Orgía especulativa: cómo hacerse ricos con la vacuna… aunque la vacuna no exista

sputnik.La pandemia ha desatado una fiebre del oro detrás de la vacuna y de los tratamientos para prevenir y curar la enfermedad, pero aún sin conocerse la eficacia de los mismos, las grandes multinacionales farmacéuticas han recibido enormes sumas de dinero estatal y han visto dispararse el precio de las acciones, con la obtención de fabulosas ganancias.

«El Gobierno federal está invirtiendo miles de millones de dólares en el desarrollo de vacunas y tratamientos contra el COVID-19 y con pocas garantías de que estas medicinas puedan llegar a estar disponibles para los millones de personas que las necesitan», denuncia la organización sin fines de lucro Lower Drug Prices Now, que aboga por bajar los precios de los medicamentos en Estados Unidos.

En su informe Cómo están usando las farmacéuticas los subsidios gubernamentales y los resultados de las pruebas para aumentar el precio de sus acciones y obtener ganancias sin la vacuna, la ONG presenta cifras escandalosas.

Desde enero, el CEO de Moderna, Stephane Bancel, vendió más de 21 millones de dólares en acciones y, el Jefe Médico Tal Zaks ganó 35 millones. Desde mayo, el CFO Lawrence Kim vendió más de 13,5 millones de dólares.Lo sorprendente es que Zaks parece estar liquidando sus acciones. “Es preocupante que un ejecutivo de una compañía que acaba de recibir más de 1.000 millones de dólares de dinero de los contribuyentes, esté saliendo de sus acciones rápidamente”, comenta el informe.

  • Inovio (INO)

Así como Moderna, INO nunca introdujo una vacuna al mercado, pero sus accionistas ya se llenaron los bolsillos.

De marzo a julio, el CEO y el Jefe Científico ganaron 3,4 millones de dólares de la venta de acciones. Aunque Inovio no está en la lista de beneficiarios de Warp Speed, su CEO informó a la prensa que su empresa podría hacer una vacuna en tres horas después de reunirse con Trump.

Las acciones subieron 220%. Días después los ejecutivos de Inovia salieron a vender todas sus acciones. Gracias a convenientes comunicados de prensa, las acciones de Inovio subieron un 900% en pocos meses.

En total, en 2017, 28 ejecutivos farmacéuticos del top 500 recibieron más de 41 millones de dólares en compensaciones, de las cuales un 83% se basó en los ingresos por sus acciones de la empresa.

  • Pfizer

El CEO de Pfizer, Albert Bourla, tiene 443.581 acciones. Con una ganancia de 3,68 dólares en cada acción este año, Bourla ganó más de 1,6 millones de dólares personalmente. Todos los directores de Pfizer tienen 6.564.457 de acciones y se embolsaron 24,1 millones de dólares.

  • AstraZeneca (AZN)

Sus acciones subieron 9,41 dólares. El CEO, Pascal Soriot, ganó más de 3,6 millones de dólares personalmente, y los oficiales y directores ganaron por lo menos 5,3 millones.

Lo más preocupante son las conexiones de estas empresas con la Administración Trump: Moncef Slaoui, director de la Operación Warp Speed, tenía hasta hace poco 10 millones de dólares de acciones en Moderna y, en solo unas semanas, vio aumentar su valor en 2 millones de dólares. Sigue manteniendo una cifra desconocida de acciones en otras corporaciones, incluyendo GlaxoSmithKline, su anterior empleo, que recibió más de 1.000 millones de dólares en fondos estatales.

Especular, especular, especular

Otra práctica generalizada es que las grandes farmacéuticas, en lugar de invertir en investigaciones científicas, suelen reinvertir sus ganancias para recomprar sus propias acciones. De esta manera, aumentan su valor en el mercado y los sueldos de sus ejecutivos en forma de acciones, suben por el ascensor. Además, son ellos los que deciden las recompras.

En 2018, las farmacéuticas recompraron 69.100 millones de dólares de sus propias acciones y gastaron 4.000 millones de dólares más en estos negocios que en investigación y desarrollo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.