Maya también arriesgó su vida, duró 5 días en el mar

LD. El lanzador Yunesky Maya tiene 39 años de edad. Le dicen El Guerrero pues su espíritu se mantiene bien alto al momento de com­petir en el terreno de jue­go.

El cubano reside en Mia­mi durante el verano y vie­ne al país a participar en la pelota invernal. Estará en su cuarta campaña segui­da con las Aguilas Cibae­ñas, y en los tres últimos campeonatos ha sido cam­peón de Lidom, aunque con distintos clubes.

Esta última es una cir­cunstancia maravillosa que comparte con el do­minicano Junior Lake. Los dos han estado en los tres últimos equipos campeo­nes, en uno con su propio club, en otros dos como refuerzos. Maya lo hizo en 2017-18 jugando para su club Aguilas Cibaeñas, y luego ha sido captado por Estrellas Orientales en 2018-19 y con los Toros fue ganado el torneo pasado.

Lake fue refuerzo de las Aguilas en el citado torneo, luego fue campeón con su equipo verde, y el torneo 2019-20 también fue re­fuerzo de los Toros.

Sus inicios

La historia de Maya es es­pectacular. Empezó en 2003 en el terreno de jue­go cuando se incorporó a la pelota cubana con Pinar de Río. Allí durante 8 años compiló marca de 48-29, siendo uno de los mejores pitchers de la liga en dicho período.

Estuvo con la selección cu­bana en el clásico mundial del 2006, el primer evento de esta naturaleza, en Co­pas Intercontinentales, en Copas del Mundo, en Jue­gos olímpicos. Dos veces integró el seccionado na­cional en el clásico pues repitió en 2009. También estuvo en los Juegos Cen­troamericanos y del Caribe de Cartagena,Colombia, en 2006.

Pero, a raíz de las Olimpia­das de 2008 llegó un serio problemas entre Maya y la Federación de Beisbol de Cuba. “Simplemente para ese tiempo yo seguía sien­do uno de los tres mejores pitchers de Cuba y me de­jaron fuera de la selección. Protesté y eso me costó una suspensión temporal”.

Las cosas se arreglaron pues fue parte de la selec­ción para el Clásico del 2009. Sin embargo, ya no era lo mismo, y el corazón le latía rápído y en otro sen­tido. Ya estaba muy de mo­da la deserción de pelote­ros cubanos, y esa chispa se encendió en Maya.

Incertidumbre

“Un día salí con otras dos personas en un pequeño bote, nos descubrieron, tu­vimos que evadir mucho y en esos afanes la gasoli­na se terminó. Entonces, nos quedamos a la deri­va. Pasamos mucha ham­bre y mucha sed, hasta que al quinto día encontramos tierra, una pequeña isla lla­mada Turcas y Caicos, cer­ca de Venezuela”.

Allí estuvo Maya por ca­si una semana. Empezaron los contactos con Santo Do­mingo, en específico con el agente Edgar Mercedes, quien ya había tenido rela­ciones con posibles deser­tores cubanos.

“Edgar me trajo aquí en un avión vía Puerto Plata, nos quedamos en Santia­go 9 meses, esperando que el Departamento de Esta­do de Estados Unidos die­ra permiso para yo firmar con algún equipo de Gran­des Ligas”, narra Maya, en una entrevista al progra­ma La Semana Deportiva (CDN Deportes) este pasa­do domingo. (Más adelan­te, el propio Mercedes sería protagonista de una trave­sía aguerrida del jardine­ro Yoenis Cespedes, quien también fue traído al país, pero en un bote, y luego firmó con los Atléticos de Oakland).

Maya encontraría su hogar en los Nacionales de Was­hington, con quienes firmó por 4 años y US$6.5 millo­nes. Eso sucedió en julio del 2010, luego iría a me­nores ese mismo mes, y en septiembre fue subido a los Nacionales. Habían pasado solo dos meses de su firma y tenia 28 años de edad.

“Debuté el 7 de septiembre contra los Mets y supongo que estaba nervioso. En el primer inning recibi jonrón de tres carreras de Ike Da­vis. Luego me las arreglé y pudo resolver por espacio de 5.1 entradas”,recuerda el lanzador cubano.

Sin embargo, su paso por las mayores no fue bueno. En los siguientes años estu­vo más en las menores , co­sechando buenos números, pero no le dieron suficien­tes oportunidades en Was­hington. Entre clases de novatos, A, AA y AAA tuvo marca de 29-35.

Luego de tres años con los Nacionales tuvo marca de 1-5. Terminada la relación con Washington al año si­guiente firmaría con Atlan­ta, pero no pudo cuajar. Se fue a lanzar a Corea y allí le fue mejor.

Intentó con los Dodgers, sin éxito, y entonces duran­te el verano se dedicó a la li­ga de México actuando pa­ra Aguascalientes y Saltillo.

Mientras tanto, desde el 2010 ingresó a la liga domi­nicana con el Escogido, que fue su primer equipo. Luego jugó para Licey y finalmen­te para las Aguilas, donde se ha quedado más tiempo.

En lidom compila marca de serie regular de 29-35, y cuatro anillos de campeón pues había logrado uno an­teriormente con el Escogi­do, en 2009-10.,

“Ha sido una dicha para mí, esta es mi segunda patria y le tengo gran amor a Domi­nicana”.

Variados
Temas
Sobre Fidel Castro

Yunesky Maya se que­dó con una mala impre­sión de la dictadura de más de 50 años de Fidel Castro.”Mi calificación para Fidel y su gestión es mala. Cuba no ha pro­gresado”.

Albert Pujpls

En su paso por Grandes Ligas, el bateador domi­nicano más difícil fue Al­bert Pujols, quien le pe­gó jonrones en sus dos primeros turnos.

Amigos locales

Estuvo muy cerca de la delegación dominica­na en el clásico mundial 2006 pues compartie­ron el hotel San Juan, en Puerto Rico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.