Se celebran protestas masivas en apoyo al opositor Navalny en diferentes ciudades de Rusia

RT. Este 23 de enero, en diferentes ciudades del país se organizan manifestaciones masivas no autorizadas de los simpatizantes del activista Alexéi Navalny.

El 18 de enero, el tribunal de la ciudad de Jimki (en la región de Moscú) envió a Alexéi Navalny a un centro de detención preventiva por 30 días, en el marco del caso Yves Rocher, en el que está acusado de fraude a gran escala en el ámbito de la actividad empresarial.

Navalny fue detenido el 17 de enero a su llegada a Rusia desde Alemania, donde había recibido tratamiento tras ser envenenado con un agente nervioso del grupo Novichok, «por violaciones sistemáticas de las condiciones del período de prueba» en el caso en su contra.

La audiencia judicial tuvo lugar unas 15 horas después de la detención, mientras que todo este tiempo al equipo de defensa le denegaron el acceso a su cliente. La abogada del político, Olga Mijáilova, fue notificada sobre la audiencia pocos minutos antes de su inicio.

El llamamiento de Navalny

Poco después de la audiencia, el activista lanzó un mensaje de video en el que pedía a sus seguidores que salieran a las calles. Pronto apareció un anuncio en Facebook de un evento bajo el lema «¡Libertad para Navalny!», programado a las 14:00 (hora local) en la plaza Pushkin, en el centro de Moscú.

Los organizadores del evento, la sede de Navalny en Moscú, advirtieron en la descripción del evento que el Gobierno está dispuesto a encarcelar al opositor durante muchos años «en violación de todas las leyes».

«¡No debemos permitir que esto suceda! Por lo tanto, el 23 de enero, todo el país se manifestará en apoyo a Alexéi Navalny. Estamos en contra de la represión política y estamos en contra de la violación de las leyes de nuestro país», reza su mensaje.

Los partidarios de Navalny en otras regiones se unieron para organizar acciones similares. La protestas fueron anunciadas en al menos 65 ciudades rusas.

Las manifestaciones no son autorizadas

Cabe señalar que dichas protestas no han sido aprobadas por las autoridades rusas. Es más, los partidarios de Navalny, con raras excepciones, ni siquiera intentaron obtener la autorizaciones para las manifestaciones del 23 de enero.

Por ejemplo, la sede de Navalny en San Petersburgo decidió que ni siquiera iba a intentar coordinar la acción con las autoridades, alegando que el político fue detenido «de manera absolutamente ilegal». «En esta situación, es muy extraño exigir que actuemos de acuerdo con la ley«, dijo Irina Fatiánova, encargada de la sede regional del activista.

El jefe de la sede de Navalny en Moscú, Oleg Stepánov, dijo que los manifestantes tomarían las calles de la capital sin la autorización del Gobierno, ya que «el destino [de la solicitud para la protesta] se conoce de antemano».

De acuerdo con la ley rusa, una solicitud a las autoridades locales para la aprobación de una manifestación debe presentarse entre 10 y 15 días antes de su celebración.

Advertencias a las redes sociales

Por su parte, la Fiscalía General de Rusia declaró que en relación con las «convocatorias de participación el 23 de enero de 2021 en actos masivos ilegales», está tomando «medidas de respuesta». En particular, el departamento exigió que Roskomnadzor, el organismo federal ruso encargado de la vigilancia de los medios de comunicación, restringiera el acceso a tales «llamamientos» en Internet.

Roskomnadzor, a su vez, exigió que TikTok y VKontakte protejan a los adolescentes de «los llamamientos a participar en protestas» y prometió multar a las redes sociales por el incumplimiento de estos requisitos.

El Ministerio de Educación de Moscú, a su vez, publicó el jueves una severa advertencia en su página de VKontakte, señalando que «en los últimos días han comenzado a aparecer en masa en varios foros los llamados a que los menores participen en las llamadas ‘marchas'».

Posteriormente, Roskomnadzor informó que la red social TikTok retiró el 38 % de la información «que involucra a menores en acciones ilícitas peligrosas para su vida y salud».

Al mismo tiempo, el Ministerio del Interior prometió que «los agitadores de acciones no autorizadas del 23 de enero» que organizan «algunos cuasipolíticos»rendirán cuentas incluso antes de que se lleven a cabo esas actividades. En ese sentido, la Policía ya detuvo a varios partidarios de Navalny y coordinadores de sus sedes regionales.

El liderazgo de las universidades también ha exigido a los estudiantes no acudir a las acciones del 23 de enero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.