Egresados Dominicanos de Francia realizan panel sobre la propuesta de resolución del trabajo doméstico en la República Dominicana.

La Asociación Dominicana de Egresados de Francia (ADDEF), realizó el martes 19 de abril un panel virtual sobre la propuesta de resolución sobre trabajo doméstico elaborada por el Ministerio de Trabajo desde un enfoque socioeconómico y legal.

La actividad contó con la participación de Eulogia Familia Tapia (Vicepresidenta de la Confederación Nacional de la Unidad Sindical), Vanessa Retif (Abogada Especialista en Derecho Contractual) y el señor Gerónimo Gómez (Especialista en Derecho Laboral), Keila Portorreal (Especialista en Administración Pública) y tuvo como moderadora a Gabriela Beltré, Presidenta Ejecutiva de ADDEF (Especialista en derecho constitucional).

En el panel se destacaron aspectos sobre la jerarquía de la norma, la importancia del respeto a los derechos fundamentales, la relevancia de la puesta en práctica del Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre trabajo decente para las trabajadoras y trabajadores domésticos, esto es, las características bajo las cuales debería ser normado el trabajo doméstico remunerado.

Por otro lado, se destacó la importancia para las mujeres de acceder al empleo bajo condiciones de igualdad.

Eulogia Familia motivó a que los empleadores que forman parte del Consejo Nacional de la Empresa Privada (CONEP) y Confederación Patronal de la República Dominicana (COPARDOM) e
instituciones como el Ministerio de la Mujer asuman la aplicación del Convenio y promuevan el acceso a mejores condiciones salariales en el trabajo doméstico, la inclusión de la cesantía laboral y la participación en el debate sobre el salario mínimo que deberá efectuarse en el Comité Nacional de Salarios.

También, indicó la necesidad de la voluntad política para la incorporación de la coberturas, pagos de horas extras, seguro de salud, seguros de riesgos laborales y el fortalecimiento de las políticas de cuidados, así como también, la erradicación del trabajo infantil y el cese del alto nivel de explotación en términos de cantidad de funciones en el servicio doméstico.

Por otro lado, Vanessa Retif, estableció que la regulación del contrato de trabajo en el código laboral está especialmente ligada a derechos fundamentales, y que estos nuevos reclamos laborales deberán ser normados.

Retif dijo que el trabajo doméstico ha sido marginado y no ha sido tomado en cuenta en el contexto social. Destacó la importancia de evidenciar la existencia de un ciclo de recontratación a empleadas domésticas y la importancia de un mayor descanso y que dichas empleadas se mantengan informadas sobre los medios para exigir sus derechos. Sobre los contratos laborales, fue puesta de relieve la oralidad de los mismos y las consecuencias de la nueva propuesta de resolución.

Por otra parte, Gerónimo Gómez destacó en su alocución la necesidad de que las empleadas domésticas reciban un trato y salarios dignos.
Expresó que la regulación adoptada es una realidad local, sin embargo y en algunos lugares el servicio doméstico no resulta un lujo sino una necesidad.

En cuanto a la apreciación de los tribunales laborales, precisó la obligatoriedad de la jornada de 8 horas diarias y 44 horas a la semana.
Según el abogado especialista, existe una alta probabilidad de que aumenten las demandas laborales en las familias ante la puesta en marcha de nuevas normativas sobre el trabajo doméstico. Además, es importantísimo que se genere un equilibrio entre los derechos de las domésticas y los derechos del empleador a los fines de que se evidencie un vínculo justo.

La economista Keila Portorreal, durante su alocución destacó la necesidad de una política social integral que garantice los derechos de las trabajadoras domésticas y destaque el valor económico de la economía del cuidado en su conjunto. Es decir, integrando el trabajo de otros grupos ocupacionales tales como servicios de seguridad, choferes, cuidadores de niños, envejecientes y personas con condiciones diferenciadas.

Estimó de alta relevancia la integración de políticas sociales innovadoras que fomenten la autogestión, el desarrollo de agencias de cooperación solidarias entre empleadas de servicio doméstico, niñeras y cuidadoras/es a través del intercambio de servicios; iniciativas que podrían llevarse a cabo gracias a la intervención adecuada del Estado.

Además, se evaluaron los datos económicos presentados por la Encuesta Nacional de Fuerza de Trabajo (ENFT), sobre el trabajo doméstico remunerado y las condiciones socio-económicas de 260,000 personas que realizan ese trabajo. La gran mayoría exhiben condiciones de bajo grado de escolaridad, pobreza extrema, residen en centros urbanos, sin embargo, muchos son originarios de la región sur de nuestro país, lo cual refiere un flujo migratorio en dicho grupo poblacional.

Finalmente, Gabriela Beltré precisó que el Convenio 189 de la OIT, había sido ratificado por el Congreso Nacional en el año 2015, y en las últimas semanas ha sido puesto el tema nuevamente sobre la mesa de diálogo. Señaló que esas disposiciones, que habrían de ser establecidas en derecho interno mediante ley orgánica por tratarse de derechos fundamentales, vendrían a reconfigurar el escenario contractual en lo que se refiere a las obligaciones puestas a cargo del empleador, así como, aquellas que deberán ser asumidas por las empleadas domésticas.

Dijo que es del interés de la ADDEF propiciar espacios para el intercambio de ideas que aporten a la comunidad profesional y que ayuden a construir una solución consensuada y equilibrada frente al trabajo doméstico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.