Esos periodistas…

Por: Luis Córdova

Una anécdota familiar es que, siendo muy niño, mi hermano mayor sorprendió a todos cuando exclamó que, de grande, quería ser periodista.

¡Sorpresa y espanto! ¿De dónde le surgió esa idea? ¿Qué pudo impactar a un niño tan pequeño para querer asumir una profesión, cuanto menos peligrosa, en ese momento histórico?… cuando la abuela indagó, vino la paz: “quiero salir en bicicleta por las calles y lanzar el periódico en cada casa”.

Y así, ahora que miro ese pasado tan cercano todavía, no existe día en que la reunión luego del almuerzo no fuese frente al noticiero y que invariablemente sobre el mueble de la sala reposaba un ejemplar de La Información.

El periodismo siempre me ha sido cercano. Respeto a ese ejercicio que ha sobrevivido todo, incluida la posverdad.

Admiro y respeto a muchos periodistas, actuales y los que el tiempo ha mudado a la memoria de la letra escrita.

El privilegio de trabajar con personas a las que se admira, como Juan Bonilla, Nelly Mirabal y Luis Domínguez, hace que el respeto a ese oficio se multiplique. La alegría de celebrar la vida con amigos como Esteban Rosario, quien en cada encuentro da lecciones de vida y oficio.

Mi tributo a los que aman lo que hacen, la única manera de hacer bien lo que le corresponde hacer… esos son periodistas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.