Gobierno de facto de Bolivia revela intenciones de mantenerse en el poder

Áñez usa el argumento de la seguridad sanitaria de los bolivianos ante la Covid-19, sin embargo, ciudadanos, figuras políticas y medios de prensa denuncian el colapso del sistema de salud, que ha ocasionado muertes en las calles.

En medio del colapso del sistema de salud de Bolivia para atender la emergencia sanitaria a causa de la pandemia de coronavirus, el Gobierno de facto reveló sus intenciones de mantenerse en el poder.

De la misma manera, los funcionarios impuestos tras el golpe de Estado contra el expresidente Evo Morales, de 2019, continúan su campaña contra el Movimiento al Socialismo (MAS), que las encuestas marcan como el favorito para ganar las elecciones generales del 6 de septiembre próximo.

La presidenta de facto Jeanine Áñez declaró el martes que le parecía injusto que la llamen “prorroguista”, sin embargo, a continuación planteó la posibilidad de postergar las elecciones unos dos meses, con el argumento con evitar riesgos de contagios de la nueva cepa de coronavirus.

“Postergar un mes o dos meses no le va a hacer daño a nadie, es más, todos los bolivianos vamos a ganar con ello”, dijo Áñez, quien es candidata presidencial y marcha en tercer lugar en la intención del voto, según los sondeos.

Áñez usa el argumento de la seguridad sanitaria de los bolivianos para intentar mantenerse más tiempo en el poder, sin embargo, ciudadanos, figuras políticas y medios de prensa locales denuncian el colapso del sistema de salud nacional, que ha ocasionado muertes en las calles por no recibir atención médica.

Bolivia reportó el martes pasado 810 nuevos contagios de la Covid-19 durante las últimas 24 horas, para totalizar 19.883 casos en lo que va de la pandemia, mientras el número de fallecimientos llegó a un total de 659.

También el martes, el MAS, liderado por el expresidente Evo Morales y cuyo candidato presidencial Luis Arce encabeza las preferencias electorales, denunció que el Gobierno de facto busca excluir a ese colectivo político de las elecciones para quedarse en el poder a cualquier costo.

El MAS sostuvo que la querella presentada en forma general por el presidente del Tribunal Supremo Electoral, por un presunto fraude en las elecciones de octubre de 2019, es el inicio del plan de la proscripción del partido político para las elecciones.

“Se está gestando un nuevo intento de proscribir nuestra participación en las elecciones generales 2020, afirmó el Movimiento al Socialismo – Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (MAS-IPSP) desde su cuenta oficial de Twitter.

Morales también tuiteó que el “Gobierno de facto ha presionado para que el TSE de Bolivia presente querella sobre un fraude inexistente”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.