Dependencia de las importaciones frena descenso de la inflación en República Dominicana

ED. Después de unos cincos meses donde se vislumbró una inflación de dos dígitos en República Dominicana, en agosto se ubicó en su nivel más bajo desde febrero del año en curso cuando estaba en 8.98. Hoy está a 8.80 la anualizada de agosto 2021 a agosto 2022. Sin embargo, su continuo descenso no es motivo de alivio para el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Para el ente financiero, que el Caribe, América Central, y más específicamente “Panamá, República Dominicana, junto con Bolivia, Ecuador, Paraguay y Uruguay”, estén menos diversificados y dependen más de las importaciones, los hace más susceptibles a la inflación.

De acuerdo con reportes, las economías de América Latina y el Caribe tuvieron una fuerte recuperación a principios de 2022. No obstante, el impacto de la guerra entre Rusia y Ucrania significó una notable desaceleración de la actividad económica.

Lo anterior se traduce en una persistente inflación, que de acuerdo con el FMI, pondrá a prueba la resiliencia de la región a pesar de que las condiciones financieras mundiales se endurecen y los precios de las materias primas están dejando la tendencia alcista.

Si bien República Dominicana, junto a Centroamérica y Panamá, ya superaron los niveles de producción previos a la pandemia, se debe, en parte, ​​a la rápida recuperación en los Estados Unidos. Sin embargo, un trabajo reciente del FMI detalla que la alta inflación es un desafío mayor en las economías más pequeñas, porque “están menos diversificadas, dependen más de las importaciones y tienen palancas de política más limitadas a su disposición”.

Ante ese panorama, el analista económico Henri V. Hebrard, enfatiza que habría que diferenciar diversificación de las dependencias de las importaciones. “Son cosas un poco diferentes”, dijo.

La economía dominicana, en comparación con otras de la región, está “muy bien diversificada”, aclaró. No obstante, enfatizó que al tratarse de una isla, se tiene una “dependencia muy fuerte a las importaciones” y a su entender, ese es “un factor de riesgo de inflación”.

De acuerdo con el reporte del FMI, los alimentos y los combustibles, los cuales experimentaron grandes aumentos de precios desde el comienzo de la guerra en Ucrania, representan una mayor participación en la canasta de consumo de las economías de la región.

Tal como detalla un trabajo realizado por elDinero, el costo de los alimentos en República Dominicana aumentó 12.3% a julio de 2022 respecto al mismo mes del año anterior. Esto provoca que los hogares más pobres sean los más afectados y la inseguridad alimentaria vaya en ascenso.

En República Dominicana, las actividades económicas se engloban en “tres grandes sectores”. “Una nación que tenga actividades en agricultura, industria y servicio, está bien diversificado”, sostuvo Hebrard. El problema está en la dependencia de las importaciones.

Si bien en República Dominicana se tiene “una abundante producción local”, tanto en la parte industrial como agrícola, también se “tiene una importante dependencia de insumos importados”.

Pese a eso, explica que los organismos multilaterales o las agencias de notación del crédito, saludan el hecho de que en los últimos 25 años, la economía nacional, que era netamente agrícola que dependía del azúcar, caña o cacao-café, “ya se transformó en una economía mucho más diversificada”.

“Tenemos una agricultura y una industria importante, especialmente por el tema de las zonas francas, un sector minero diversificado y, obviamente, un sector turismo que es el más importante de toda la región. Entonces del lado de las diversifica”, aclaró.

Importación, ¿es inflación?

En economía, a medida que aumenta la cantidad demandada de importación, hay mayor riesgo de inflación si el precio de los bienes y servicios incrementa. Esto provoca presión en las finanzas de una nación.

Que los altos costos en el país dependan de la importación cobra sentido con el ejemplo dado por el economista. “Lo hemos visto en el caso de la carne de pollo y de cerdo. Depende de que podamos importar una serie de alimentos que no se producen a nivel nacional”, explicó.

Hizo referencia a materias como el cereal o el maíz. “Al dispararse los costos a niveles internacionales, aunque tengamos producción local de cerdo y pollo, esta ha tenido una enorme inflación de precios porque necesitamos incorporar elementos importados”.

Adicionalmente, también ejemplificó con el sector eléctrico. “República Dominicana a diferencia de Trinidad y Tobago, no produce energía prácticamente fuera de lo que estamos empezando a generar a con energías renovables, que ya llega al 20% del total que se necesita”, lamentó.

En el país, el 80% de la electricidad que se consume requiere de importar carbón, generar a partir petróleo o gas natural. En el caso de Trinidad y Tobago, se autoabastece completamente de energía de producción propia. “Entonces tú ves que una cosa es tener diversificación como la dominicana, que está bien diversificada, pero a pesar de esto, tú ves que muchos elementos de esta diversificación descansan en los elementos en las importaciones”.

Hebrard concluyó recomendando que, a pesar de que siempre habrá un cierto grado de importaciones, hay que tratar de reducir ese índice.

Desempeño de las importaciones

De acuerdo con la Dirección General de Aduanas (DGA), las importaciones de República Dominicana suman US$20,692.48 millones hasta agosto del 2022. Ese indicador presenta un aumento de 35.3%, en relación al mismo periodo del año 2021. Solo los combustibles representan unos US$4,628.09 millones (22.37%).

Por concepto de exportación, el país generó ingresos de apenas US$8,490.29 millones, y aproximadamente el 17.19%, es decir, US$1,459.59 millones provienen de piedras preciosas o semipreciosas, y el 9.87%, unos US$837.96 millones a tabaco.

Del total de importaciones, el 44.83% corresponde a bienes de consumo, el 41.63% a materias primas, mientras que el restante 13.54% a bienes de capital. Según un informe, los bienes de consumo presentaron un crecimiento de 28.69%, mientras que las materias primas y los bienes de capital crecieron un 47.51% y 25.31% respectivamente.

Aduanas indica que unos 10 países que concentra el 77.22% del total. Cabe destacar que el 55.26% se origina en dos mercados: Estados Unidos (40.86%) y China (14.40%).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.