Diomedes Nuñez: El regreso de Bosch, 60 años después/ IV entrega

Por Diómedes Núñez Polanco. En varios de sus discursos de entonces, en su libro Crisis de la democracia de América en la República Dominicana y en otros momentos de su intensa y agitada vida política e intelectual, Juan Bosch hizo hincapié en la rapidez, o como él señalaba, “…estamos obligados a avanzar de prisa..”, en el proceso de impulsar el desarrollo y la transformación del país, para así recuperar el tiempo perdido como consecuencia de nuestras vicisitudes históricas, que han situado a la sociedad dominicana en nivel de debilidad espantosa y, a veces, hasta de postración, pero que ha podido, en otras tantas ocasiones, levantarse y renacer de sus propias cenizas.

Su visión y actitud explican que Bosch y sus colaboradores, en esa época con el Partido Revolucionario Dominicano, hayan podido realizar, en tiempo récord, tantas cosas importantes: “nunca se hizo tanto en tan poco tiempo”, en lo que fue la campaña electoral hasta lograr el triunfo del 20 de diciembre de 1962, y en lo atinente a los siete meses de Gobierno, unos 210 días de administración eficiente, democrática y patriótica.

El período desde el ajusticiamiento de Trujillo hasta el 19 de noviembre de 1961, fecha en que huyen del país los familiares del sátrapa vinculados a la tiranía, y la petición de protección de Joaquín Balaguer en la Nunciatura Apostólica, el 21 de enero de 1962, fue marcado por manifestaciones y huelgas exigiendo su salida. Es en ese turbulento escenario en el que Bosch y sus compañeros desarrollan sus actividades.

Por su parte, Bosch planteaba la lucha de ese momento como social, por mejores condiciones de vida, no política; lo que definía la sociedad entre Tutumpotes e Hijos de Machepa.
Además, el liderazgo de Bosch era adversado por amplias áreas del empresariado y de la jerarquía católica, pero la prédica de esta última de que él era comunista fue desmontada en la histórica polémica radial y televisiva que lo enfrentó al padre Láutico García, la noche del 17 de diciembre de 1962, tres días antes de las elecciones generales. Su aliada y base de sustentación política en ese tiempo fue la gran masa del pueblo.

Tras 23 años de exilio, aunque siempre se mantuvo espiritual y emocionalmente vinculado al país, al líder del PRD de entonces le correspondió a su llegada informarse en el nuevo escenario. Y empezaría a realizar contactos con diversos sectores de la nación: gobierno, sindicatos, empresarios, iglesias, partidos políticos, figuras emblemáticas del antitrujillismo, academia, etc. Por su trascendencia histórica, se destacan las reuniones celebradas con el entonces mayor Rafael Tomás Fernández Domínguez y el general Miguel F. Rodríguez Reyes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.