Unos diezmados Spurs vuelven a entrenar

DL. Los Spurs de San Antonio aún están lidiando con el brote de coronavirus, su estado está batallando con los efectos de la mortal helada que afectó a millones de personas en Texas y uno de sus mejores jugadores está en duelo por la muerte de su padre.

Dado todo esto, el baloncesto parece algo secundario.

Pero los Spurs estuvieron de regreso para entrenar el lunes, realizaron su primera práctica completa desde que revelaron la semana pasada que cuatro jugadores habían dado positivo por COVID-19. No contarán con al menos seis jugadores cuando regresen a la cancha el miércoles en Oklahoma City.

“Siempre hemos tenido esta filosofía de que hay personas o grupos que están peor que uno”, indicó Popovich, quien portó una gorra con el logotipo del banco de comida de San Antonio. “Considerando nuestra posición en el mundo, estamos muy, muy bien”.

DeMar DeRozan tampoco estará el miércoles por razones personales. La semana pasada reveló que su padre falleció.

Pero hay noticias positivas: LaMarcus Aldridge, que no ha jugado desde el primero de febrero debido a un dolor en el flexor derecho de la cadera, podría estar listo. Los Spurs tomarán la decisión final el martes.

El último encuentro de San Antonio fue el 14 de febrero, cuando superaron a Charlotte para su quinto triunfo en seis duelos y mejoraron a una foja de 16-11.

Aplazaron los juegos de visita ante Detroit, Cleveland, Nueva York e Indiana, así como un par de duelos de los Hornets en lo que completaron el rastreo de contactos.

La liga llegó a 29 encuentros pospuestos por razones relacionadas con el COVID-19, sin incluir un pequeño número de encuentros que fueron reajustados para llenar los huecos en el calendario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.