Presidente de Colombia atribuye masacres recientes al narcotráfico

BOGOTÁ (Sputnik) — El presidente de Colombia, Iván Duque, aseguró que dos masacres registradas entre el 21 y 22 del noviembre en diferentes regiones del país, que dejaron quince personas muertas, obedecen a asuntos relacionados con el narcotráfico.

«Muchas de las crueles circunstancias de asesinatos colectivos, como los que vimos tristemente en las últimas horas, obedecen a ese fenómeno del narcoterrorismo», dijo Duque durante la clausura del Curso de Altos Estudios Militares y el Curso Integral de Defensa Nacional, en Bogotá.

Al respecto, señaló como principales responsables a disidentes de la antigua guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) como «‘Mayimbú» (Leider Johani Noscue), «Santrich» (Seuxis Paucías Hernández), «El Paisa» (Hernán Darío Velásquez), «Iván Marquez» (Luciano Marín) e «Iván Mordisco» (Néstor Vera).

Asimismo, apuntó contra el movimiento guerrillero Ejército de Liberación Nacional (ELN), el grupo de disidencia paramilitar (Clan del Golfo) y la banda criminal Los Caparros.Según Duque, «el gran enemigo de la seguridad» en Colombia «y que está presente en los territorios es el narcotráfico, la más cruel de las expresiones corruptas, que ha traído desolación y muerte, intimidación y afectación institucional».

Al respecto, responsabilizó a la administración de Juan Manuel Santos (2010-2018) de permitir que «lo ganado» en la lucha contra el narcotráfico se perdiera, porque entre 2015 y 2018 «se dio el mayor crecimiento exponencial de los cultivos ilícitos en el país, pasando de 60.000 a más de 200.000 hectáreas ilegales».

Indicó que se debe «defender la democracia y el principio de equidad e igualdad ante la ley, porque la inseguridad en cualquiera de sus manifestaciones termina golpeando al más vulnerable».

Según el Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz), 309 personas han sido asesinadas en 77 masacres ocurridas en Colombia en lo que va del año, incluidas las dos del pasado fin de semana, una perpetrada en el municipio de Argelia (Cauca, suroeste), que dejó cinco personas muertas, y la otra registrada el domingo en la población de Betania (Antioquia, noroeste), con diez muertos que, según información preliminar, serían recolectores de café.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.