la zona.

En un comunicado, el primer ministro paquistaní, Nawaz Sharif, lamentó las pérdidas humanas y exhortó a los equipos de emergencia a trabajar con dedicación para prestar rápidamente ayuda médica, alimentos y refugio a los afectados.

Mala calidad de las infraestructuras

En Pakistán -y en el sur de Asia- es habitual que las lluvias anuales provoquen desbordamientos, inundaciones y derrumbes que suelen acabar con numerosos muertos, una situación que empeora debido a la mala calidad de las infraestructuras y las viviendas. Los agricultores, además, ven cómo sus tierras de cultivo quedan destruidas bajo el agua.

El mes pasado, 40 personas fallecieron y 70 resultaron heridas durante las intensas lluvias que vivió el país asiático.

A las primeras lluvias de la temporada se les une el deshielo de las montañas, pero la mayoría de daños tiene lugar durante el monzón del verano. El año pasado en Pakistán más de un millón de habitantes se vieron damnificados por las lluvias monzónicas, cifra lejana a las de 2010, cuando las inundaciones por el peor monzón de la historia provocaron 2.000 muertes, destruyeron 1,7 millones de casas y afectaron a 21 millones de personas. El Banco Mundial estimó que los daños habían sido de casi 10.000 millones de dólares.

Frente a las muertes y daños ocasionados por las lluvias, la mitad sur de Pakistán suele sufrir también la situación opuesta: largas sequías que, sobre todo, temen los campesinos. Un ejemplo es la región sureña de Tharparkar, donde han muerto ya más de cien niños este año por malnutrición, castigada sin lluvias desde hace cuatro años.

En el departamento meteorológico nacional no olvidan los años 1969 y 2002, cuando las precipitaciones prácticamente bajaron un 90%, y los años 1987 y 1991, cuando se redujeron un 75%, un mazazo para la economía agrícola del país.

No es de extrañar que el Índice Global de los Riesgos del Clima, publicado por Germanwatch, sitúe a Pakistán como el octavo país más afectado por incidentes relacionados con el clima extremo en los últimos 20 años. Casi 500 personas mueren cada año por estos motivos en el país asiático.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.