ONU condena nuevos brotes de violencia política en Bolivia

TELESUR. La misión denunció los atropellos que grupos de manifestantes cometieron contra mujeres y periodistas que cubrían los acontecimientos.

La misión en Bolivia de la Oficina de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh) condenó este miércoles la violencia política en las ciudades de Montero y Sipe Sipe.

La Oacnudh «reprueba los actos de violencia en Montero (centro este) y Sipe Sipe (centro) y llama a encauzar de manera pacífica e institucional los desacuerdos políticos», estableció la representación del organismo de Naciones Unidas en un mensaje de Twitter.

En la localidad de Sipe Sipe, Cochabamba vecinos bloquearon por tercer día consecutivo una carretera troncal y secuestraron a la alcaldesa María Heredia, negándole inclusive atención médica de urgencia, para obligarla a firmar una resolución  para la entrega de la canasta de alimentos con los recursos del desayuno escolar.

En Montero, Departamento de Santa Cruz  la violencia ocurrida entre el 16 y 17 de noviembre fue protagonizada por grupos políticos rivales tras la destitución del alcalde de la ciudad, un aliado del Gobierno de facto, quien fue reemplazado por un militante del MAS.

Tras el golpe de Estado de 2019, la alcaldesa masista Patricia Arce, de Vinto, pueblo vecino a Sipe Sipe, fue agredida brutalmente por activistas de derecha, que la arrastraron por la calle, le cortaron el cabello y le pintaron la cabeza.

Arce es ahora senadora del MAS por Cochabamba y es considerada un símbolo de la lucha contra la violencia política y de género.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.