Sectores políticos desplazados fomentan ingobernabilidad democrática

EM. A raíz de las protestas que se han suscitado en contra del gobierno, usando mecanismos como los cacerolazos inspirados en el alza de productos de necesidad primera y videos donde se observan a la Policía Nacional cometiendo abusos contra la población, no constituye un hecho de tipo fortuito.

En realidad tiene que ver con un proceso, bien orquestado, de canibalizacióny politización de elementos sociales sustanciales como el hambre, la salud y otros aspectos.

Dentro de esos aspectos está la falta de medicinas, para los pobres, el incremento del déficit fiscal, las dificultades estructurales del sector financiero dominicano, agravado durante la crisis, la pandemia misma y la apertura económica que ha resultado infructífera.

Naturalmente sectores que durante mucho tiempo se mantuvieron enquistados en el poder y gozaron de privilegios por las problemáticas antes señaladas, que ahora se han agravado, han sido desplazados pero de forma parcial no total.

Como es natural cuando llega un nuevo gobierno éste trae su propio libro y su propia gente, pero cuando se trata de desplazar unas estructuras que se montaron en el caballo Estatal durante cerca de 20 años no es así de simple.

Como los que han sido y están siendo desplazados del poder están siendo perseguidos judicialmente por los que llegaron (PRM), se genera un fenómeno no muy típico, ya que los que regentan el poder no tienen una base de apoyo fuerte, todo lo contrario es una base de apoyo frágil.

El PRM, su cúpula y su equipo económico, llega al poder en base a una división del partido más grande del sistema y logra vencer formando una coalición de partidos. Por lo tanto no tiene la fortaleza suficiente para enfrentar las embestidas comunes de la política vernácula.

Además el hoy gobierno gozó del respaldo inyectado por el repudio a Danilo Medina y su gente. Gran parte del pueblo quería dar un voto de castigo al Danilismo y quien resultó beneficiario de eso fue el actual gobierno, en las elecciones pasadas en medio de la pandemia.

En ese sentido el Senado de la República Dominicana estableció que la segunda fuerza política, en esa cámara es la Fuerza del Pueblo, que lidera el tres (3) veces presidente Leonel Fernández.

La Fuerza del Pueblo forma parte de esa mayoría que se creó entre los partidos para poder tener control de las Cámaras y de los Ayuntamientos de los Municipios y Distritos Municipales.

En ese orden cabe señalar que Danilo Medina está inhabilitado para poder retornar al poder, pero al mismo tiempo la fuerza de mayor tendencia al crecimiento político electoral en oposición no es el PLD sino la Fuerza del Pueblo.

Tampoco es el PRM mismo a pesar de ser gobierno, porque tiene en desfavor la gente (su gente) desencantada ante el incumplimiento de las promesas políticas de ser tomados en cuenta para un puesto público.

El PLD no tiene líder visible, según Gallup y los dirigentes que quedan ven como un suicidio quedarse en esa parcela política, por eso la integración de estos a la Fuerza del Pueblo.

Sin embargo lo dicho anteriormente sirve como plataforma para poder explicar lo siguiente:

Para evitar que el brazo ejecutor de la justicia llegue a Danilo Medina, éste y el PLD necesitan generar un ambiente de caos, crispación y movilización ciudadana, canalizando el desencanto y dificultades de la crisis económica.

A esto le sumamos que el gobierno ha cometido y aún comete errores de tipo vital en el ámbito nacional, económico y geopolítico. Al no ampliar los protocolos sanitarios y no buscar una solución global, a un problema global, acrecienta el problema que no tiene solución local.

Debemos recordar que la mayoría de los mandos militares responden a Danilo Medina y al PLD, pues fueron formados y ascendidos en esas gestiones por lo que el grado de influencia es elevado.

Medina quiere volver, pero la Constitución se lo impide, por ende su única carta es la desestabilización.

Aunque esto no evita el desmoronamiento del PLD, pues la cúpula económica que rodea a Medina es repudiada por las bases de ese partido y sus dirigentes medios.

Además el rechazo social es muy elevado.

Medina busca que se politice el tema de la pandemia de tal modo que las movilizaciones para levantar el toque de queda pierdan legitimidad y se busquen otras alternativas, al tiempo que el gobierno se enfoca en esos menesteres y se deja de lado el interrogatorio a él.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.