ONU alerta que la Covid-19 agrava el riesgo de hambruna

TELESUR. El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, advirtió la semana anterior al Consejo de Seguridad de ese organismo sobre el riesgo de hambruna generalizada que corren, al menos, cuatro países de África y Medio Oriente como resultado de la epidemia de la Covid-19.

Según Guterres, serían la República Democrática del Congo (en el centro oeste africano), Yemen (península Arábiga), el noreste de Nigeria y Sudán del Sur (centroeste africano) los escenarios de «las mayores crisis alimentarias del mundo».

El riesgo de hambruna e inseguridad alimentaria se ve incrementado en estos cuatro países debido a que no solo enfrentan las consecuencias de la emergencia sanitaria provocada por la Covid-19, sino también conflictos internos, algunos de larga duración.

Guterres se basa para su alerta en los resultados publicados en el reciente Informe mundial sobre las crisis alimentarias, así como otros análisis recientes. En ese sentido, el dirigente de Naciones Unidas señaló: «la inseguridad alimentaria en los países afectados por conflictos ahora se ve exacerbada por los desastres naturales, los desórdenes económicos y las crisis de salud pública, todas agravadas por la pandemia de la Covid-19».

De acuerdo a la nota del secretario general, la escalada de la violencia en la parte oriental de República Democrática del Congo trae consigo «niveles desastrosos de inseguridad alimentaria y hambre», y cita que el último análisis «indica que más de 21 millones de personas se encuentran en crisis o en los peores niveles de inseguridad alimentaria aguda».

La advertencia de Guterres llega tras declaraciones del responsable de  Ayuda y Cooperación en la ONU, Marl Lowcock, quien dijo que las consecuencias económicas de la pandemia, incluidos los confinamientos o cuarentenas, el cierre de fronteras y las restricciones al libre movimiento, han tenido «un gran efecto en la seguridad alimentaria y la productividad agrícola».

El secretario general culminó su comunicación señalando que «la situación varía de país a país, pero se está matando, hiriendo y desplazando a civiles; se destruyen medios de vida, la disponibilidad y el acceso a alimentos se ve interrumpido en medio de una creciente fragilidad.

«Al mismo tiempo, las operaciones humanitarias se ven atacadas, aplazadas o se les impide prestar una asistencia que salva vidas», añadió Guterres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.