Presente y futuro del níquel en Cuba

La Habana, (Prensa Latina) Cuba, considerado el noveno país productor de níquel en el mundo, sobrepasará las 50 mil toneladas de extracción del metal en 2020 pese a la pandemia Covid-19, afirmó una fuente autorizada.

 

Tal nivel productivo se logra con las capacidades actuales de las fábricas productoras y a pesar del escenario pandémico que caracteriza el 2020, aseveró en entrevista con Prensa Latina el director general de Minería del Ministerio de Energía y Minas (Minem), Juan Ruiz.

Ejemplificó el directivo que la fábrica Comandante Pedro Sotto Alba -Moa Nickel s.a., empresa mixta con la firma canadiense Sherritt International-, sobrecumple sus planes de producción y a su vez compensa las limitaciones de la empresa estatal socialista Comandante Ernesto Che Guevara, actualmente en proceso de capitalización.

Ubicadas en Moa, en la oriental provincia de Holguín, esas industrias poseen una concesión minera (parcela autorizada) que al ritmo actual les permite extraer y exportar níquel por 17 o 20 años, según consta en la Oficina Nacional de Recursos Minerales (ONRM).

Sin embargo, la industria niquelífera en su totalidad cuenta con otras concesiones mineras ya otorgadas en Moa, Mayarí, Camagüey y Pinar del Río que aseguran la producción de níquel y cobalto cubano por más de 50 años, remarcó Ruiz y amplió que esos datos constan en el balance nacional de reservas y recursos de la ONRM.

Unido a otros recursos no concesionados los cuales ubican a la isla entre los países con mayores reservas de níquel y cobalto, en quinto y tercer lugar respectivamente.

Cuba posee, además, otros yacimientos del mineral metálico. A 70 kilómetros de Moa, en Mayarí, existen 300 millones de toneladas del recurso. Por tanto, cuando se agoten los minerales de Moa se puede recurrir a los de Mayarí, apuntó.

En San Felipe, Camagüey, también existen otros depósitos con recursos estimados en 306 millones de toneladas del mineral laterítico, dijo y añadió que a futuro se pueden trasladar minerales de otras regiones de Cuba para las fábricas ubicadas en Moa o realizar una nueva inversión, cuestión esta, contemplada en la cartera de oportunidades de la industria del níquel.

Otra reserva igualmente importante está ubicada en Cajálbana, municipio La Palma, en la occidental provincia de Pinar del Río, para la cual recientemente se firmó una asociación económica internacional con el objetivo de evaluar la factibilidad de ese depósito que contiene más de 51 millones de toneladas del mineral.

Amplió Ruiz que las fábricas productoras hoy solo extraen níquel y cobalto, pero desde los inicios de la producción niquelífera en Cuba, hace más de 70 años, se conservan las colas de la industria las cuales contienen un 45 por ciento de hierro.

Ésta es una materia prima para la producción de acero que no se consume por no contar aún con la tecnología adecuada.

Por otro lado, desde 1943 se conserva la parte de abajo de los yacimientos ya explotados, denominada saprolita, otra materia prima esencial para la producción de ferroníquel y su uso permitiría diversificar los productos cubanos.

Solamente en Moa, un proyecto de ferroníquel puede disponer de recursos minerales para más de 50 años, unido a las posibilidades de las fábricas de solicitar a la ONRM concesiones mineras en otras áreas y extender la vida por otros 50 años más, significó Ruiz.

En otro orden, el directivo explicó que la fábrica Comandante Ernesto Che Guevara se encuentra en el primer año de un proceso de capitalización previsto para cuatro, cuyo cronograma se cumple a pesar de las dificultades que impuso la pandemia de la Covid-19.

El mejoramiento de la infraestructura incluye los principales equipos de las plantas de procesos: secaderos, hornos, sedimentadores y tanques, así como otros tipos de hornos y máquinas del proceso industrial.

En paralelo se lleva a cabo un programa de capacitación a los obreros, y la revisión de los sistemas de gestión de calidad para asegurar el cumplimento de los cronogramas.

NÍQUEL Y COBALTO

Cuba ocupa en el mundo el noveno lugar en cuanto a producción de níquel, pero lo más significativo es que según el Servicio Geológico de Estados Unidos y la última actualización Statista 2019, la isla constituye la quinta reserva global del metal y la tercera de cobalto, afirmó el director de minería del Minem.

De acuerdo con el presidente de Tesla, Elon Musk, quien pretendía reducir al mínimo el consumo de cobalto en las baterías de vehículos eléctricos, ha gestionado contratos a largo plazo con suministradores de este metal. Esto puede ser un factor importante en todo lo relacionado con la producción de baterías para los vehículos eléctricos, específicamente por el cobalto, comentó el directivo del Minem.

En lo que respecta a las expectativas de participación del níquel en el mercado para vehículos eléctricos explicó que la aplicación principal del níquel es y seguirá siendo la producción de acero inoxidable y aceros especiales, en cuyas producciones se utiliza entre un 75 y 80 por ciento de la producción mundial de níquel primario, obtenido de la minería, mientras el pujante mercado de las baterías solo consume entre cuatro y cinco por ciento del metal.

A los ritmos actuales de desarrollo, al 2030 se espera un crecimiento desde un cinco por ciento hasta aproximadamente el 25 por ciento, es decir, que los aceros inoxidables continuarán siendo el principal destino de la producción mundial de níquel.

Ruiz recordó que en el mundo se producen anualmente más de dos millones de toneladas de níquel primario, y además, níquel secundario, resultado de la recuperación de chatarras inoxidables también conocido como minería urbana.

En contraste el cobalto tiene una producción industrial a pequeña escala, pues excepto en la República del Congo, principal productor mundial, el resto de los países no cuentan minerales de cobalto y lo obtienen como un subproducto de la producción de níquel y el cobre.

Solo en 2019 la producción global de cobalto fue de unas 138 mil toneladas, de ellas, el 72 por ciento se concentró en la Republica Popular del Congo.

Entre la escasez del mineral y su condición de ser elemento fundamental en los tres elementos –cobalto, níquel y manganeso- utilizados en la batería de litio, los precios del cobalto se dispararon a más de 90 mil dólares la tonelada en 2018, actualmente promedia 34 mil.

Ello obligó a los productores a buscar alternativas, porque se necesitaba invertir más de 92 mil millones de dólares en instalaciones y fábricas de cobalto y los investigadores se centraron en sustituir el costoso metal. Hasta el momento lograron disminuir su participación en las baterías y en su lugar utilizar más níquel.

No obstante, las principales aplicaciones del cobalto se concentran en las super aleaciones, en la industria aeroespacial por su resistencia a la corrosión, en carburo cementado en herramientas de diamantes y en la fabricación de elementos de corte.

También se emplea en la producción de imanes y cintas magnéticas, en la industria de la cerámica y la pintura, en los electrodos de baterías eléctricas, y como fuente de radiación ganma en radioterapia.

La minería en Cuba es considerada esencial para la economía del país y desde 1970 el 24 de octubre está dedicado al sector para conmemorar la nacionalización de las principales empresas mineras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.