Trump sigue atacando la victoria de Biden por la vía judicial

TELESUR. El equipo de Trump ha presentado reiteradas acciones judiciales en cuatro estados, y planea llegar a la Corte Suprema.

La campaña del actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump, presentó una nueva demanda en el estado de Míchigan en un intento de evitar la certificación de los resultados en el territorio, que dan al candidato demócrata, Joe Biden, la victoria por más de 146.000 votos.

La demanda pide a un juez federal que evite al estado certificar «votos fraudulentos», aquellos que se recibieron tras el día de las elecciones, el pasado 3 de noviembre, así como los que se procesaron «cuando no estaban presentes los observadores».

Se trata del tercer recurso que la campaña presenta en dicho estado para detener el recuento o evitar que los votos por correo que han sido escrutados después del 3 de noviembre sean tenidos en cuenta.

Las otras dos demandas no han prosperado en el estado de Míchigan. Sin embargo, Trump insiste en rechazar los resultados que muestran a Biden como el ganador de las presidenciales en Estados Unidos y pide seguir adelante con los recursos judiciales en al menos cuatro estados.

El equipo de Trump no ha podido demostrar que existan indicios de fraude electoral, contrario a lo que alega el actual presidente, que tendrá que abandonar la Casa Blanca antes del 20 de enero de 2020 una vez se declare oficialmente la victoria de Biden.

Por lo pronto, Trump hará este miércoles su primera aparición pública después del día de las elecciones, cuando encabece la celebración del Día de los Veteranos en el Cementerio Nacional de Arlington.

Hasta ahora, el presidente no ha hecho declaraciones públicas desde que el presidente electo Joe Biden superó el sábado pasado los 270 votos electorales necesarios para ganar la presidencia. En cambio, ha ofrecido un aluvión de publicaciones en Twitter alegando, sin pruebas, irregularidades en la votación en varios estados reñidos donde ganó su rival demócrata.

Es una postura que ha encontrado rechazo incluso entre miembros del Partido Republicano. Aunque estos casos se han mantenido tratando de navegar a dos aguas, tratando de no retirar de plano el apoyo a Trump, pero desmarcándose de sus pronunciamientos.

El líder del bloque mayoritario en el Senado, Mitch McConnell, dijo que no había motivos para alarmarse pese a que Trump se ha negado a reconocer su derrota. El senador Mike Rounds rechazó que los republicanos estén difundiendo teorías conspirativas y dijo que hacemos exactamente lo que los Padres de la Patria querían que se hiciera, que es someterse al imperio de la ley.

“Es importante demostrar confianza en nuestras instituciones, nuestra capacidad de investigar denuncias y cuando eso termine, creo que el desenlace de lejos más probable es que no habrá cambios sustanciales en el recuento”, dijo el senador republicano Mitt Romney.

Lo cierto es que hasta la fecha no se ha presentado ante la opinión pública prueba alguna de fraude generalizado ni irregularidades en la votación. Todo lo contrario, las autoridades electorales estatales de ambos partidos dicen que la votación se desarrolló normalmente a pesar de la pandemia. Los observadores internacionales coinciden en que no hubo problemas dignos de mención.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.