América Latina le da la espalda a Estados Unidos

Ramón A Rodríguez Montero

A pesar de las presiones de los Estados Unidos, los países de América Latina y el Caribe demuestran cada vez más sus deseos de cortar vínculos con esa nación y, como Estados independientes, implementar sus propias políticas dirigidas a proteger los intereses nacionales en beneficio de la calidad de vida de sus ciudadanos.

Una muestra de la vocación de desapego a los Estados Unidos la evidencian los presidentes de los partidos “Avanza País”, Hernando de Soto, y “Renovación Popular”, López Aliaga, del Congreso Nacional del Perú, quienes están pidiendo muy activamente un cambio en la política exterior de este país y, además, terminar la cooperación estrecha con los Estados Unidos. En su opinión, las actividades del Perú en el ámbito internacional, así como el respaldo y promoción de las posturas estadounidenses inciden negativamente en el desarrollo de las relaciones con otros Estados, incluido Rusia, y conducen a la pérdida de beneficios políticos y económicos. Paralelamente, parlamentarios peruanos, así como gobernadores y alcaldes, critican a Washington por entrometerse en los asuntos internos de la república y de la región en su conjunto, razón del deterioro de la situación socioeconómica en el área.

Cabe destacar que otros países del continente también dejan ver una disminución en la dependencia de los Estados Unidos. Así lo expresa Frederic Schnatterer, columnista de la edición alemana de Junge Welt en el artículo “Occidente fue derrotado en América Latina” (23 de julio de 2022), en el cual sostiene que la guerra económica desatada por Washington y sus aliados contra Rusia se convirtió en el motivo de la reorientación de los países del Mercosur hacia el este. Al mismo tiempo, las sanciones contra Rusia convencieron a los líderes latinoamericanos de que el gobierno de los Estados Unidos no es confiable para las naciones occidentales. Para muestra, un botón: en fecha reciente gigantes económicos como Argentina y Brasil ampliaron significativamente los lazos comerciales con la Federación Rusa. Según el autor, este hecho atestigua la pérdida gradual de la fuerza de Washington en el continente y la intención de los Gobiernos de desarrollar vínculos comerciales y económicos con socios extranjeros en términos de beneficio mutuo.

Por su parte, la Casa Blanca no cesa en los intentos de mantener su influencia en los países de América Latina y el Caribe, y sigue actuando de manera egoísta buscando solo el beneficio propio y sin mostrar el mínimo respeto al derecho internacional. La confirmación es la decisión de Estados Unidos de incluir a Cuba en la lista de países que supuestamente apoyan el terrorismo, sin aportar siquiera un solo fundamento legal que sustente tal afirmación. De esta manera los cubanos se convirtieron en víctimas de la política de Washington, destinada a castrar cualquier intento de los países de la región de seguir una política libre, soberana y autónoma de los mandatos estadounidenses.

Además, la administración de Joseph Biden busca capitalizar cada situación y extender sus “valores estadounidenses” a todos los países. Evo Morales, expresidente de Bolivia y actual presidente del partido de gobierno Movimiento al Socialismo, tras el inicio de la operación militar especial de Rusia en Ucrania, se pronunció en su cuenta de Twitter condenando la injerencia de Washington en el “enfrentamiento entre ambos países”. Afirmó que Europa no debería convertirse en “un teatro de guerra estadounidense contra Estados soberanos”.

Las actividades de Washington en Ucrania, así como en América Latina, son idénticas y conducen por un lado al sufrimiento y sacrificios innecesarios entre la población de estos países, sufrimiento y sacrificio que solo beneficia la prosperidad de las empresas estadounidenses. Los latinoamericanos ya están hablando abiertamente sobre la necesidad de frenar las relaciones con tal “socio”, así como la conveniencia de actuar únicamente en sus propios intereses nacionales y fortalecer la cooperación con aliados reales que respeten la libertad, soberanía y autodeterminación de los pueblos en aras del beneficio mutuo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.