Remesas desde EE.UU a Cuba con fecha de caducidad

La Habana, 14 nov (Prensa Latina) El envío de remesas desde Estados Unidos a Cuba tiene hoy fecha de caducidad, como parte de la suspensión prevista a entrar en vigor el próximo 23 de noviembre.

Según comunicó la víspera la financiera cubana Fincimex, perteneciente a la corporación mercantil Cimex, los pagos de remesas a través de la empresa estadounidense Western Union cesarán oficialmente ese día, producto de las medidas unilaterales de Washington contra la isla.

Desde el perfil en Twitter de Cimex, Fincimex detalló las negociaciones sostenidas con la principal compañía de envío de dinero a la mayor de las Antillas, para establecer de mutuo acuerdo y con suficiente antelación los procedimientos.

Como resultado del intercambio, dijo el comunicado, decidieron poner fin al pago del dinero desde el 23 de noviembre, y al funcionamiento de los 407 puntos incluidos en la red de la firma estadounidense en la isla.

Reiteró que la interrupción de ese servicio entre los dos países es ‘responsabilidad única y exclusiva’ de la Casa Blanca, y ratificó su compromiso con las familias de la isla en aras de identificar y sostener flujos ordenados y seguros de remesas.

En octubre último el Departamento del Tesoro de Estados Unidos divulgó el borrador de una regla final para eliminar, 30 días después del 27 de octubre, el alcance de ciertas autorizaciones generales relacionadas con las transferencias bancarias desde el exterior.

La medida prohíbe enviar dinero a Cuba por medio de Fincimex y la firma vinculada American International Services (AIS), y pone fin a los 407 puntos de pago de Western Union distribuidos por todo el país.

La financiera de la nación caribeña gestiona desde hace más de 20 años el envío de remesas, en virtud de un contrato de representación suscrito entre ambas entidades.

En una declaración reciente, la empresa cubana denunció los intentos de Washington por hacer creer que las remesas no se interrumpirían si la mayor de las Antillas aceptara la imposición del gobierno norteamericano de establecer una red de pagos diferente a la actual.

‘Mienten’, señala el texto, y explica que en los 30 días fijados por el gobierno extranjero es imposible lograr la infraestructura, integración tecnológica, procesos logísticos y la preparación del personal necesarios para las transferencias de dinero.

‘Quienes diseñaron las medidas conocen muy bien que no sería posible en 30 días organizar soluciones alternativas’, por lo que es ‘evidente la intencionalidad del gobierno norteamericano de interrumpir las remesas a Cuba, y para ello necesitan mentirle a la opinión pública’, remarca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.