¡Se caen las bolsas internacionales!

PUEBLO COMBATIENTE. Este miércoles 21 de septiembre, el presidente Vladimir Putin, anunció la movilización parcial de su población, haciendo un llamado a los reservistas militares del país y a los voluntarios de la región de Donbás que se quieran sumar, argumentando que la seguridad de Rusia está en riesgo debido a las declaraciones de algunos países de la OTAN del uso de armas contra Rusia.

Además, destacó que occidente realiza un chantaje nuclear en la zona se Zaporiyia, incitando a ejecutar constantes ataques y bombardeos, que ponen en riesgo la seguridad de la planta cuyo objetivo es el de desencadenar un desastre nuclear para culpar a Rusia. Resultando, además, que la resolución pacífica del conflicto, nunca le ha convenido a occidente, razón por la cual, según afirma el presidente Putin, el diálogo en Estambul fracasó.

Asimismo, aseguró que, para proteger su patria, su soberanía e integridad, garantizando la seguridad de pueblo, así como de los territorios liberados, aprobó la propuesta del ministerio de Defensa y Estado Mayor, para la “movilización parcial” de la población en defensa “de la patria, su soberanía e integridad territorial” que Occidente tiene el objetivo de “destruir a Rusia”. Se convoca a la movilización parcial en el país, lo que significa que para este servicio militar serán reclutados soldados de la reserva con experiencia y que hayan servido en las Fuerzas Armadas.

Las autoproclamadas repúblicas populares de Donetsk y Lugansk, así como las regiones ucranianas de Jersón y Zaporozhie, dieron a conocer que llevarán a cabo referéndums entre el 23 y 27 de septiembre con el propósito de adherirse a la Federación Rusa. Lo que representa una modificación formal de las fronteras y las relaciones geopolíticas en la región.

Este anunció, provocó una caída vertical de las bolsas europeas que han sorteado una situación difícil debido a la inflación promedio en Europa del 9,10% en lo que va del año y con bajas expectativas de que la situación mejore debido a la proximidad del invierno y la falta de suministro de gas por la guerra de Ucrania. A corto plazo se puede ver una situación de recesión económica con alto desempleo e inflación, altos intereses para reducir la inflación pero con efectos sobre la demanda agregada. Los altos costos de producción, principalmente los asociados al gas, petróleo y electricidad, están obligando a muchas industrias a bajar su producción y, en muchos casos, a cerrar sus operaciones con las consecuencias en la producción, el empleo y la oferta de productos, entre los más importantes, los alimentos.

Los más afectados, las poblaciones que tienen que vivir priorizando entre la comida y la calefacción. Los responsables: las élites políticas europeas en su mayoría vinculadas a la derecha y la social democracia que priorizaron los intereses de Estados Unidos por el de sus propias poblaciones. A esto se suma la crisis climática que se ha manifestado en graves sequías en Europa y han marcado indicadores históricos de escasez de agua para la producción y el consumo humano. No se podía esperar menos del comportamiento de las bolsas europeas cuya mirada de corto, mediano y largo plazo se refleja en su derrumbe que no es más que la consecuencia de ese escenario catastrófico.

Desde el 24 de febrero de 2022, según el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, Ucrania ha perdido la mitad de su ejército con 61 mil 207 muertos y 49 mil 368 heridos, mientras que las bajas de Rusia llegan a los cinco mil 937 soldados. Esta nueva decisión de movilización parcial rusa nos muestra que la guerra en Europa recién puede comenzar en serio y que, por ahora, no hay una salida más que una paz consensuada y en nuevos términos que parece difícil en este momento.

Ramiro Lizondo Díaz Economista boliviano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.